viernes, octubre 20, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto día Domingo

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Culto día Sábado

Todos los sábados a las 20:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

LA HORA OSCURA - Lc 23:44 al 49

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 05/mar/2006
Categorias: Lucas, Portadores de Luz,Series de Estudios

 

INTRODUCCIÓN

Se ha dicho:

            ¡Qué misterio que el inmortal muriese! Dijo John Wesley

            ¡El cielo se vació de Cristo!

            ¡En un instante el Omnipotente se hizo destructible...! ¡El que había sido Espíritu se hizo horadable! (Max Lucado)

            Pero hablar de la Crucifixión desde el punto de vista de sus detalles cualitativos de tortura, rayaría en lo morboso y ha sido ampliamente detallada en distintas literaturas y aún en películas como en la reciente “La Pasión” de Mel Gibson.

            Lejos de este tipo de especulación, la Palabra de Dios nos dice que la muerte de Jesús es un evento central en la fe cristiana tiene que ver con que Jesús era el Cordero de Dios, el “Cordero Pascual” que expiró en la hora en que se ofrecía este sacrificio en el Templo...

            También este hecho nos recuerda que lo que sucedió a manera de profecía, en aquel acto en el monte Moria donde Abraham ofrecía como sacrificio a su “único hijo” Isaac, sintiendo un profundo dolor y amargura a igual que Dios la sintió con su Único Hijo Jesús (Gen 22:1 al 19)

            Es interesante destacar el paralelismo que existe en este pasaje donde el Templo de Jerusalen estaba emplazado en este monte....

            El que era uno con Dios Padre, co-eterno con Él, se separó voluntariamente por la muerte...

            Este fue el cordero que exclamó: “Dios mío, Dios mío... ¿por qué me has desamparado?”... palabras exhaladas en la cruz que registran Mateo y Marcos... Imposible de sondear el sentido inmenso de este clamor... Como Padre, no lo abandonó Dios (Lc 23:46); pero como Juez tenía que separarse de él, si había de padecer la muerte espiritual en lugar de los pecadores.

            Este clamor a gran voz demuestra que murió en poder ya que Jesús a la hora de morir tenía aún fuerzas para esta exclamación, entregando así su espíritu voluntariamente y no porque ya estaba sin fuerzas a punto de morir...

            Un poema de Elizabeth Browning titulado EL CLAMOR DEL HUÉRFANO EMANUEL dice:

¡Abandonado! Dios pudo separarse hasta de su propia esencia;

Y los pecados de Adán se han interpuesto entre el justo Hijo y el Padre:

Sí, una vez el clamor del huérfano Emanuel su Universo ha sacudido –

Se levantó en solitario, sin dar eco, “¡Mi Dios, estoy abandonado!”

            Destacando a William Barkley: “La narración nos dice que Jesús, después de haber lanzado un gran clamor, entregó el espíritu. Este clamor dejó una marca en las mentes de los hombres. Aparece en cada uno de los evangelios (Mt 27:50; Mc 15:37; Lc 23:46)...

            Pero uno de ellos va más lejos. Juan nos dice que Jesús murió con un grito: “Consumado es” (Jn 19:30). En griego esta frase se dice en una sola palabra – Telestai y lo mismo sucede con el arameo...

            Y esa misma palabra es la exclamación del vencedor; la del hombre que ha completado su tarea; la del que ha vencido en la lucha; la del que ha salido de la oscuridad a la gloria de la luz y ha tomado posesión de la corona”...

Tenemos en este relato cosas sorprendente dignas de destacar:

1.- EL VELO DEL TEMPLO SE RASGÓ DE ARRIBA A ABAJO:

            Detrás de este Velo moraba el Espíritu Santo de Dios. Se trataba del Velo que ocultaba el lugar Santísimo, más allá del cual no podía pasar nadie con excepción del Sumo Sacerdote en el día del Perdón y lo debía hacer con un acto de purificación con campanillas en sus vestidos...

            Se le solía colocar una cuerda atada en sus pies para que en el momento de entrar, si dejaban de sonar las campanillas porque la santidad de Dios lo fulminaba, lo sacaban por medio de la soga arrastrándolo por debajo del velo del Santuario.

            El Velo del templo se rasgó de arriba a abajo, quizá como el origen divino de tal rotura... Es interesante incluso que ocurrió en una hora muy significativa: la hora del sacrificio vespertino, no pudiendo pasar esto desapercibido por los sacerdotes que probablemente contaron esto al convertirse (Hch 6:7)

            El libro de Hebreos dice que el velo representaba el cuerpo de Jesús. Su rasgadura fue imagen de la entrega de su cuerpo en la muerte. Por medio de su muerte tenemos “Libertad para entrar en el Lugar Santísimo, en virtud de la Sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo, que él ha abierto para nosotros, a través del velo, es decir, la carne suya” (He 10:19 y 20)

            Tiene sentido que Jesús se haya constituido en nuestro sacrificio, porque se necesitaba un sacrificio para justificar la presencia del hombre delante de Dios. (Max Lucado)

            Hasta este momento Dios había estado oculto, era algo remoto y nadie lo conocía. Pero en la muerte de Jesús vemos el amor escondido de Dios, y el camino que una vez estuvo cerrado a todos los hombres, ahora está abierto para que todos lleguen a la presencia de Dios...

2.- SE ABRIERON LOS SEPULCROS: Este hecho relatado por Mateo en sí significa que Jesús venció a la muerte... Debido a su vida, su muerte y su resurrección el sepulcro a perdido su poder, la tumba ha perdido su terror y la muerte su tragedia, porque ahora estamos seguros de nuestra eternidad.

3.- PODER MAGNÉTICO DE LA CRUZ: En Jn 12:32 Jesús lo predijo “Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mi mismo”... El Centurión se sintió impactado por los eventos acontecidos... La Cruz lo había movido a ver la majestad de Jesús como ninguna otra cosa lo había logrado jamás.

4.- JESÚS MURIÓ CON UNA ORACIÓN EN SUS LABIOS: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”... Es el Sal 31:5 con una palabra agregada – la palabra Padre. Este versículo era la primera oración con la que toda madre judía le enseñaba a su hijo para que fuera lo último que dijera a la noche.

            Ella le enseñaba a su hijo a decir, antes que llegara la oscuridad amenazante... “En tus manos encomiendo mi espíritu...” Y Jesús la hizo más hermosa todavía porque comenzó con la palabra Padre.

            AUN EN LA CRUZ JESÚS MURIÓ COMO UN NIÑO QUE SE DUERME EN LOS BRAZOS DE UN PADRE.

5.- ACTITUDES DELANTE DE LA MUERTE DE CRISTO JESÚS:

a)CAPITAN ROMANO (CENTURIÓN): Este hombre, que de seguro había estado en un sinnúmero de crucifixiones y de batallas. Incluso su corazón probablemente estuviera endurecido de ver sufrir a las personas. Llegado el momento en que vio y sintió los acontecimientos de la naturaleza, se conmovió expresando una verdad... “Que este hombre era verdaderamente justo”

            Así es el caso de muchos que tienen convicciones intelectuales de la realeza de Jesucristo y de su obra en la cruz, pero no es suficiente a la hora de decidirse a seguir a Cristo Jesús.

b)LA MULTITUD: Es probable que esta multitud fuese la misma que por la mañana de aquel día, había gritado “¡Crucifícale, crucifícale!”, y la que había insultado al Salvador con burlas y denuestos cuando él estaba en la cruz...

            Pero ahora sus bocas estaban cerradas, y sus conciencias estaban sobrecogidas de espanto: “Se volvían golpeando el pecho”, conscientes de que algo terrible había acontecido... Pero no se entrevé que tuviesen verdadero arrepentimiento, sino que olvidaron pronto lo sucedido.

            Así pasa con muchos que se sienten momentáneamente conmovidos al oír y al leer el relato de la Pasión y Muerte del Salvador, pero esto hace muy poca mella en sus vidas... Pueden llegar a la admiración, pero no al sincero arrepentimiento ni a la fe genuina. (M. Henry)

c)LOS CONOCIDOS: Los discípulos habían acompañado a Jesús durante 3 años. Eran testigos no tan solamente de sus enseñanzas, sino de sus maravillas y milagros, de ¡verlo caminar sobre las aguas!, pero en el momento de sentirse en peligro, le abandonaron....

            Hay muchos que también cuando conocen a Jesús y las cosas andan bien, le siguen y obedecen su Palabra, sus mandamientos... pero es suficiente que las cosas se pongan difíciles, para que lo abandonen y dejen sus enseñanzas en el olvido.

d)LAS MUJERES: Todos los discípulos (a excepción de Juan) lo habían abandonado y huyeron por miedo a ser martirizados al igual que Jesús, pero las mujeres se quedaron ...

            Se ha dicho que, a diferencia de los hombres, las mujeres no tenían nada que temer porque su reputación como tales era tan baja que nadie prestaría la menor atención a las discípulas de Cristo Jesús. Pero allí estaba al lado del Señor aquello que era débil para los hombres, dieron fe de su Salvador.

e)LA CREACIÓN: La Creación se estremeció. El sustentador de todas las cosas, las cuales por Él fueron hechas, se entregó a la muerte....¡No es extraño que la creación toda se estremeciera por tal tragedia... oscureciéndose el sol, habiendo terremotos, partiéndose las rocas, entrando la tierra en tinieblas! (Slide)

            ¡Jesucristo es la Roca! Y al hendirse estas rocas de la tierra, anunciaban que la Roca de Cristo se partía para que en sus hendiduras pudiésemos ocultarnos nosotros... tal como hizo Dios con Moisés colocándolo en la hendidura de la roca de Horeb, para que pudiera contemplar la Gloria del Señor sin ser consumido...(M. Henry)

            La muerte del Hijo de Dios produjo asimismo unas enormes convulsiones en la naturaleza, como si hubiese una empatía entre la Creación inanimada y Su Creador...

            Cuando Jesús murió se hizo una gran oscuridad (no un eclipse, porque era Luna Nueva en aquel tiempo). Fue como si el mismo sol no soportara mirar lo que habían hecho las manos de los hombres con aquel por el cual subsistían...

            La luz de una extraordinaria estrella en Belén anunció el nacimiento de Cristo... por eso era apropiado que las tinieblas de un fenómeno solar notificasen Su muerte, ya que él era La Luz del mundo (M. Henry)

            No es de extrañar lo que dice la Biblia que la Creación gime esperando la redención de los justos (Ro 8:19 al 22)

Una poesía cristiana dice así (Slide):

Ante tu muerte la naturaleza entera

Se deshace en gemidos de dolor;

El sol oculta su fulgurante esfera;

Los elegidos lloran a su Señor

ACTITUDES ANTE LA MUERTE DE JESUS: GOLPEARSE EL PECHO... RECONOCERLO COMO UN HOMBRE JUSTO ... MIRARLO DE LEJOS ... SER LLENO DE ÉL.


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865