domingo, junio 25, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto Único

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

DA LO MEJOR AL MAESTRO (II Parte) - 1ra.CO.16:1-4

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 14/feb/2010
Categorias: Unidad a través del orden divino o división a través del orden humano,Enfrentando al Hombre Natural,Series de Estudios

This text will be replaced

 

INTRODUCCIÓN:

 

LECTURA COMPLEMENTARIA: Lc. 6:38

            Según lo leído en este pasaje, de lo que demos, Dios nos dará. Generalmente se cree que es una medida económica... La “Teología de la Prosperidad” es algo que está haciendo mucho daño a los cristianos y sus bases NO están acorde a la Palabra de Dios. Para ello debemos analizar algunos conceptos.

I.- ¿Qué es la Bendición?

¿En qué pensamos cuando pedimos que Dios nos bendiga?

* Secularmente: El diccionario castellano dice que Bendición es “acción y efecto de bendecir” y bendecir (del latín benedecire: hablar bien de) alabar o ensalzar a alguien.

¿A qué se debe que cuando pensamos muchas veces en Bendición Celestial pensamos más que todo en dinero o en bienes económicos?

Lee Salk, quien fuera Prof. en Psicología en el Hosp. New York supo decir: La gente maniobra para saber lo que otros ganan porque en nuestra sociedad el dinero es símbolo de fuerza, de influencia y de poder.

Esto no es de extrañar ya que vivimos en un mundo que está constantemente orientado e influenciado hacia el consumo.

Así es que muchos cristianos creen que la Bendición de Dios pasa por lo económico o material, por el tener o no tener.

Una de las distorsiones en boga es que el dinero es una señal de bendición de Dios, y, por lo tanto la pobreza es signo de su desagrado. Esto ha sido transformado en una religión de paz y prosperidad personales; o diciéndolo más crudamente: “Ama a Jesús y hazte rico”

Jesús dejó bien en claro que las riquezas en sí, no suponían ninguna garantía de la bendición de Dios. (Lucas 6.24. “¡Ay de uds. ricos, pues ya han tenido su alegría!”)

A veces pensamos que la Bendición de Dios pasa por las riquezas materiales o por el dinero.

Las riquezas económicas que no vienen de Dios son opresivas y llevan a la angustia, tristeza y a la desesperación.

Por eso el Apóstol Pablo insta: “no se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta PAZ cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.” Fil. 4.6-7

Las riquezas son mera vanidad según el autor de Eclesiastés cap. 5.10 al 6.2, pues no pueden hacer feliz al hombre, ya que:

A) Cuanto más se tiene, más se quiere (v.10).

B) Cuanto más aumentan los bienes, más aumenta la necesidad de mantener todo lo que rodea esa situación.

C) Al rico le preocupa perder algo de lo que tiene por robo, secuestro, extracciones fiscales, etc. y ello no lo deja dormir tranquilo (v. 12).

D) Puede invertir en negocios e invertir mal lo que lo lleva a la angustia y desesperación de perder lo que tenía y entrar en la bancarrota.

Ahora, las riquezas pueden venir de Dios, la característica es que da la facultad de disfrutar y gozar de ellas, “pues el disfrutar tanto trabajo viene de parte de Dios” (v. 19-20).

1ª Juan 5.14: “Tenemos confianza en Dios, porque sabemos que si le pedimos algo conforme a su Voluntad, Él no oye”.

Hay bendiciones de Dios que no las percibimos porque estamos muy ocupados en procurar que aún nos llegue mayor bendición.

Stgo. 4.2-4 dice: “Piden y no reciben porque piden mal para gastarlo en sus placeres”.

Debemos aprender a valorar y ser agradecidos con las bendiciones que Dios nos da y que nos las da para que disfrutemos y gocemos de ellas.

 

* PROVERBIOS 10.22: LA BENDICIÓN DE JEHOVÁ ES LA QUE ENRIQUECE Y NO AÑADE TRISTEZA CON ELLA” -

La primera característica que enseña este versículo es que la Verdadera Bendición de Dios enriquece... Ahora, esto da lugar para que algunos piensen que la Bendición de Dios da riquezas... económicas. Comparemos alguno otros versículos...

1ª Tim. 6.5b-11. Aquí se afirma que la religión es una fuente de riqueza, pero no necesariamente monetaria.

         En este pasaje el Apóstol Pablo nos enseña que las personas que enseñan esto son personas orgullosas y que no saben nada (v. 4a)... Que discutir con ellos es como una enfermedad...

         Que la religión sí es una fuente de riqueza.... PERO PARA AQUEL QUE SE CONTENTA CON LO QUE TIENE (v. 6)... Ya que nada trajimos a este mundo y nada podremos llevarnos (v. 7)... Pues si tenemos comida y vestido tenemos que estar más que agradecidos (v. 8)...

imagen1.jpgHagámonos ciudadanos del mundo y comprémonos con el resto:

 - Los que poseen automóviles forman parte de la clase alta del mundo.

 - Aquellos que tienen casa propia son más ricos que el 95% de la gente del planeta.

 - Los que compran libros forman parte de los acaudalados de la tierra.

- El hecho de que tengamos hijos sanos, nos distingue de las familias que cuentan entre ellos a muertos por el hambre.

                   - Tener hogares estables y padres casados en primeras nupcias nos distingue                      de más del 50% de los matrimonios actuales (60% se divorcian).

                   - Tener trabajo nos hace estar entre los afortunados del siglo.

                   - Poder despertarnos por la mañana y regocijarnos en el milagro del sueño

                   - Qué decir de aquellos que han transformado sus vidas por obra y milagro                        del Espíritu Santo a través de su obra regeneradora, pasando de un vacío                              existencial y sed de significación a ser llenos de gozo, paz, paciencia,                               mansedumbre, templanza, amabilidad, dominio propio, etc.

                   - Habitar con los hermanos juntos en armonía, es una bendición (Sal 133)

         Finalmente nos hace una advertencia de que “El amor al dinero es la raíz (el origen) de todos los males” (y es bueno que nunca perdamos de vista dónde está insertado este versículo al cual tantas veces se hace referencia)

         Las Riquezas del Reino de Dios están a otro nivel, y la Palabra de Dios lo aclara sabiamente:

Mt. 13.45-46... El Reino de los Cielos como tesoro escondido y como perla de gran precio.

Ro. 2.4...  riquezas en Benignidad

Ro. 9.23... riquezas de su Gloria

Ro. 11.33... profundas riquezas de Dios

Ef. 1.7... riquezas de su Gracia

Col. 2.2... riquezas de pleno conocimiento

Podemos concluir que la Verdadera Bendición de Dios no se limita a lo económico e incluso pasa a un segundo plano.

No está mal que el cristiano sea rico. Lo que sí es incorrecto es que el cristiano piense que Dios debe hacerlo rico.

Nos enseña Job, que siendo un hombre rico, cuando perdió todo dijo: “Dios da, Dios quita, bendito sea el nombre de Dios” Job 1.21-22 (leer).

Procurar riquezas materiales fuera de la Voluntad de Dios lleva a la tristeza, angustia, egoísmo, avaricia y a la explotación del hombre por el hombre.

La alegría del hombre no pasa por los bienes que posee o no posee. Ej. del linyera que admiraba al empresario y el empresario preocupado que admiraba al linyera.

Dios sabe cuáles son nuestras necesidades internas más importantes y nos bendice conforme a su sabiduría y omnisciencia. Esto es Verdadera Bendición.

La Bendición no pasa solamente por las riquezas económicas sino también por las necesidades del alma y del espíritu.

Lc. 1.42: El ángel del Señor le dijo a María “Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres y ha bendecido tu hijo”.

Lc 11.27-28: Una mujer le dijo a Jesús: “Bienaventurados el vientre que te dio a luz y los senos que mamaste” mas Él respondió “más bienaventurados son aquellos que escuchan lo que Dios dice y lo hacen”.

Lc 24.50-51: Cuando Jesús asciende a los cielos levanta sus manos a los discípulos y los bendice y ninguno de los discípulos fue rico monetariamente que sepamos, pero su riqueza espiritual conmovió los cimientos del Imperio Romano.

Hch. 3.1-10: Pedro y Juan... No tengo plata ni oro... en el nombre de Jesús de Nazaret, levántate y anda.

Hch. 3.25-26 Aquí la mayor herencia a las naciones dada a Abraham se concreta en la conversión de los hombres a Cristo Jesús de su maldad (la mayor bendición que podemos desear a una persona es que conozca a Cristo como su salvador).

Ef. 1.3:Alabado sea el Dios y Padre...que nos ha bendecido con toda bendición espirituales... habiéndonos escogidos desde antes de la fundación del mundo...”

El motivo de tal catarata de alabanza de Pablo, es esta maravillosa bendición de Dios, ya que piensa en que Dios nos escogió a nosotros y no nosotros a Él, también piensa en el hecho de la generosidad de la elección divina y también en el propósito de la elección divina (Barclay)

No se puede servir a dos Señores.

Para el ser humano nada resulta más destructivo que poseer.

En EL IDIOTA, Fedor Dotoievski, pone en boca de uno de sus personajes: “Hoy en día todo el mundo está poseído por tal codicia, tan abrumado por la idea de dinero, que parecen haberse vuelto locos”.

THOMAS MERTON: “En la sociedad moderna el dinero ha usurpado demoniacamente el papel que el Espíritu Santo debe tener en la Iglesia”.

Para mucha gente, aún cristiana, hablar de dinero es algo prohibido. Sin embargo, Jesús habló acerca del dinero con más frecuencia que sobre ningún otro asunto exceptuando el Reino de Dios, y dedicó gran parte de su tiempo y energía a tratar sobre el tema.

Las advertencias de Jesús sobre el dinero son reiteradas y hasta casi monótonas: “。Ay de Uds. ricos! (Lc. 6.24). “No pueden servir a Dios y a las riquezas” (Lc. 6.13). “No se hagan tesoros en la tierra (Mt. 6:19). “Es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de los Cielos” (Mt. 19.24). “Miren, guárdense de toda avaricia” (Lc. 12.15). “Vended lo que poseéis y dad limosna (Lc. 12.13). “A cualquiera que te pida, dale; y al que pida lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva” (Lc. 6.30). Naturalmente se podrían añadir más.

¿A que se deben tantas advertencias del Señor Jesús sobre este tema?

En Mt 6.24 al declarar “No se pueden servir a dos Señores, a Dios y a las riquezas, Jesús usa el término arameo, para riquezas, Mamón (confiar) tipo de divinidad, personalizando a las riquezas como a un Dios rival.  Mamón es un poder que trata de dominarnos.

Cristo llama a sus discípulos a abandonar al dios Mamón a fin de adorar al único Dios verdadero.

Ej. de Zaqueo. Para este jefe de recaudadores el dinero lo era todo. Con la presencia de Cristo quedó tan liberado que declaró: “La mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado” (Lc. 19.8).

Al escuchar esto Jesús dijo: “¡Hoy ha venido la salvación a esta casa!”.

El Joven Rico estaba dominado. Zaqueo estaba liberado del amor al dinero.

Jesús no quiere que seamos esclavos de nadie, sino solamente de Él, por amor.

El Señor Jesús nos manda a rechazar al dios Mamón como prerrequisito para ser discípulos de Cristo y de hecho, el dinero posee muchas características de la deidad: a) Nos proporciona seguridad, b) Puede hacer que nos sintamos culpables, c) Nos da libertad y poder, d) Parece estar en todas partes, e) Pero lo más siniestro de todo es su propuesta por la omnipotencia.

En Lc 12.16-21 en la Parábola del Granjero Rico, todo indica que se trataba de un hombre honrado y trabajador. Nosotros le llamaríamos Prudente; Jesús le llamó necio.

Bonn dijo: “El dinero es un buen siervo... pero un pésimo amo”

Tolstoi dijo: “El dinero es una nueva forma de esclavitud... nada más que es impersonal”

Sobre la Felicidad, Séneca (contemporáneo de Jesús) dijo: “Todo el mundo está en búsqueda de la felicidad... pero nadie sabe en qué consiste”

 

LA CARA AGRADABLE DEL DINERO.

Sería más fácil tratar el tema del dinero si éste tuviera sólo cosas malas, pero no seríamos fieles al testimonio bíblico.

Vemos en los Ej. de Abram (Gén. 13.2), Isaac (Gén. 26.14) Jacob, de Job (Job 42:10) por nombrar algunos, que Dios no está en desacuerdo con que algunos de sus hijos sea rico.

Tampoco en el Nuevo Testamento se considera que es incompatible con el cristianismo. Es más, los Magos llevaron riquezas en regalos propios de un rey. Zaqueo dio generosamente.

Algunas mujeres ricas ayudaron a sostener el grupo de los discípulos de Jesús (Lc. 8.2-3). Tanto José de Arimatea y Nicodemo usaron sus fortunas para el servicio de Cristo (Mt 27.57-61; Juan 19.38-42).

A nosotros, la gente moderna, nos resulta difícil identificarnos con esta idea porque estamos instruidos en la base del Derecho Romano “de que la propiedad constituye un derecho natural”.

Sin embargo, en la Biblia, los derechos absolutos son de Dios y de nosotros la Potestad relativa de administrarlos como mayordomos fieles.

Necesitamos instrucción acerca de cómo poseer dinero, sin ser poseídos por él.

 

CONCLUSIÓN:

            En el ejemplo que veremos de este hombre desafiando la muerte en las vías de un tren, nos recuerda que Dios se ofrendó por nosotros sin esperar nada a cambio.

De la misma manera nosotros le ofrendamos a Él porque Él se ofrendó primero...

Todo es de Él y de lo tomado de su mano, eso le damos

¡S.D.G!

Rubén Salcedo     

BIBLIOGRAFÍA:

1.- COMENTARIO MAC ARTHUR DEL NUEVO TESTAMENTO. PRIMERA DE CORINTIOS. JOHN MAC ARTHUR. Ed. PORTAVOZ.

2.- DINERO SEXO Y PODER. R. Foster. Ed. Betania

3.- CUANDO EL ESPÍRITU SANTO VIENE CON PODER. J. Withe.

4.- LA FE CRISTIANA FRENTE A LOS DESAFÍOS CONTEMPORÁNEOS. J. Stott. Ed. W.M. B. Eerdmans Publishing Co.


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865