jueves, octubre 19, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto día Domingo

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Culto día Sábado

Todos los sábados a las 20:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

CREDENCIALES VISIBLES - 2ª Co. 11:16-33

Autor: Jorge Brusco
Publicado: 24/oct/2010
Categorias: Predicando a Jesucristo como Señor, y no a nosotros mismos,Enfrentando al Hombre Natural,Series de Estudios

 

Lectura Bíblica: 
2ª Co. 4:5 -5:20 al 21

“No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor; nosotros nos declaramos simplemente servidores de ustedes por amor a Jesús” (D.H.H).
2ª Co. 4:5.
“Así que somos embajadores en el nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros: les rogamos en nombre de Cristo: reconcíliense con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él” (VRV).
2ª Co. 5:20 - 21.

CREDENCIALES VISIBLES

Lectura Bíblica: 
2 Co 11:16-33     

v16 Ya antes Pablo había comenzado a gloriarse o también podemos decir que había comenzado a jactarse, aunque en realidad se trata de una  aparente jactancia (10:7; 11:1).

Al decir el apóstol "Otra vez digo", nos indica que  nuevamente comienza a mostrar el contraste que había entre él  y los falsos apóstoles o los súper apóstoles como él les llamaba

Y aquellos que decían que Pablo estaba loco o que era un necio, un insensato, o un tonto, o disparatado, en realidad lo que querían era descalificar a Pablo y como consecuencia de ello lograr descalificar a toda su enseñanza.

Por ejemplo, siempre que habla una persona necia o disparatada, los que lo conocen dicen “No le hagan caso, está loco, no sabe lo que dice”. Y eso era precisamente lo que intentaban sus enemigos, al tildarlo de loco buscaban convencer a todos que Pablo no era creíble.

Pero Pablo defendía su apostolado no con palabras solamente, como muchos que hoy buscan su defensa a través de su grandilocuencia, sino que el apóstol defendía su apostolado con hechos, hechos establecidos, conocidos, y por sobre todo con hechos vividos en su propia persona, en su propio cuerpo.

Y frente a esto, uno podría decir “Esto es una locura”, pero no, no era ni estaba loco el apóstol en hablar de ello, ¿por qué? Porque por las circunstancias que se estaban viviendo, Pablo lo juzgaba necesario, y es evidente que uno haría exactamente lo mismo en circunstancias iguales o parecidas.

Todos y cada uno de nosotros como cristianos sabemos que el gloriarse en uno mismo no es del Señor.  ( Is 42:8 )Los falsos en Corinto se gloriaban en su estado profesional y en su sabiduría, pero su sabiduría era puramente humana.

Todo lo que hacían sólo era para que se volviera a ellos, para ser vistos, reconocidos; para ellos el gloriarse era un fin en sí. En cambio, aunque parecía que Pablo estaba  haciendo lo mismo, él pudo "gloriarse" pero ¿por qué lo pudo hacer? Y lo hizo únicamente por razones de comparación, es decir para que pudieran tener un parámetro de comparación y ¿de qué se pudo gloriar?, se pudo gloriar no de palabra,  sino de hechos, de hechos verídicos experimentados en defensa de la verdad del evangelio de Cristo.

Los falsos en Corinto se gloriaban de sus logros en la carne 1P 1:24 “ Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae”. En este terreno Pablo también podía compararse con ellos y superarles. Lo que sigue, hasta 12:13, muestra que su plan de gloriarse tendría que ver con su persona, sus sufrimientos como apóstol de Cristo y sus revelaciones especiales que había recibido.

v19 -- "porque de buena gana toleráis a los necios". Pablo aquí habla con ironía. Ustedes que se dicen curdos, sabios, en realidad no eran nada sabios, excepto en "su propia opinión" Rom. 12:16

Tal vez ellos habían entendido mal y tal vez hoy también alguno entienda mal el verdadero sentido de la palabra “amor” y por querer mostrar amor a todas las personas porque después de todo Dios es amor y nos manda a amar al prójimo y el Señor ama a todos, por lo tanto yo debo hacer lo mismo y no discriminar a nadie, entonces toleraban lo intolerable.

(1) Toleraban a los necios o insensatos “de buena gana toleráis a los necios, siendo vosotros cuerdos” Un necio es  una persona “imprudente, falta de razón, terca o porfiada en lo que hace o dice, y en Pr 27:22 dice “Aunque majes al necio en un mortero entre granos de trigo majados con el pisón, no se apartará de él su necedad” 

(2) Toleraban a los que los esclavizaban,

la esclavitud se refiere muy probablemente a doctrina, conducta y apoyo financiero,  un esclavo está dominado por otro, un esclavo sirve por obligación no por decisión y en contraste Pablo había llegado a Corinto no para ser servido sino para servir a la gente, de acuerdo a la obediencia a Cristo . Usted y yo sea el lugar que vayamos o en las condiciones que vayamos, debemos servir y no esperar a ser servidos. Pastor Benson

(3) Toleraban a los que los devoraban o explotaban.

Por decirlo de alguna manera, los falsos maestros se llevaron de los corintios, casa y pertenencia, en contraste, Pablo nunca se volvió una carga financiera de nadie.

(4) Toleraban a los que se aprovechaban de ellos.

“si alguno toma de lo vuestro” o “toleráis…que os roben” (BJ)  los corintios descubrieron que les robaban la libertad, en contraste, la enseñanza de Cristo es lo opuesto Jn 8:32 “La verdad los libertará”

(5) Toleraban a los que se imponían sobre ellos, o “si alguno se enaltece”.

La Versión Latinoamericana traduce “Aguantan…ser tratados con desprecio”.  Estos falsos maestros habían llegado con cartas de recomendación, pero al momento de ser aceptados, se reveló su arrogancia, en contraste, Pablo siempre siguó el ejemplo de Crsito, de mansedumbre y bondad

(6) Toleraban a los violentos,

“toleráis…si alguno os da de bofetadas”. El empleo de la agresión física fue también una de las formas que utilizaron estos “súper apóstoles” para manipular por el temor a la iglesia. En contraste, Pablo siempre dio a conocer su amor y bondad por la gente.

 Ninguna de estas cosas se deben tolerar en una iglesia, una iglesia sana aunque se diga que no tenemos amor. Porque nuestra salud física y espiritual, depende de nuestra firmeza en establecer límites.

Muchos charlatanes religiosos andan juntando seguidores entre hombres y mujeres crédulos. Estos charlatanes esclavizan con sus falsas enseñanzas a la gente y les roban para poder vivir lujosamente. No estoy en contra de que cristianos progresen y vivan bien, pero sí estoy en contra de la ostentación, del lujo desmedido, y también estoy en desacuerdo con aquellos que piensan que una persona que vive en escasez o con dificultades económicas, es porque debe de haber algo en esas vidas que el Señor no les prospera. No es así

Es triste ver que muchos cristianos se apartan rápidamente de la verdadera doctrinay así están cegados a la realidad y la verdad

 V21 “Para vergüenza mía lo digo, para eso fuimos demasiado débiles…

Es probable que Pablo haya escuchado que él era un hombre de carácter débil y que la iglesia necesitaba un hombre de mano dura.

Tal vez alguien pretenda como en aquellos tiempos del apóstol una mano dura para la iglesia, pero al igual que Pablo y en comparación con aquellos que pretenden una mano dura impuesta sobre la iglesia, y así como Pablo parecía débil y lo admitió, desde aquí admitimos que somos débiles,  pero débiles para esclavizar, débiles para saltar sobre los bienes de los hermanos, débiles para aprovecharse de los demás, débiles para aprovecharse de la violencia.

Siempre se es débil en el sentido en que el hombre carnal lo mira.

Pablo podía gloriarse en las mismas cosas, respecto a raza, idioma y religión., que los falsos apóstoles. Era igual que ellos en esas cosas. Pero en cuanto a sufrir por Cristo los superaba en extremo.

.¿Son hebreos? Yo también “hebreo de hebreos” Fil 3:5

¿Son israelitas? Yo también, Pablo era “un verdadero israelita” Jn 1:47

¿Son descendientes de Abraham? Yo también, La simiente de Abraham era Cristo y en Cristo la bendición de Abraham había caído sobre todos

¿Son ministros de Cristo? Y aquí, aunque la pregunta es similar a las anteriores, ésta las trasciende y llegan a la cuestión central.

Aquí no es “yo también” sino “Yo más”, y en éste término “Yo más” se termina la idea de comparación él está muy por encima de cualquiera de ellos.

¿Por qué? Dijimos que Pablo defendía su apostolado con hechos establecidos, o conocidos.

Y aquí están los sufrimientos, aquí están las marcas de Pablo como cristiano, aquí está lo que habla más fuerte que cualquier palabra.

Esta es la tercera y más completa lista de los sufrimientos de Pablo por la causa de Cristo que se encuentra en esta carta ( 4. 8-12 y 6: 4-10)

LAS MARCAS DEL CRISTIANO ESPIRITUAL

Es una vida de paz permanente

Jn 14:27 “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” 

Hay todavía lucha en la vida del cristiano espiritual, porque el crecimiento se obtiene mediante el triunfo en la lucha. Pero hay paz mediante la victoria consciente que se alcanza en Cristo.

Es una vida de victoria habitual

1 Cor 15:57 “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” .

No dice “victorias”, sino “la victoria”. La victoria de la resurrección es una victoria que las incluye a todas. Victoria sobre el temor, el desgano, la opresión, el miedo, el carácter, las herencias generacionales, las maldiciones, la ira, la mentira, la adicción, la muerte…

2 Cor 2:14 “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento”.

 “Siempre”. Esta victoria no está limitada a ciertas ocasiones, lugares y circunstancias. Dios dice que Él puede hacernos triunfar siempre en Cristo. Tal vez pueda oír a alguno decir: “Es muy fácil para usted levantarse allí y predicar que tal victoria es posible, pero no sabe usted lo cascarrabias que es una persona de mi familia, con quien tengo que vivir constantemente.”

No, no conozco las circunstancias de la vida de usted, pero Dios las conoce, y Él ha puesto la palabra “siempre” en ese versículo. ¿La acepta y cree que Dios puede hacer que siempre triunfemos en Cristo Jesús o no?

¿Por qué “victoria habitual.”? Porque la victoria debe ser unl hábito de la vida cristiana.

La verdadera victoria produce un cambio, un cambio en la parte más escondida e interior del espíritu. Transforma las disposiciones y actitudes internas tanto como las obras y acciones externas.

Como examen debemos hacernos  algunas preguntas, para realmente ver si tenemos victoria en nuestra vida.

¿Acostumbramos a perder la paciencia y a permitirnos explosiones de ira? ¿Hemos conseguido en alguna medida el dominio de nuestra conducta exterior, pero queda aún algún residuo de irritación interior y de resentimiento oculto?. ¿Puede esto llamarse victoria verdadera?

¿Alguien le ha ofendido y usted no busca pagarle con la misma moneda, pero cuando le ocurre algo a esa persona, usted dice “se lo tiene merecido” y de alguna manera se alegra? ¿Es esto tener un espíritu recto?

¿Alguien le perjudicó, pero usted se domina lo suficiente para decir que no la odia, pero tampoco la puede amar? ¿Eso es victoria?

Cristo murió en la cruz del Calvario para hacer permanente su victoria perfecta en nosotros.

Es una vida de poder sobrenatural

Juan 14:12 “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre”

Estas palabras fueron dirigidas por Cristo a un grupo de hombres sin estudios. Uno de ellos era un rudo pescador.

Un día la promesa tuvo tan maravilloso cumplimiento en su vida, que con una sola predicación ganó más almas que todas las predicaciones de Jesús en tres años de ministerio público.

¿Era el poder del encanto personal, o de inteligencia gigante, o de lenguaje elocuente, o de erudición sólida, o de voluntad dominante?

Hch 1:8 “...pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”

El poder de que Cristo habla, no reside en nada humano. Es el poder de Dios, el Espíritu Santo, que está completamente a nuestro alcance, cuando nos hemos entregado por completo a Él. ¿Se manifiesta su poder sobrenatural en nuestra vida y obras hoy?

Es una vida de separación

1 Tes 4:3 “Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación”

Heb 7:26 “Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos”

El hombre espiritual toma como ejemplo a Cristo y determina andar como Él anduvo. Cristo vivió una vida de separación. Estaba en el mundo, pero no era del mundo. Entró en contacto estrecho con el mundo, pero sin conformarse a él o contagiarse de él. El hombre espiritual aspira a una parecida separación de conducta y el mundo adoptará para con él la misma actitud que tomó para Cristo.

Es una vida de santidad

1 Ped 1:15-16 “...sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”

Todo cristiano es llamado a una vida santa.

¿Qué es la santidad?

Etimológicamente la palabra "Santidad" significa "Ser apartado para un fin". Obviamente ningún ser humano puede ser en sí mismo "inmaculado" que se suele confundir con "santo" y que es totalmente distinto. Solamente Dios por medio de Jesucristo nos puede ver inmaculados o sin pecado por su Sacrificio expiatorio.

 Ser santo es tener la firme vocación de apartarse del mundo para dedicarse a Dios, buscando hacer la Voluntad de Dios en vez de la propia o la del mundo que nos rodea. Por eso Pablo nos habla de la Vocación  a la que fuimos llamados y también que hemos sido "llamados" en Cristo para ser heraldos de Jesucristo

Es una vida de crecimiento constante en la semejanza de Cristo

2 Cor 3:18 “Por tanto, nosotros todos, mirando (o reflejando) a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”.

En la verdadera experiencia espiritual no hay nada estacionario.

A un conocimiento creciente de Él y a una comunión cada vez más profunda con Él, debe acompañar una semejanza cada vez mayor a Él.

Juan 15:2, 5 “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.

No lleva fruto;” “lleva fruto;” “más fruto,” “mucho fruto.”  ¿No nos muestran estas frases el progreso “de gloria en gloria” que Dios espera ver en nosotros? 

Gál 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”.

El “fruto del Espíritu” es el carácter completo del Señor Jesucristo. “Fruto”., es un racimo, y todas las nueve gracias que en él entran son esenciales para revelar la belleza de la verdadera semejanza con Cristo.

Hay amor, pero falta templanza.

Hay paciencia, pero falta el gozo.

Hay fe abundante, pero carece de benignidad.

Hay bondad, pero falta paz.

¡Cómo desfiguran la simetría, el equilibrio del carácter cristiano la ausencia o el exceso de cualquiera de estas gracias! En el cristiano, estas nueve gracias se funden en forma tal que el mundo puede ver a Cristo viviendo en él, entonces se cumplirá 2 Co 2:14 “…por medio de nosotros manifiesta…”

V 33  Al final del capítulo nos encontramos con la verdadera grandeza de Pablo, con la verdadera grandeza de un hombre, porque sólo un hombre grande, seguro de sí mismo, no teme confesar sus flaquezas o debilidades.

Es traumático intentar mantener una imagen idealizada de un “siervo de Dios” como aquellos que se están cuidando de mantener una imagen, como las estrellas de cine o televisión, porque tarde o temprano se desmoronan las apariencias.

Cuanto más inseguro es un hombre, más oculta sus debilidades, por temor al rechazo, la burla, el qué dirán, pero Pablo en lugar de suponer que esta confesión le traería descrédito, piensa y cree que es un buen motivo para gloriarse en sus debilidades y no es la primera vez que hace algo así, otras veces dijo que no merecía llamarse apóstol de Cristo “porque perseguí a la iglesia de Dios”, también dijo “soy el primero de los pecadores”, pero, ¿por qué dijo estas cosas?

Porque descubrió que en la humillación, en el reconocimiento de nuestras debilidades brota el poder de Dios, porque sólo cuando uno se humilla, Dios puede ser exaltado.


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865