lunes, junio 26, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto Único

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

DÉBILES PARA EL MUNDO, FUERTES EN DIOS - 2ª Co. 12:1 al 21

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 21/nov/2010
Categorias: Predicando a Jesucristo como Señor, y no a nosotros mismos,Enfrentando al Hombre Natural,Series de Estudios

This text will be replaced

 

"DÉBILES PARA EL MUNDO, FUERTES EN DIOS"
Lectura Bíblica:
 2ª Co. 12:1 al 21

INTRODUCCIÓN: 

El Apóstol viene dando defensa de su apostolado, obligado no por su orgullo sino para mostrar la verdad y desenmascarar a los falsos apóstoles que, al igual que en nuestros días, amenazan a la Iglesia.

            Pablo reconoce que “Aunque no es nada”, diciéndolo en reconocimiento a que todo lo debe a la Gracia de Dios...

como lo deja bien en claro en 1ª Co. 15:10, afirma una verdad que ya ha expresado en varias ocasiones, que “En nada es inferior a aquellos superapóstoles”...

La humildad no está reñida con la verdad. Más aún, una falsa modestia que no reconoce los dones recibidos de Dios ni las posibilidades que esos dones ofrecen, es un orgullo disfrazado (busca que sean otros quienes le alaben) y una ingratitud al Señor Jesucristo (M. Henry) (1)

            En el capítulo anterior (el 11) ha dado evidencia de lo que es ser un verdadero siervo (apóstol en su función) de Dios. Para ser un verdadero siervo de Dios no hace falta tan solamente tener el “Currículum humano” (descendencia de Abraham, ser formado en las escuelas rabínicas, ser discípulos de Cristo... a lo que hoy le podríamos agregar haberse formado en grandes institutos teológicos – aunque esto no tiene nada de malo en sí mismo –)

            El gran Apóstol Pablo muestra que las verdaderas evidencias de su apostolado estaban en que a pesar de los grandes sufrimientos  y peligros que había enfrentado por causa del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, en nada habían afectado su ministerio. Así lo deja especificado en el v. 12:12 a.

            Pero la verdadera muestra de su apostolado eran ellos mismos pues eran fruto de su ministerio y de las manifestaciones con las que el Espíritu Santo había obrado en medio de esta iglesia de Corinto (12:12 b)

1.- DEBILIDAD SEGÚN LOS HOMBRES:

            Uno de los errores en que podemos caer en nuestro servicio a nuestro Señor Jesucristo, es entrar en el vértigo de pensar que la obra que hemos de hacer en la Iglesia de Jesucristo depende de nuestro ingenio y capacidades humanas, entendiendo erróneamente que una pequeña parte depende de Dios... Si esto fuera así, los poderosos seríamos nosotros y no Dios.

            Dios le ha enseñado al Apóstol Pablo esta gran verdad. Uno de los factores que más le había mostrado esto en su ministerio es que Dios mismo le había puesto una especie de freno en su humanidad para que él no cayera en el error de pensar que las enseñanzas que daba y lo obra que se realizaba en la Iglesia de Jesucristo, dependían de su capacidad humana, ya que grandes revelaciones Dios le revelaba.

            Ya hemos dicho que su aspecto exterior humano era despreciable, según se presupone en 2ª Co. 10:10. De acuerdo a un manuscrito que data del año 200 d.C. Era “un hombre de corta estatura, calvo, piernas torcidas... con cejas que se unían por encima de una nariz aguileña...” (2)

            Como si eso no fuera suficiente presentaba lo que él en este capítulo le denomina “un aguijón,  espina o LO MÁS PROBABLE una ESTACA PUNTIAGUDA (gr. “Skolops”) clavada en su carne” (v. 7) que le ponía en evidencia en su debilidad humana y le impedía creer que la obra llevada a cabo en medio de la Iglesia de Jesucristo dependía de él.

            Se ha especulado mucho sobre cuál era este aguijón, espina o ESTACA en la carne que le limitaba tanto humanamente. Algunos piensan que eran Tentaciones Espirituales (Calvino), oposición y persecución (Lutero), Tentaciones Carnales de tipo sexuales (posición Católico – romana), Jaquecas severas (Tértulo, Jerónimo)...

            Hoy existe bastante consenso que probablemente fuera una afección en sus ojos (Exoftalmía) (SLIDE 7) que también le llevara a sufrir grandes dolores de cabeza y que probablemente hubiera adquirido en su exposición a la luz de la Gloria de Jesucristo camino a Damasco, en que lo dejó ciego (Hch. 9:9)...

            Incluso los cristianos gálatas le habían mostrado que aún se hubieran arrancado sus propios ojos para dárselos a él (Gl 4:15) y que le llevara a escribir con su propia mano (cuando no disponía de su amanuense) con grandes letras (Gl. 6:11) (2)

            Este gran hombre de Dios, le había pedido en reiteradas oportunidades a Dios, su Señor que le quitara este sufrimiento corporal que lo vivía como si un emisario satánico lo maltratara abofeteándolo (V.R.V.) (v. 7 b)...

            La respuesta de Dios, su Señor Salvador no se tardó en venir... Pero no como él suponía sacándole este mal, sino que LE DIO LAS FUERZAS PARA SOPORTAR ESTA  ADVERSIDAD (.9)

            Cuando Dios nos llama a su obra preciosa, no nos llama porque seamos los más grandiosos seres humanos, sino porque somos los más débiles y despreciados según los valores de este mundo...

            Dios llama a lo despreciable de esta humanidad, para avergonzar a los sabios y a los doctos, según los hombres, y demostrar en medio de esa debilidad su Gran Poder (1ª Co. 1:26 al 31) De manera que los que quieren buscar algo de que estar orgullosos, lo deben hacer por medio del obrar de Dios en sus vidas...

            La historia se repite una y otra vez, Dios escogiendo a un pueblo insignificante (Dt. 7:7), a un libertador despreciable y tartamudo (Ex. 4:10), a un caudillo que era despreciable del clan más pobre de la tribu de Manasés como lo fue Gedeón (Jue. 6:15), a un rey que era el miembro más pequeño de la familia  como David (1ª Samuel 16), y nació en la ciudad más pequeña de Israel bajo el imperio Romano como fue Belén para nacer como hombre y escogió hombres pescadores, rudos e ignorantes para avergonzar a los hombres, mostrando así su Poder...

            Dios tomó a un hombre vulgar como John Wesley y lo usó de manera memorable. A pesar de su cansancio físico le permitía proseguir. Así predicó 42.000 sermones. Viajaba un promedio de 7.000 km por año. Cabalgaba alrededor de 90 a 100 km/día y predicaba un promedio de 3 sermones diarios. Cuando tenía 83 años escribió en su diario: “Me maravillo de mí mismo. Nunca me canso, ni predicando, ni viajando, ni escribiendo” (2)

2.- FUERTES EN DIOS:

            Dios anunció por medio de Zacarías a Zorobabel que No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zac. 4:6)

            Cuando vamos al servicio del Reino de los Cielos, Dios no  nos pregunta CUÁNTO es lo que tenemos humanamente, sino QUÉ es lo que tenemos...

            Cuando se presentó a Moisés y este se quiso excusar por sus muchas debilidades humanas (tartamudo, homicida, cobarde por haber huido), Dios le preguntó: ¿QUÉ TIENES EN TUS MANOS? (Ex. 4:2)

            A los discípulos les preguntó de manera similar cuando se presentó la necesidad de alimentar a una multitud de 5.000 personas... ¿Cuántos panes tienen ustedes? (Mc. 6:38)

            La realidad era desafiante para el novio de las Bodas de Canaá de Galilea cuando se terminó el vino de la fiesta. Lo que estaba disponible solo era solamente agua. Sin embargo la recomendación de la madre de Jesús, María, fue hacer todo lo que Jesús le mandaba (Jn. 2:1 al 11)

            Siempre nos va a pasar que LA OBRA (MIES) ES MUCHA Y LOS MEDIOS HUMANOS Y MATERIALES SON ESCASOS... Dios nos enseña que de nosotros dependen dos factores: orar a Dios, nuestro Padre Celestial, para que envíe obreros a su mies (Mt. 9:38) y ser fiel en lo que Dios nos ha encomendado como lo demuestra en la parábola del siervo fiel (Mt. 24:14 al 23)

            La recompensa de Dios para con nosotros no radicará en las grandeza de las cosas que hicimos para Él en su Reino, sino en que si le fuimos fieles para con lo que nos encomendó.

            “La gloria de la vida es que encontramos en nuestra debilidad la Gracia maravillosa de Dios, porque siempre lo extremado del hombre es la oportunidad de Dios. (2)

            El servicio de éxito para Cristo depende de un siervo débil. Cuanto más débil es, tanto más el Poder de Cristo acompaña a su ministerio (3)

            Dios hizo algo mejor que lo que Pablo le había pedido con respecto al aguijón que tenía en la carne. Le dio algo mejor. Le dio la Gracia para soportarla... Es como si le hubiera dicho: “Te doy lo que más necesitas. Te doy mi poder y fuerzas para acompañar tu predicación” (3)

            El Apóstol Pablo quedó totalmente satisfecho con la respuesta del Señor Jesucristo, por lo que le responde: “Por tanto, de muy buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo”. (3)

            Nunca el Poder de Dios se manifiesta para engrandecer la gloria de él o los hombres, ya que los hombres no saben manejar la Gloria personal y los embriaga sistemáticamente...

CONCLUSIÓN:

            Nos damos cuenta cuando Dios obra, pues a pesar de las debilidades nuestras, la obra de Dios toma tal magnitud en medio de nuestras debilidades que llega a magnitudes que nunca pueden ser explicadas por lo que fueron nuestras propias fuerzas aplicadas para tal tarea.

            Cuando William Wilberforce tomó la decisión de trabajar para el Reino de Dios y trabajar para la liberación de los esclavos en el Imperio británico, era una persona tan pequeña y frágil que parecía que un viento fuerte podría derribarlo... ERA FÍSICAMENTE DÉBIL Y FRÁGIL...

            Cierta vez Boswel lo escuchó hablando en público y dijo: “VI SUBIR SOBRE LA MESA LO QUE ME PARECIÓ UN CAMARÓN, PERO MIENTRAS LO ESCUCHABA CRECÍA HASTA CONVERTIRSE EN UNA BALLENA” (2)

            Como consecuencia de su trabajo para Dios, un traficante de esclavos John Brown (1725 – 1807) escribe uno de los himnos más famosos de la fe cristiana AMAZING GRACE (SUBLIME GRACIA), que sigue totalmente vigente en la actualidad habiendo sido cantado por bandas famosas como U2 y cuando Nelson Mandela alcanzara la libertad... (4)

            Este hombre supo decir al final de sus días: “A pesar de que mi memoria está fallando, recuerdo claramente dos cosas: Soy un gran pecador y Cristo un gran Salvador”

            Escucharemos un video con esta canción que diera origen a una película en el año 2006.

¡S.D.G!

Rubén Salcedo

BIBLIOGRAFÍA:

1.- COMENTARIO EXEGÉTICO DEVOCIONAL A TODA LA BIBLIA. M. HENRY. Ed. Clie.

2.- EL NUEVO TESTAMENTO COMENTADO POR WILLAM BARCLAY. VOL 9. Ed. La Aurora.

3.- COMENTARIO BÍBLICO DE WILLAM MAC DONALD. Ed. Clie.

4.- http://www.unmundodecine.com/2008/12/amazing-grace-pelcula-2006.html


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865