Horarios

Culto día Domingo

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Culto día Sábado

Todos los sábados a las 20:30 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

RESPONSABILIDAD DE LOS CRISTIANOS MAYOR QUE LA DE LOS JUDÍOS: Aceptar la Disciplina de Dios - He. 12:1 al 11


Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 18/ene./2015
Categorias: Series de Estudios, Jesucristo, Superior a Todo


 

TEMA DE HOY:

“RESPONSABILIDAD DE LOS CRISTIANOS MAYOR QUE LA DE LOS JUDÍOS: Aceptar la Disciplina de Dios”

LECTURA:  He. 12:1 al 11

VERSÍCULO LEMA He. 4:14

Por lo tanto, y ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, retengamos nuestra profesión de fe.”

 

         El comentario de la presente cita bíblica es el resumen de los principales conceptos de las referencias Bibliográficas citadas al pie de este escrito sobre el pasaje de Hebreos que nos ocupa.

INTRODUCCIÓN:

                  El capítulo 10 de He. Hemos visto la cuarta exhortación que le hace este siervo de Dios a los cristianos (hebreos) de aquel entonces y por lo tanto nos lo hace a nosotros también. Lo podemos advertir en la siguiente secuencia (SLIDE):

a)     Primera exhortación”: ¡No descuiden la Salvación (He. 2:1 al 4)

b)     Segunda exhortación”: ¡No caigan en la incredulidad! (He. 3:7 al 19)

c)     Tercera exhortación”: ¡No caigan en la apostasía! (vv. 5:11 al 6:20)

d)     Cuarta exhortación”: ¡MANTÉNGANSE FIRMES! (He:10:19 al 39)

 

         Siguiendo al Libro de texto que hemos escogido para estas meditaciones, Rogelio Nonini nos dice en el libro sobre Hebreos que su autor desde el cap. 10:19 al 13:17 la carta cambia de enfoque. Desde He. 1 al 10:18 se nos ha hablado de la PERSONA DE JESUCRISTO COMO SUPERIOR A TODO LO QUE CONOCEMOS (a los Profetas, a los Ángeles, a Moisés, Josué y aun sacerdotalmente a Aarón)...

         En esta sección nos exhorta que por todo lo que se nos ha escrito, LA RESPONSABILIDAD DE LOS CRISTIANOS ES SUPERIOR A LA DE LOS JUDÍOS en aceptar la Disciplina de Dios, ya que involucra un estilo de vida para triunfar en la carrera cristiana(1)

         Los creyentes a los que primariamente va dirigida esta Epístola estaban pasando por una serie de pruebas y dificultades y, por lo que se nos indica en ella según parece, algunos estaban claudicando en la firmeza que exige la vida de fe...

         EL desánimo se comenzaba por:

1.    Dejar de sentir interés en el estudio de la Palabra de Dios (He. 5:11 al 6:2)

2.    EN ausentarse y dejar de asistir a las reuniones de la congregación a la que pertenecían (He. 10:25)

3.    En el estímulo al amor fraterno y a las buenas obras (He. 10:24)

         Y también en algunos de otros aspectos que se dejan ver en la lectura sistemática.

         La exhortación que sigue en esta sección tiene que ver con la restauración de cada cristiano en una práctica real de la VIDA DE FE. (2)

         La vida cristiana es una carrera que demanda disciplina y paciencia. Hemos de despojarnos de todo aquello que puede estorbarnos. Los pesos son cosas que pueden ser inocentes en sí mismas pero que dificultan el avance; puede tratarse de presiones materiales, de vínculos familiares, el amor a la comodidad, la falta de movilidad, etc. (1)

         En esta sección se establecen tres pautas que nos permitirán perseverar en la carrera:

1.- TEN PRESENTE A LOS ESPECTADORES: Estamos rodeados de una miríada de antiguos competidores de esta misma carrera que se describe como una “Nube de Testigos” (v.1). Sin duda incluye a los héroes de la fe del A.T., a los cuales presentó en He. 11 y probablemente a sus equivalentes en los tiempos del N.T...

         ¿Es posible que también incluya también a los cristianos ya fallecidos, contemplándonos desde la eternidad? Al menos tentativamente podríamos decir que sí porque el texto dice que estamos “rodeados” por ellos, lo cual nos sugiere que debemos imaginar que grada tras grada del anfiteatro eterno están repletas de ellos. Así ellos nos alientan desde las mismas diciéndonos que con Cristo Jesús, se puede. (3)

         Esta Nube de Testigos son hombres y mujeres de la Fe que el autor nos ha recordado y tantos otros más pasados y presentes que glorificaron y glorifican a Dios con su CONSTANCIA EN LAS PRUEBAS...

         Son testigos porque con su ejemplo de vida nos muestran que es posible vivir por la fe aún en medio de las dificultades... Su ejemplo debe inspirarnos para que no desmayemos frente a nuestras propias dificultades y dudas...

         Por eso también más adelante nos exhorta en He. 13:7 con estas palabras: “Acuérdense de sus pastores, que les dieron a conocer la palabra de Dios. Piensen en los resultados de su conducta, e imiten su fe”...

         EL autor nos muestra que las pruebas fueron un medio por el cual los fieles de todos los  tiempos revelaron su fe en Dios y crecieron espiritualmente. El conocimiento de esas vidas deben inspirarnos y desafiarnos porque nos demuestran que es posible ser fiel en medio de las dificultades. Que nosotros también podemos glorificar a Dios manteniéndonos firmes en nuestras convicciones, aunque algunos duden o dejen el Camino del Señor Jesucristo. (1)

2.- ¡ENTRENÉMOSNOS!: Todo atleta responsable acepta someterse a un extenuante régimen de comidas, bebidas, ejercicio y descanso. Todo ello en favor de la carrera, renunciando a todo lo que le impida alcanzar la meta como exceso de peso o ropa inadecuada...

         En término cristianos, esto significa dar la espalda al pecado y a dejar de lado “pesos” que quizás no sean pecaminosos en sí mismo pero que de todos modos hacen más difícil la carrera.(3)

         Permanentemente somos presionados por nuestra naturaleza pecaminosa, por la sociedad impía que nos rodea y por Satanás, nuestro adversario quien “como león rugiente busca a quién devorar” (1ª P. 5:8 – 9), para que dudemos, o para que hagamos , o deseemos, cosas pecaminosas que afecten nuestro andar cristiano...

         Nos despojamos por medio del arrepentimiento y de la confesión de nuestros pecados. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1ª Jn. 1:9). También lo hacemos cuando decidimos vivir en santidad, no dando lugar a la tentación.(1)

         Una condición para correr esta carrera es de hacerlo en santidad. El pecado en el cristiano, que lo asedia no está dentro de él, sino más bien afuera que lo puede enredar en el desempeño de su carrera fácilmente o también lo puede cautivar o cercar...

         Por lo tanto, esta carrera exige una separación de todo cuanto predispone para el pecado, como nos enseña el Apóstol Juan en 1ª Jn 2:16 donde dice: “Porque todo lo que hay en el mundo, es decir, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”...

         También esta carrera exige que nos armemos de paciencia. El término en griego expresa la condición de una vida perseverante tanto en el trabajo como también durante los períodos de pruebas. Esta Paciencia impide el desaliento cuando las circunstancias son difíciles...

         La Paciencia puede ser pasiva, en el sentido de soportar debajo de las pruebas (2ª Co. 6:4; 12:12; 2ª Ti. 3:10). Pero en este pasaje el sentido es activo. Es la que conlleva a permanecer corriendo sin que se produzca ningún desánimo. (3)

         Con la ayuda del Espíritu Santo optamos por un estilo de vida santo y no damos lugar a ningún pensamiento, motivación o práctica pecaminosa que pueda afectar nuestro andar en Cristo Jesús...

         Por otro lado, siendo una carrera de larga distancia y que dura toda la vida, debemos hacerlo con paciencia, regulando nuestras fuerzas disciplinadamente y utilizando todas nuestras capacidades...

         La Disciplina Cristiana implica vivir en forma ordenada, correcta y responsable, siguiendo el ejemplo de nuestro Salvador y Señor Jesucristo. El término DISCIPLINA no necesariamente implica castigo o medidas que tomamos como padres, o una institución, para corregir algún mal comportamiento...

         El ser disciplinado nos permite usar inteligentemente y correctamente nuestro tiempo, dinero, influencias, oportunidades, etc., de tal manera que las aprovechemos para ser mejor, para progresar y para vivir sosegadamente. (1)

         Como cristianos deberíamos agradecerle a Dios cuando nos disciplina porque nos está tratando como a un hijo que ama y no como a un hijo ilegítimo...

         Cuando crecimos y fuimos adultos valoramos la disciplina de nuestros padres por sus resultados: Mejoramos nuestra conducta y adoptamos hábitos de trabajo y de estudio que nos ayudaron a triunfar...

         Muchas de las experiencias dolorosas que vivieron estos héroes de la fe fueron permitidas por Dios para sus hijos, para su propio bien los que así fueron perfeccionados para disfrutar mejor de esta vida y de la eternidad como dice Pr. 3:11 y 12...

         Por tal razón, cuando llegan las pruebas no tenemos que preguntarnos: ¿Por qué me toca a mí? O quejarnos diciendo: ¿Por qué a mí?... La pregunta correcta debe ser: ¿Qué me quiere enseñar mi Padre Celestial que me ama y que permite todas las cosas para nuestro bien final según Ro. 8:28?...

         Esta manera de pensar debe dejarnos en paz, con gozo y gratitud. (1)

3.- ¡MANTÉN LA MIRADA EN LA META!: En este pasaje que hemos leído la exhortación establece la solicitud del cristiano en cuanto a la orientación de su visión (3) No está orientada hacia las gradas y los testigos referidos que la llenan.

         El cristiano aparta su mirada del entorno para fijarla en la persona misma de Jesucristo. Nuestro Señor es quien nos dará la Corona de Vida y es el final de la etapa de nuestra vida, pero también es el único camino que conduce a la victoria final (Jn. 14:6)...

         Todavía más, el que es camino, verdad y vida, ha dejado marcada con sus propios pasos la senda en donde el cristiano corre la carrera de fe. Como dice el Apóstol Pedro en 1ª P. 2:21  Y ustedes fueron llamados para esto. Porque también Cristo sufrió por nosotros, con lo que nos dio un ejemplo para que sigamos sus pasos”...

Los atletas cristianos deben abstenerse de todo tipo de distracción y poner la mirada en Jesucristo, quien se presenta de pie en la línea de llegada...

         “Consideren a aquel”, escribe el autor de Hebreos en el v.3, y en especial su resistencia en la cruz y ante la hostilidad de los demás. (3)

         Nuestra meta es Jesucristo quien, por su muerte en la cruz, se constituyó en el AUTOR Y CONSUMADOR DE NUESTRA FE. En realidad Él es el Objeto de nuestra fe. Cristo Jesús fue el que nos abrió el camino por el cual debemos transitar con fidelidad. Nuestro Señor Jesucristo no se amilanó ni desanimó cuando fue menospreciado y maltratado, sino que corrió fielmente y llegó a la meta, la cual nos está marcando. (1)

 

CONCLUSIÓN:

         Así, rodeados por los testigos, beneficiados por el intenso entrenamiento, y puestos los ojos en Jesucristo, podremos correr nuestra carrera con perseverancia; es impensable considerar siquiera la posibilidad de abandonarla. (3)

         El autor de esta Epístola nos exhorta diciéndonos que el ejemplo de Jesucristo debe animarnos... Por ello no abandonemos demasiado pronto; no busquemos descanso antes de tiempo ni nos aflojemos desplomándonos en la carrera hasta que hayamos traspasado la meta, sino que debemos mantenernos de pie hasta haber logrado el fin.(1)

 

¡S.D.G!

Rubén Salcedo

 

BIBLIOGRAFÍA:

1.- CRISTO SUPERIOR A TODO. Rogelio Nonini. Edit. Distribuidora Alianza.

2.- COMENTARIO EXEGÉTICO AL TEXTO GRIEGO DEL NUEVO TESTAMENTO. Tomo sobre HEBREOS. Samuel Pérez Millos. Edit. CLIE.

3.- TODA LA BIBLIA EN UN AÑO. Reflexiones diarias desde Génesis hasta Apocalipsis. John Stott. Edit. CERTEZA.


print
  Comentarios