sábado, octubre 21, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto día Domingo

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Culto día Sábado

Todos los sábados a las 20:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

EL PASTOR PERFECTO - Juan 10:1-21

Autor: Marcos Hussey
Publicado: 12/feb/2017
Categorias: Series de Estudios,Guía para alcanzar la Vida Eterna

 

Muchas veces en nuestra vida cristiana nos encontramos en situaciones adversas. Nos estresamos porque nos faltan recursos, nos sentimos solos, hasta a veces sentimos que nuestra relación con Dios dista mucho de ser la ideal. Sentimos que nuestra oración y lectura de la Palabra. Muchas veces tenemos sentimientos que reflejan que necesitamos sentirnos amados, apoyados y acompañados. El texto que vamos a estudiar hoy, me ayudó mucho a mí personalmente. Muchas veces me sentí herido, quebrado, solo, desamparado, sin fuerzas. Justo como en la imagen.

 Quizás varios de nosotros necesitamos volver a confiar en el Pastor, saber que en Él tenemos todo lo que necesitamos y saber que en medio de nuestra debilidad Él nos carga en sus hombros. Tal vez nuestra situación hoy puede ser como la oveja que se apartó de las otras y Jesús esté tomando la iniciativa de ir a buscar a la oveja perdida y cargarla en sus hombros de nuevo. En definitiva, ver a Jesús como nuestro pastor es una imagen reconfortante, y fundamental para relacionarnos con él.

Mi oración y mi fe están puestas en que después de repasar esta enseñanza podamos revertir estas situaciones entendiendo una gran verdad bíblica.

LECTURA DEL PASAJE. Juan 20:1-21

Para comenzar a entender un poco más la enseñanza de Jesús les propongo que nos adentremos en este precioso texto bíblico.

Contexto

Para entender este texto es importante darnos cuenta en dónde está ubicado. El mismo está dentro del evangelio de Juan que, como venimos estudiando, tiene un propósito: el de guiarnos a creer en Jesús como el Hijo de Dios y así alcanzar la vida eterna (Juan 20:31). Vemos a lo largo del libro que cada una de las señales que hace y cada uno de los discursos, tienen como fin contribuir a este versículo. En este caso, y sobre todo el relato anterior del ciego, como hemos estudiado en otros domingos, nos acerca a la Deidad de Cristo. Jesús es el Hijo de Dios, ¿sino cómo podría darle vista a un ciego? (Jn 10:21)

Luego de esta señal o milagro, en la que la semana pasada nos preguntábamos, “¿Tuvimos un encuentro real con Cristo?”, en esta ocasión, Jesús se revela como el pastor. Uno de los títulos más hermosos y personales que se da. En este evangelio encontramos la presencia del Yo Soy, revelándose como Dios (recordemos la revelación de Dios a Moisés en la zarza ardiente) y va añadiendo aspectos a esta gran verdad de su deidad. Vimos que Jesús dijo: “Yo soy el Pan de Vida” (6:35), la Luz del mundo (8:12). Hoy veremos que Jesús se define como “La puerta” (10:9) y el “buen pastor” (10:11) y más adelante veremos “La resurrección y la vida” (11:25-26), “El camino, la verdad y la vida” (14:6) y por último “La vid” (15:5).

 También es importante destacar los contrastes que son muy vistos a lo largo de todo el evangelio de Juan. Luz-oscuridad, vida-muerte, amor-odio y muchos otros. En este pasaje vemos un fuerte y marcado contraste entre el buen pastor y los falsos maestros que nos deja el relato de Juan 9.

También es fundamental comprender que no es algo nuevo para los oyentes ni para nosotros el concepto de pastor. Vemos el mismo desarrollado a lo largo de toda la profecía y atribuido como un título del mesías Ezequiel 34:23 

“Voy a ponerlas al cuidado de un pastor que yo mismo les daré. Ese pastor será mi siervo David, y él será quien las apacentará.”

También vemos en el Antiguo testamento muchas advertencias de juicio para los falsos pastores que guían mal a Israel. Lo vemos en Isaías, Miqueas y muchos otros profetas, estas condenaciones.

Pero, quizás lo más importante para poder comprender acabadamente este aspecto de Cristo es comprender la realidad histórica y geográfica de lo que era un pastor para comprender la figura que utiliza Cristo.

¿Cómo era el oficio de pastor?

Antes que nada podemos comparar este título de Cristo con muchos otros que recibe. El alfa y la Omega, el renuevo, y muchos otros. Pero este es uno de los títulos que recibe Cristo más personales y hermosos.

Conceptos importantes de la alegoría

Lo primero que debemos entender es que el pastor en la época del nuevo testamento no era parecido a los que estamos acostumbrados acá en Argentina. Primero porque estamos acostumbrados a ver muchos y abundantes pastos, por ejemplo mientras viajamos por la ruta hacia Capital Federal. En la época Bíblica esto no era así. Era todo lo contrario, Se pastoreaba a las ovejas en el desierto durante el día y se buscaba lugares de pastos u oasis para que puedan alimentarse y tomar agua. Las ovejas dependían todos los días de la provisión del pastor para que las guíe hacia su comida y bebida.

Otra palabra que por ahí es importante aclarar es la siguiente: “Redil”. Todas las ovejas tenían un redil donde pasaban la noche. Los pastores apacentaban las ovejas en los alrededores y a la noche las llevaban al redil. Inspeccionaban una a una las ovejas antes de que entraran para ver su estado. Allí quedaban al cuidado del portero del redil que solo dejaba pasar a los pastores.

El redil del que aquí se habla contaba con unas paredes sólidas y una puerta vigilada por un portero. Y si un hombre no entraba por la puerta, sino que entraba subiéndose'  por la pared, estaba claro que no tenía muy buenas intenciones.

En un redil se guardaban varios rebaños. Así, solo hacía falta un portero para vigilarlas todas.

Teniendo esto en mente les invito poder adentrarnos en el texto bíblico. 

ANÁLISIS DEL TEXTO

Antes que anda es importante destacar que el texto se halla dividido en 2 subtítulos en la mayoría de las Biblias. La primer parte es la alegoría en sí misma, y la segunda parte la explicación.

Notamos un marcado contraste con los “Falsos maestros” Como dijimos, eran parte de la audiencia de Jesús posteriormente a darle vista al ciego de nacimiento. Pero podemos extraer algunas características de los falsos maestros. Como no es el objetivo mío hacer énfasis en ellos, simplemente los mencionaremos.

·         Van por atrás (v1): Esto lo podríamos tranquilamente relacionar con los que actualmente hablan mal de otros por sus espaldas, o que intentan “trepar” para lograr títulos dentro de las comunidades. ¡No me digan que no conocen alguno!

·         No enfrentan los problemas, les huyen (v12). Es evidente que como no tienen llamado al servicio real, como lo propone Jesús. Ante el primer problema u obstáculo desaparecen.

·         Dispersan frente a la unidad (v12). Vemos que les encanta generar divisiones dentro del rebaño

·         Vienen para hurtar, matar y destruir (v10). Ya esta declaración es más fuerte porque los pone en un lugar de enemigos directos del rebaño y dañinos.

Si detectamos algunas de estas características… ¡Alejémonos de estos falsos maestros! Hay sobradas advertencias en la Biblia de que debemos cuidarnos de ellos, que se disfrazan de ovejas pero realmente son lobos, enemigos.

El Buen pastor.

Pero me gustaría que nos centremos en la realidad de que Jesús en nuestro buen pastor.

Para ello me parece fundamental acercarnos a lo que el texto indica en relación con Jesús.

Provisión de lo que necesitamos (v9).

Comentamos anteriormente sobre la dependencia de las ovejas al pastor. Todos los días debemos depender de Dios para nuestra provisión. Sabemos que somos cuidados por Él tal y como lo enseña Jesús mismo en el sermón del monte. Si Dios cuida de los pájaros y viste a las plantas… ¿Cómo no nos va a cuidar a nosotros? Si tenemos vestimenta y ropa ya somos bendecidos.

Aquí la bendición se describe en términos de pastos seguros, la cosa más preciada para las ovejas.

Si estamos frente a necesidades, nuestro Buen Pastor las tiene en cuenta y no nos va a desamparar. Descansemos en sus delicados pastos. Confiemos en su cuidado y provisión, así como el pueblo de Dios confiaba del maná en el desierto (todos los días confiaba en que Dios proveería)

Nos da Su Palabra (v4)

Este texto nos enseña que las ovejas Reconocen su voz. Su palabra y lo siguen. (v4)

Esta guía en nuestras vidas se debe notar en nuestras decisiones. ¿Cuántas veces consultamos a Cristo en los caminos a tomar? ¿Confiamos en sus respuestas? ¿Dejamos que corrija nuestro camino? Cuando le preguntamos a Dios, Él responde.

En palestina, por la mañana el pastor iba delante de las ovejas guiándolas frente a posibles peligros y llevándolas a verdes pastos que ya habían explorado. Los pastores de Oriente suelen ponerle nombre a todas las ovejas. Además, responden a su llamamiento y así, él puede conducirlas afuera. Cuando ya ha sacado del redil a todas las ovejas que pertenecen a su rebaño, el pastor las lleva a su destino caminando delante de ellas. Aquí se nos dice que las ovejas siguen al pastor porque, al oír su voz, saben que es su pastor.

Pero su palabra también nos da ánimo y aliento. Nos motiva a seguir el camino cuando estamos cansados. Nos alienta cuando no nos quedan fuerzas. ¡Es un pastor perfecto!

En la Biblia tenemos todo lo que necesitamos para nuestra guía aliento. ¿Cuán cerca estamos de la Palabra del Pastor?

Protección y compañía (v11 y 14)

Conoce perfectamente todas las ovejas. (v3) Llama a las ovejas por su nombre

Este no es un punto menor. El pastor nos conoce mejor que nosotros mismos. Él está a nuestro lado todo el tiempo. Nunca nos deja solos. Frente a la soledad, frente a los temores, Cristo nos acompaña.

También nos da su protección frente a los peligros de la vida. Está presente en nuestro día a día cuidando y guiándonos por un camino seguro.

¿Somos realmente consientes de la compañía de Dios den nuestro día a día?

Vida en abundancia (v10), Salvación y esperanza (v9)

Creo que de las características del pastor, una de las principales es que nos da salvación. El tema de que Jesús da su vida por las ovejas va apareciendo una y otra vez durante todo el discurso (vv. 11 y 15).

Es fundamental comprender que Cristo nos provee una vida espiritual en abundancia frente a nuestro contexto muchas veces desesperanzador. Yo lo relaciono con una vida plena en el gozo y paz que sólo Cristo provee.

Debemos saber que cuando Jesús habló de sí mismo como la puerta, no dejaba la posibilidad de entrar en el redil de otra formal.  "La" puerta denota la idea de exclusividad, de singularidad. Si solo hay una puerta, entonces uno, o bien entra por esa puerta, o bien se queda fuera. Es el buen pastor porque es el que cuida de las ovejas y, aunque le cuesta la vida, les ofrece la salvación.

Cristo muere voluntariamente para volver a tomar su vida. Esa muerte no es una derrota, sino una victoria. Esa muerte va unida a la resurrección. Y también nos provee una esperanza de un futuro mejor y pleno en nuestra eternidad frente al camino de la muerte eterna.

Él se entregó, dio su vida por las ovejas. No hay mayor amor que este. No hay comparación de nadie que haga lo mismo por nosotros.

Alguien que conocía sobre esta figura porque vivió años y años en el desierto fue David. Él lo graficó en un hermoso y conocido Salmo que me gustaría que quede como memorial de esta enseñanza bíblica: Salmo 23.

 

Conclusión

Acerquémonos al buen pastor. Disfrutemos de sus regalos, de su compañía de su provisión, de su amor y de la esperanza que sólo tenemos en él.

Volvamos a ver a Jesús como nuestro pastor que nos provee, alimenta, acompaña, guía, protege y nos salva eternamente.

¿Cómo es nuestra reacción ante esta verdad? (comparar con v19-21)


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865