miércoles, diciembre 13, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto día Domingo

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Culto día Sábado

Todos los sábados a las 20:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

CRITERIOS DE FAMILIA (CRISTIANA) - 1ra. Pedro 3:1-7

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 16/abr/2017
Categorias: Series de Estudios,La Gloria de DIOS en mi Hogar

 

 INTRODUCCIÓN:

            En el cap. 2 de 1a P. el apóstol enseña que para tener éxito en vivir como cristiano dentro de un mundo hostil se requiere mantener relaciones correctas en dos lugares: La sociedad civil (cap. 2:13 al 17) y en el lugar de trabajo (cap. 2:18 al 25)…
            En el cap. 3 añade otros dos lugares: La familia (vv. 1 al 7) y la iglesia local (vv. 8 y 9). (1)
            El autor sagrado hace ver: 1) Que el criterio de dar testimonio a los maridos es el mejor método para ganarlos (vv. 1, 2). 2) Que el criterio de ser modesto en el vestir, junto con la mansedumbre interior, es el atavío en que Dios se complace (vv. 3–6)(2). 3) Que los maridos deben tratar con criterio santo a su familia (v.7) (3) 
 
 
1) EL CRITERIO DE DAR TESTIMONIO A LOS MARIDOS ES EL MEJOR MÉTODO PARA GANARLOS (vv. 1, 2):
 
            El Apóstol Pedro da a entender que algunas de las mujeres creyentes tenían maridos inconversos y quiere que los ganen para el Señor Jesucristo por medio de la sumisión amorosa y del respeto obsequioso, más bien que con «sermones» que no van refrendados por un afecto sincero.(2)
            Incluso cuando el marido de una mujer sea incrédulo, ella debería respetarlo como su cabeza. Esto será para él testimonio de la fe de ella en Cristo Jesús. Su conducta como esposa obediente, amante y devota puede ser empleada para ganarlo para el Salvador…
            Y puede ganarlo sin palabra. Eso significa que la esposa no tiene que estar predicando constantemente a su marido. Es posible que se haya hecho mucho mal por parte de esposas que han regañado a sus maridos acerca del evangelio, forzándolo sobre ellos. El énfasis aquí cae en que la esposa gane a su marido viviendo a Cristo a diario delante de él.(3)
 
 
2) EL CRITERIO DE SER MODESTO EN EL VESTIR, JUNTO CON LA MANSEDUMBRE INTERIOR, ES EL ATAVÍO EN QUE DIOS SE COMPLACE (vv. 3–6) (2)
 
            Aquí hace especial referencia a:
A. Peinados ostentosos. Algunos piensan que esto excluye incluso las trenzas modestas...
Es más probable que el Apóstol Pedro aquí esté hablando en contra del exceso de peinados amontonados con terrazas de trenzas, populares en la antigua Roma...
B. Adornos de ostentosos. Algunos lo interpretan como una prohibición absoluta en contra de toda joya de oro. Otros lo ven como prohibiendo exhibiciones exuberantes y extravagantes...
C. Vestidos lujosos. Evidentemente, no es vestirse lo que se prohíbe, sino llevar vestidos ostentosos. Léase Isaías 3:16–25 para ver lo que Dios piensa acerca de todas las formas de adornos extravagantes…
 
EL VESTIR CRISTIANO
 
            En materia de vestimenta y joyas, hay normas generales que son de aplicación a todos los creyentes, hombres y mujeres.
 
1er Primer Criterio: EL GASTO.
            ¿Cuánto gastamos en vestimenta? ¿Es todo ello necesario? ¿Podríamos gastar el dinero de un modo más racional?…
            1a Timoteo 2:9 prohíbe los vestidos costosos: «no con… vestidos costosos».
            No se trata de si podemos costearlos o no. Es un pecado para un cristiano gastar dinero en ropa cara, porque la palabra de Dios lo prohíbe…
 
2do. Criterio: LA MODESTIA.
            El Apóstol dice a Timoteo «con pudor y modestia». Un sentido de la palabra pudor es «decencia».
            Una de las funciones del vestido es ocultar la desnudez de la persona. Al menos, así era al principio. Pero en la actualidad el vestido parece diseñado para revelar áreas cada vez mayores de la anatomía
            ¡Y así el hombre se gloría en su vergüenza!. No es sorprendente encontrar a hombres impíos actuando así, pero es más bien chocante cuando los cristianos los imitan…
            Pero hay ropas que pueden cubrir todo el cuerpo y seguir suscitando deseos impíos en otros. Las modas modernas no están diseñadas para animar a la espiritualidad. Al contrario, reflejan la obsesión sexual de nuestra época
            El creyente no debería llevar ropas que inciten pasiones ni que hagan difícil para otros vivir una vida cristiana. El gran problema, naturalmente, es la intensa presión social a la conformidad...
            Esto siempre ha sido y será. Los cristianos necesitan mucho vigor espiritual para resistirse a los extremos de la moda, para nadar contra la corriente de la opinión pública, y para vestirse de una manera apropiada para el evangelio…
            Si hacemos de Jesucristo el Señor de nuestro ropero, todo irá bien.(3)
 
            La vestimenta que hace verdaderamente atractiva a una persona creyente es el ser interior de la persona. Los peinados de moda, las joyas costosas y los vestidos caros son perecederos. Al presentar este vívido contraste, Pedro nos reta a hacer una elección…
            F. B. Meyer observa: «Hay abundancia ahí cuyo cuerpo externo está ricamente adornado, pero cuyo ser interior está vestido de harapos, mientras que otros, con ropas gastadas y pobres, son gloriosos por dentro». Los hombres consideran preciosas las joyas; Dios considera de gran valor la joya de un espíritu manso y apacible…
            Como el profeta Isaías en su tiempo (v. Is. 3:18–24; comp. con 1 Ti. 2:9, 10), también el Apóstol Pedro hace ver (en los vv 3, 4) a las mujeres que la modestia en el vestir y adornarse es del agrado de Dios, mientras que los excesos en esta materia denotan superficialidad de carácter y hasta muestran una lasciva coquetería…
            La verdadera belleza de la mujer, dice el escritor, brota del interior, del «ser humano oculto del corazón» (lit.), del manantial mismo de toda la conducta (comp. con Ef. 3:16)…
            Allí es donde anida «lo incorruptible de un espíritu manso y tranquilo» (lit.). Al citar a M. Sales, dice Salguero: «La dulzura y la modestia son el más bello adorno de la mujer cristiana y contribuyen a la paz y al buen orden de la familia».(2)
            La última frase del versículo 6: «no temiendo (participio de presente) ninguna intimidación» (lit.) muestra que el carácter de la esposa cristiana incluye la fortaleza juntamente con la mansedumbre y la dulzura…
            La frase parece calcada de Proverbios 3:25 en la versión de los LXX, que dice: «No temerás la intimidación (los mismos vocablos que aquí) que sobrevenga». Dice Salguero: «El autor sagrado debe de pensar, sin duda, en las amenazas con las que un marido pagano podía intimidar a su mujer. En la prueba, la mujer cristiana no ha de inquietarse por nada, antes bien ha de conservar la serenidad, preocupándose únicamente por hacer el bien y agradar a Dios».(2).
 
CRITERIOS EN LA ECONOMÍA:  Un criterio que es de utilidad en la familia cristiana es si nuestra administración económica es la adecuada. Para ello podemos tomar la referencia de cuánto de lo que gastamos está dentro de su proporción normal...
            Así, según Larry Burket, aunque los valores no son absolutos y pueden variar según los ingresos y la situación geográfica, podemos tomar una referencia de lo que se considera como adecuado según los que estudian el tema.
            Para una economía de una familia con ingresos medios, los siguientes ítems pueden llegar a involucrar la siguiente proporción de los ingresos netos luego de proveer para la obra del Señor Jesucristo (2a Co. 9:7 “Cada uno debe dar según se lo haya propuesto en su corazón, y no debe dar con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama a quien da con alegría.”)
 
1. Casa. Compra: Solamente si el total de pagos (hipoteca, impuestos, seguros, etc.) no pasa del 40% de tus ingresos netos. Si es alquiler no debe pasar el 32%.
2. Comida: El 15% de los ingresos netos. Una de las mejores manera de planear la compra de alimentos es comenzar a hacer un menú diario.
3. Automóviles: El 15% de los ingresos netos. Tratar de hacer la mayor cantidad de mantenimiento que uno mismo pueda.
4. Deudas: No más del 5% de los ingresos netos. ¡¡¡CUIDADO CON LAS TARJETAS DE CRÉDITO!!!... ¡¡¡NUNCA PAGAR EL MÍNIMO!!! (se aplican intereses punitorios)
5. Seguros: No más del 5% de los ingresos netos (siempre y cuando estemos asegurados en nuestro trabajos en salud). Buscarse un asesor de seguro de confianza.
6. Vacaciones, entretenimiento y diversiones: El 7% de los ingresos netos. ¡¡EVITEMOS COMO CRISTIANOS ENCONTRARNOS ECONÓMICAMENTE APRETADOS Y QUE, A PESAR DE ELLO, NOS DEMOS EL LUJO DE DIVERTIRNOS A COSTA DE OTROS!!.
7. Ropa: No más del 5% de los ingresos netos. Enseñar a nuestros hijos a cuidar la ropa. Hacer una lista de la ropa que realmente necesitamos.
8. Gastos médicos y odontológicos: No más del 5% de los ingresos netos. Pedir presupuesto antes de iniciar un tratamiento no vital.
9. Ahorros: No más del 5% de los ingresos netos. Nos ayuda a obtener mejores precios por pago de contado.
10. Varios: No más del 6% de los ingresos netos. Para gastos inesperados (reparaciones, arreglos de la casa, etc.). (4).
 
 
 
3) EXHORTACIÓN A LOS ESPOSOS CRISTIANOS (v.7):
 
            Tras de la exhortación a las esposas cristianas, viene la que el Apóstol Pedro hace a los esposos cristianos (v. 7). Es un solo versículo, pero lleno de detalles interesantes y muy prácticos:
            El Apóstol exhorta a los maridos cristianos a cohabitar (participio de presente), vocablo que incluye todos los aspectos físicos, psíquicos y espirituales de la vida cotidiana, comprensivamente (gr. katá gnósin. Lit. según conocimiento), es decir, con la prudencia y comprensión basadas en un buen conocimiento del carácter peculiar de la mujer
            Por supuesto, este conocimiento supone también, según el uso constante del Nuevo Testamento, el conocimiento experimental de Dios...
            Este conocimiento de la propia mujer está basado, según Pedro, en dos consideraciones fundamentales:
            (a) En lo natural, la fragilidad característica del llamado «sexo débil»; el vocablo griego, en efecto, significa «más débil», lo cual tiene una marcada connotación física, aunque no debe marginarse la idea de debilidad psíquica por la que la mujer es, por su receptividad, más sugestionable: expuesta a la seducción (v. 2 Co. 11:3; 1 Ti. 2:14, muy interesante para clarificar el contexto anterior), por lo que necesita la protección de su marido (v. Ef. 5:28, 29)…
            (b) En lo sobrenatural, en cambio, la igualdad es completa (aquí es donde tiene aplicación lo de «no hay varón ni mujer» de Gá. 3:28): Las mujeres son coherederas, sin distinción alguna, de la gracia de la vida (lit.), esto es, del don gratuito de la vida eterna que Dios imparte por igual a hombres y mujeres que, por fe, se allegan a Cristo (2:4)…
            La frase final es de una importancia práctica enorme: «a fin de que vuestras oraciones (gr. proseukhás, súplicas, oraciones de petición especialmente) no sean obstaculizadas» (lit.)…
            La metáfora es sumamente expresiva: El Apóstol Pedro contempla a los esposos cristianos orando juntos, como debe ser (los unidos en oración, difícilmente se separan en acción)…
            Si las mujeres prestan a los maridos el debido respeto, y los maridos a las mujeres la debida consideración (comp. con Ef. 5:22 y ss.), esas oraciones suben al trono de la gracia sin estorbos en el tráfico que va en dirección al cielo (¡hacia arriba!)
            Pero si hay disensión, resentimiento, rencillas sin solucionar ni perdonar (como heridas no vendadas), esas oraciones hallan un estorbo, una como barrera, en su ascenso; las señales de «tráfico» pregonan un «desvío».
 
CONCLUSIÓN:
 
            Establecer los criterios cristianos para una familia puede ser una empresa fácil, pero hoy en nuestro país se celebra Semana Santa donde recordamos hoy domingo que el Poder del Espíritu Santo de Dios levantó a Jesucristo de entre los muertos…
            El Apóstol Pablo no exhorta a recordar también en Romanos 8:11 al 13 que: “Y si el Espíritu (Santo) de aquel que resucitó a Jesús vive en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en ustedes. 12 Así pues, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir según las inclinaciones de la naturaleza débil. 13 Porque si viven ustedes conforme a tales inclinaciones, morirán; pero si por medio del Espíritu hacen ustedes morir esas inclinaciones, vivirán”
            Podemos tener una vida victoriosa en nuestro hogares si retenemos con fe estas Palabras divinas en nuestros corazones. Recordemos la letra del hermoso Himno “Hay Poder, poder, sin igual Poder en Jesús, que murió (y resucitó)”
 
¡S.D.G!
 
BIBLIOGRAFÍA:
 
1.- BIBLIA DE ESTUDIO MAC ARTHUR. John Mac Arthur. Edit. Grupo Nelson.
2.- COMENTARIO EXEGÉTICO DEVOCIONAL A TODA LA BIBLIA. Mathew Henry. Edit. Clie.
3.- COMENTARIO BÍBLICO WILLIAM MAC DONALD. William Mac Donald. Edit. Clie.
4.- LA FAMILIA CRISTIANA Y SUS FINANZAS. Larry Burket. Edit. Portavoz.

 


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865