miércoles, junio 28, 2017

Get Adobe Flash player

Horarios

Culto Único

Todos los domingos a las 10:00 horas

 
Escuela Bíblica para Niños

Domingos 10:00 hs.

 
Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs. 

 
Pre-Adolescentes

Recreación: Sábados 18 hs.

 

LA ADORACIÓN. UN SALÓN DE BELLEZA PARA EL ALMA - Mt 4:10 – Mc 12:30 - Jn 4:23

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 21/may/2017
Categorias: Series de Estudios,La Gloria de DIOS en mi Hogar

This text will be replaced

 

 INTRODUCCIÓN:

         ADORAR es experimentar la realidad, tocar a quien es LA VIDA. Es CONOCER, SENTIR, EXPERIMENTAR A CRISTO JESÚS RESUCITADO en medio de la Comunidad congregada...
         Es penetrar en la Gloria (Shekinah) de Dios; mejor aun, es ser uno invadido por esa Gloria de Dios.
         Hemos leído en Juan 4:23 que la adoración es una respuesta a la iniciativa divina. Dios es el que busca, el que persuade. Desde al Génesis al Apocalipsis Dios es como el Padre del hijo pródigo quien, al ver de lejos a su hijo que venía, corrió hacia él para darle la bienvenida al hogar...
         Podemos usar todas las técnicas y métodos correctos, podemos tener la mejor liturgia posible, pero aun estaremos sin haber adorado al Señor de la Gloria mientras Su Espíritu no toque nuestro espíritu...
         CUANDO EL ESPÍRITU DE DIOS TOCA NUESTRO ESPÍRITU, LA FORMA PIERDE IMPORTANCIA.
 
 
1.- EL OBJETO DE NUESTRA ADORACIÓN:

         A la pregunta de ¿a quién debemos adorar? La respondió el Señor Jesucristo para todos los tiempos en Mt. 4:10. Solo a Dios podemos adorar, el único y verdadero Dios y servirle solo a Él...
         A.W Tozer dice: “La esencia de la idolatría consiste en tener pensamientos acerca de Dios que sean indignos de Él”
         Necesitamos urgentemente comprender quién es Dios: leer lo relacionado con la revelación que Él hizo de sí mismo a su antiguo Pueblo de Israel, meditar en sus atributos, fijar la mirada en la revelación de su Naturaleza a través de Jesucristo...
         Cuando vemos al Señor de los Ejércitos “Alto y Sublime”, pensamos en su infinita Sabiduría y en su Conocimiento, nos maravillamos de su insondable Misericordia u Amor, no podemos menos que cantar una doxología como:
“Con gozo confieso tus atributos,
todos gloriosos e innumerables”
         Ver quién es el Señor es algo que nos lleva a confesar. Cuando Isaías, el profeta, alcanzó a ver la Gloria de Dios, exclamó: “¡Ay de mi! Que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los Ejércitos” ...
         La penetrante pecaminosidad de los seres humanos se hace evidente cuando se contrasta con la radiante Santidad de Dios...
         Su bondad, fidelidad, justicia, y misericordia son atributos de nuestro Dios, los cuales pueden verse en su trato para con su Pueblo. Sus bondadosas acciones no solo están grabadas en la historia, sino también en la biografía personal de cada uno de nosotros...
         El Apóstol Pablo en Romanos 12:1 dice que la única respuesta razonable para todo esto es nuestro culto o adoración... Alabamos a Dios por lo que Él es y le damos gracias por todo lo que Él ha hecho...
 
 
2.- PRIORIDAD DE LA ADORACIÓN:

         Según las prioridades divinas acorde a lo leído en Mc. 12:30, la adoración va primero, y en segundo lugar, el servicio. En nuestra vida se debe acentuar la Alabanza, la Acción de Gracias y la Adoración...
         El servicio a Dios fluye de la Adoración. Cuando el Servicio se convierte en un sustituto de la adoración, es idolatría.. EL activismo puede llegar a ser la enemiga de la adoración...
 
 
3.- PREPARACIÓN DE LA ADORACIÓN:

         Cuando Moisés, el siervo de Dios, entraba en el Tabernáculo, sabía que estaba entrando delante de la Presencia de Dios. Lo mismo ocurrió en el caso de la Iglesia Primitiva. Para ellos no era sorprendente que la casa en la que estaban congregados temblara por el Poder de Dios...
         Cuando aquellos discípulos primitivos se reunían, estaban plenamente conscientes de que el velo del antiguo templo se había roto y que, como Moisés y Aarón, ellos también entraban en el Lugar Santísimo...
         No necesitaban intermediarios. Ellos acudían a la terrible , gloriosa y bondadosa Presencia del Dios viviente. Ellos se reunían con anticipación, pues sabían que Cristo Jesús estaba presente entre ellos y que les enseñaría y les tocaría con su Poder viviente...
         ¿Cómo cultivamos nosotros esa Santa Expectación? Comienza en nosotros cuando entramos en la Gloria de Dios (Shekinah) que está en nuestro corazón
         Los que han gustado una vez de la Gloria de Dios (Shekinah) en su experiencia diaria nunca pueden volver a vivir satisfechos sin “practicar esa Presencia de Dios en sus corazones”...
         Debemos vivir a través de la semana como un heredero del Reino de Dios, oyendo la Voz de Dios, obedeciendo su Palabra. De esta manera también oiremos cuando nos reunamos todo el Pablo de Dios en el templo...
         Allí, procura venir un tiempo antes y eleva tu corazón y eleva tu corazón en adoración al Rey de tu vida. Contempla su majestad, su Gloria, su Ternura tal como se revelaron en nuestro Señor Jesucristo...
         La Unidad en la Adoración es otro rasgo importante de nuestra devoción a Dios como lo demuestra Hecho que indica que estaban “juntos” unánimes en Adoración. La unidad  de espíritu trasciende nuestro individualismo...
En contraste con las religiones orientales, la fe cristiana se destaca vigorosamente por la adoración colectiva... MARTÍN LUTERO dijo: “... en el hogar, en mi propia casa, no hay calor ni vigor en mi, pero en la iglesia, cuando la multitud se reúne, se enciende un fuego en mi corazón y se abre paso”...
 
 
4.- LA PREPARACIÓN EN LA ADORACIÓN:

         La genuina Adoración tiene un solo Líder: Jesucristo. Es decir, Él está vivo y presente entre su Pueblo. Su Voz puede ser oída en el corazón de ellos y su presencia se puede experimentar...
         En segundo lugar, Cristo Jesús está vivo y presente con la facultad de realizar todos sus oficios. En la adoración tenemos la tendencia a considerar a Jesucristo sólo en su oficio sacerdotal, como Salvador y Redentor...
         Pero Él es también un Profeta entre nosotros. Es decir, nos enseña acerca de la Justicia y nos da el Poder para hacer lo que es recto y justo
         George Fox aconsejó: “Reúnanse en el nombre del Señor Jesucristo... Él es nuestro Profeta, nuestro Pastor, nuestro Obispo, nuestro Sacerdote en medio nuestro para estar accesible entre nosotros, y para santificarnos, para alimentarnos con vida y para avivarnos con vida”.
         En tercer lugar, Cristo Jesús está presente y vivo con todo su Poder. Él no sólo nos salva de las consecuencias del pecado, sino también del dominio del pecado... En cualquier cosa que nos enseñe nos dará poder para obedecer
         En cuarto lugar, Cristo Jesús es el Líder de la adoración en el sentido de que sólo Él decide qué instrumentos humanos han de ser usados, en caso de que tenga que usar a algunos...
 
 
5.- AVENIDA QUE CONDUCEN A LA ADORACIÓN:

         Las Sagradas Escrituras nos insta: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de Él, sacrificio de alabanza, es decir, frutos de labios que confiesan su Nombre” (He. 13:15)...
         Se nos dice que como los nuevos sacerdotes de Cristo, ofrezcamos “Sacrificios espirituales”; lo cual significa anunciar “las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1ra. P. 2:5 y 9)...
         Los Apóstoles Pedro y Juan salieron del Sanedrín con las espaldas ensangrentadas, pero con sus labios alabando al Señor de la Gloria (Hch. 5:41). Igualmente Pablo y Silas llenaron la cárcel filipense con sus canciones de alabanza (Hch. 16:25). En cada caso, ellos estaban ofreciendo sacrificios de alabanzas...
         En la alabanza nos damos cuenta de que las emociones necesitan ser llevadas totalmente al acto de la adoración. La adoración que es solo cerebral es una aberración.
 
 
CONCLUSIÓN: 
 
         Si la Adoración no nos cambia, no ha sido adoración. Estar delante del Santo de la eternidad equivale a cambiar. Los resentimientos no pueden retenerse delante de su misericordiosa presencia...
         Como Cristo Jesús nos enseñó que debemos dejar nuestro presente de adoración en el altar de su Presencia e ir luego a reconciliarnos con nuestro hermano (Mt. 5:23 y 24)... ADORAR ES CAMBIAR...
         Si la Adoración no nos impulsa hacia una mayor obediencia, no ha sido adoración. Así como la adoración comienza con una santa expectación, termina con una santa obediencia...
         La santa obediencia salva a la adoración de convertirse en un opio, un escape de las apremiantes necesidades de la vida moderna. Con razón dijo Froid: “La religión es el opio de los pueblos”.
         La Adoración nos capacita para oír claramente la voz de Dios y responderle “Heme aquí” (Is. 6:8). La auténtica adoración nos impulsará a unirnos a la guerra que libra el Cordero de Dios contra los poderes demoníacos en todo el mundo, en lo personal, social e institucional.
         Necesitamos ser verdaderos adoradores dispuestos a que Dios haga su obra en nosotros para glorificar su Reino. ¿Estamos dispuestos? ¿hasta dónde?
         El siguiente video nos mostrará que cuando estamos dispuestos a obedecer, el Dios de la Gloria hará brillar el Reino de Dio en este mundo por medio de nosotros.
 
¡S.D.G!
 
BIBLIOGRAFÍA:
 
1.- ALABANZA A LA DISCIPLINA. Richard Foster. Edit. Betania.
2.- TODA LA BIBLIA EN UN AÑO. Reflexiones diarias. John Stott. Edit. Certeza.
3.- LA ORACIÓN. VERDADERO REFUGIO DEL ALMA. Richard Foster. Edit. Betania.

print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.

Iglesia Jesucristo Rey - Dean Funes 1080 - Córdoba - (5000) - Argentina - Tel. +54 (351) 422-0865