JESÚS, EL CRISTO DE DIOS - LUCAS 22:63 al 71 – MATEO 26:62 al 65a.

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 05/feb./2006
Categorías: Series de Estudios, Lucas, Portadores de Luz

Tema central de este pasaje: “Dinos tú si eres el Mesías el Hijo de Dios”

        El proceso de Juicio de Jesús parece haberse dividido en 3 partes: A)Durante la noche después del arresto en el Jardín del huerto de Getsemaní. B)A primeras horas de la mañana, y cuya breve descripción aparece en Mt. 27: 1-2. C)Posteriormente delante de las autoridades romanas (Pilatos).

        Al hacerse de día (Entre las 5 y 6 de la amdrugada), el Cuerpo de Ancianos de Jerusalén,  llevaron a Jesús al lugar de su Sanedrín. Estos le preguntaron directamente si Él era el Mesías...

                Jesús no se defendió a sí mismo diciendo que él era el Mesías prometido, salvo cuando el Sumo Sacerdote lo conjuró de acuerdo a Lev. 5:1 y el Señor Jesús replicó que lo era (Mt. 26:63).

        Jesús le dijo que de nada servía discutir este asunto con ellos ya que ellos no estaban abiertos a recibir la Verdad... Pero les advirtió que Aquel que estaba delante de ellos en humillación estaría un día estaría un día sentado a la derecha del Poder de Dios en exaltación.

        Les causaba tal irritación que les dijera que Él era el Mesías (gr. Cristo), el Hijo de Dios, que violaron todos los principios legales de juzgamiento que tenía el Sanedrín...

        El cuerpo de 71 guías religiosos estaba presidido por el Sumo Sacerdote (nombrado en aquel tiempo según conveniencia por Herodes que era idumeo y se setía amenazado por un líder religioso que no simpatizara con él).

        En esta noche particular, los fariseos y fariseos, escribas y ancianos  que componían el Sanedrín mostraron un total menosprecio por las NORMAS por la cual operaban...

        Se suponía que no podían reunirse de noche ni durante ninguna de las fiestas judías... No podían sobornar testimonios (como lo hicieron) para cometer perjurio...

        No podía cumplirse una pena de muerte hasta que hubiese transcurrido una noche una noche (salvo que lo declararan inocente) para apelar de esta manera a sus conciencias, por las dudas se hubieran equivocado...

        Incluso si se reunían en la Sala del Templo de La Piedra Labrada, sus veredictos no eran legales...

        Además, consiguieron reunir un grupo de testigos como la Ley Judía lo demandaba (Nm. 35:30 y Dt. 19:15) pero eran falsos ((Mt. 27:59). Aún así no pudieron lograr que estos testigos no se contradijeran en lo que decían como también se exigía...       

        En todo juicio que estuviera en juego una vida se le recordaba al testigo, como manera de desanimarlo a que mintiera, lo siguiente:

                “Recuerda testigo que una cosa es dar testimonio en un juicio que trate de cuestiones de dinero y que otra cosa es en un juicio que tenga en juego la vida de una persona. En juicio que trate de dinero si tu testimonio hace algún mal, el dinero puede repararlo, pero si pecas en este caso, la sangre inocente del acusado y la de su descendencia te será imputada, hasta el final de los tiempos”.

        Esa reunión nocturna del Sanedrín comenzó como una corte para hcer justicia y terminó en un despliegue histérico de odio con golpes y puñetazos.

 

1. - SIGNIFICADO DEL MESÍAS:

        Este título fue dado a Jesús y es una transliteración del término hebreo MASHIAKH (“Ungido”) que en la LXX se traduce JRISTÓS en griego (“Ungido”).

        En tiempos Bíblicos: Se ungía al rey, al sacerdote y al profeta, y de ahí el término “ungido” se llegó para mostrar que Dios había designado a una persona para algún trabajo especial (Ej: Saúl 1 S. 10:1 – David 1 S. 16: 13 – Ciro: Is. 45:1).

1.1 - A. TESTAMENTO

         Desde Amós (S. VIII a.C.) en adelante el Mesías esperado, sería alguien con Poder sin límites que establecería la paz y la justicia sobre el mundo (Is. 9:7 -  Os. 14:2 al 9 – Am. 9:11 al 15).

        La segunda parte de Isaías hace énfasis en la figura de que el Mesías sería “Siervo de Jehová” , que en lugar de dominar, es oprimido y angustiado, y en vez de vengarse de sus enemigos, humildemente acepta el castigo injusto de éstos (Is 53:1 al 9).

        Jeremías hace énfasis en que tendría una función sacerdotal y representa a Dios dentro del pueblo escogido, y que también representa al pueblo ante Dios, teniendo incluso el derecho de “Perdonar sus pecados” (Jer 23:5-6; 33:8,15 al18).

        Zacarías muestra al Mesías como “justo, salvador humilde” (Zac 9:9).

1.2 - PERÍODO INTERTESTAMENTARIO:

        Basado en los libros Apócrifos (en especial los Salmos de Salomón) presenta la idea de un Mesías político – militar... En Apocalipsis de Esdras y Baruc el Rey destruye a los enemigos de Israel y establece un reino perfecto.

        En Enoc 48:10 y 52:4 indica que sería en parte humano y en parte divino, por lo que podría establecer el Reino de Dios sobre la Tierra.

         Esta era la idea que se difundió en los tiempos de Jesús.

1.3 - N. TESTAMENTO:

        En los Evangelios Sinópticos se le da el título concientemente de Mesías (Mr 8:29 – 14:61 y 15:2.

        Jesús no adopta el uso común de Mesías, no por no tener el derecho a usarlo, sino debido a la connotación política y vengativa que conllevaba dicha distinción.

         Jesús prefiere llamarse el Hijo del Hombre ya que es él el Siervo Sufriente (Mr 8:31 y 10:43 al 45).

         En Hch 2:36 se lo menciona como Mesías por sus obras y por la profecía cumplida por él en su ministerio.

        En las Epístolas de Santiago, Pedro, Juan y Judas, hombres que acompañaron al Señor en los días de su carne, ‹Jesucristo› es el orden invariable (en vm) del nombre y título, porque este fue el orden de su experiencia; lo conocieron primero como ‹Jesús›, llegando a aprender, finalmente, en su resurrección, que Él era el Mesías...

        Pero Pablo llegó a conocerlo por primera vez en la gloria celestial (Hch 9.1-6), y siendo así su experiencia la inversa de la de los otros, se halla frecuentemente el orden inverso, ‹Cristo Jesús›, en sus epístolas, pero, exceptuando Hch 24.24, no aparece en ningún otro lugar de la vm.

2. - CUESTIONAMIENTO DE LA MESIANIDAD DE CRISTO EN TODOS LOS TIEMPOS:

        En todos los tiempos, uno de los aspectos más rechazados de Jesús ha sido su título de Mesías o Cristo y como Hijo de Dios que declaró en su pregunta, el Sumo Sacerdote en este juicio del Sanedrín.

        Ya durante los primeros siglos de la Iglesia se desarrolló lo que se ha denominado las controversias cristológicas para condenar herejías como los ebionitas, los docetas, el monarquianismo, el arrianismo, el apolinarismo, el nestorianismo, el monofisismo, etc. que aún perduran (Test. De Jehová)...

        No nos debe asombrar que existan detractores de Jesús y de sus escogidos que se desaten de manera implacable como los que se ven en los medios masivos de comunicación...(ver Artículo de la Voz del Inteior).

        El Señor Jesús ya lo alertó y nos previno sobre el hecho que en los postreros tiempos vendrían personas que se arrogarían el derecho de ser el Mesías de Dios (Mt 24:23 al 26)....

3. - NUEVOS MESÍAS:

        Permanentemente están apareciendo personas que se definen a sí mismo como Mesías y en especial parece que los Argentinos tienen especial predilección (Art. de la V. del Interior).

im1.jpg im3.jpg
im5.jpg im6.jpg

4. - EL VERDADERO MOTIVO DE NO RECONOCER LA MESIANIDAD DE JESÚS: REBELDÍA EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE

im7.jpg        EL HOMBRE QUIERE SER SU PROPIO DIOS. EL TÉRMINO “SEREIS COMO DIOSES”, AÚN RESUENA EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE...

        EL HOMBRE QUIERE SER EL QUE MANEJA A DIOS... QUIERE UN DIOS A SU MEDIDA QUE LO PUEDA MANEJAR A SU PROPIO DESEO.

        PELIGRO PARA EL CRISTIANO: EN EL FONDO TAMBIÉN QUEREMOS MANEJAR LO QUE DIOS NOS DICE EN SU PALABRA A NUESTRO PROPIO ANTOJO.

        Existe una decisión que deberemos tomar en nuestra vida. ¿Cuál será la que ud. tome?.

Rubén Salcedo


print
  Comentarios