ENSEÑANDO SABIDURÍA A NUESTROS HIJOS- Pr. 10:1 – Sal 111:10

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 07/abr./2019
Categorías: Series de Estudios, Como ser Padres Cristianos Victoriosos

Más allá de las verdades básicas del Evangelio, hay también muchas lecciones bíblicas fundamentales
acerca del carácter, de la integridad, justicia, prudencia, discernimiento, Y todas las cuestiones prácticas de
la vida. A los padres se les entrega el deber de instruir con cuidado A los hijos en la sabiduría de la Piedad
en todas esas cuestiones...
El libro de Proverbios en el Antiguo Testamento es un sumario inspirado de esta sabiduría práctica. Los
dichos registrados allí fueron reunidos por Salomón para su hijo. La mayor parte de ellos fueron
efectivamente escritos por Salomón, pero algunos otros fueron recopilado por él. Así lo mejor de la
sabiduría de varios sabios antiguos ha quedado recopilado en el libro de Salomón de Proverbios con el
sello de la inspiración, lo que garantiza que estos dichos son útiles “para enseñar, para redargüir, para
corregir, para instruir en justicia (2da. Ti. 3:16)...
INTRODUCCIÓN A LA SABIDURÍA PRÁCTICA:
Como hemos observado en estudios anteriores, los dichos de Proverbios deberían ser considerados Como
axiomas, no como promesas inviolables. Por ejemplo, muchos versículos en Proverbios sugieren que la
calamidad pertenece a los malvados, y la prosperidad a los justos. Proverbios 11:8 dice: “El justo es liberado
de la tribulación; mas el impío por su impiedad caerá”. Esto es generalmente cierto como principio, pero
desde luego no es una regla sin excepciones. Sabemos que los malvados sí prosperan en ocasiones (Sal.
73:3; Jer. 12:1). Y los justos sí caen a veces en tribulación (2da. Tes. 1:47). “Justo hay que perece con su
justicia, y hay impío que por su maldad alarga sus días” (Ecl. 7:15). De modo que el axioma de Pr. 11:8 no
tienen el objeto de ser una promesa que pueda ser reivindicada en cada situación específica.
Sí que es generalmente verdad, sin embargo, que la prosperidad pertenece al justo, y que la tribulación
sobreviene a los malvados. Cualquier prosperidad de la que gocen los malvados y cualquier sufrimiento que
los justos deban soportar, sólo son temporales. De modo que la sabiduría que el proverbio comunica es
ciertamente sana...
La sabiduría es el tema acerca del que discute el libro de Proverbios. La palabra sabiduría domina el libro. A
veces se usan sinónimos (o casi sinónimos) como instrucción, entendimiento o discreción. Todas esas
palabras son sencillamente elementos de la verdadera sabiduría. Conocer, comprender, recibir instrucción, y
tener discreción es actuar con sabiduría. Observa con atención que la verdadera sabiduría incluye no
simplemente un contenido intelectual, sino también una conducta práctica. La sabiduría abarca no sólo lo
que conocemos sino también lo que hacemos y en ocasiones lo que no hacemos. "El sabio teme y se
aparta del mal" (14:16). "El que refrena sus labios es prudente" (10: 19). "El que gana almas es sabio"
(11:30). "El que obedece al consejo es sabio" (12:15). Salomón expuso repetidas veces la relación entre la
sabiduría y la conducta recta. Es desafortunado que no se mantuviese fiel a este principio en su propia vida
posterior…
LA PERSONIFICACIÓN DE LA SABIDURÍA:
En Proverbios 1:20 al 21 se personifica la sabiduría… ¿Y acerca de qué alza la voz? Está llamando a los
simples a que dejen de ser ingenuos. Está llamando a los escarnecedores y a los necios para que se
vuelvan hacia la sabiduría (v. 22)…
Todo el libro de Proverbios se hace eco de este llamamiento a la sabiduría…
La principal exhortación del padre a su hijo es esta: "Sigue la sabiduría". Todo el capítulo 8 tiene que ver
también con seguir la sabiduría. El v. 11 dice: "Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; y

todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella". Luego la sabiduría personificada habla de
nuevo en Pr. 8:12-21…
Los versículos que siguen son muy claros e identifican a Cristo Jesús como la verdadera personificación de
toda la sabiduría (Pr. 8: 22-30)...
Así, Jesucristo encarna y personifica toda auténtica sabiduría. Él es la suma de toda sabiduría. "En (Él)
están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento" (Col. 2:3). Y así, vemos de nuevo que
la tarea pedagógica de los padres se reduce a enseñar a nuestros hijos acerca de Cristo Jesús…
LECCIONES VITALES PARA LA VIDA:
1.- ENSEÑA A TUS HIJOS A TEMER A DIOS:
Dice Pr. 1:7 que “El principio de la sabiduría es el temor a Jehová”. Pr. 9:10 insiste en lo mismo… LA
CRIANZA EFICAZ DE LOS HIJOS COMIENZA LITERALMENTE INCULCANDO EN ELLOS UN
APROPIADO TEMOR DE DIOS… Esto no se trata de tenerle miedo a Dios por considerar que es
malévolo...
El Temor a Dios tiene dos aspectos:
A) La Reverencia: Implica esa clase de respeto y de veneración que resulta en temor ante la presencia de
una majestad tan absoluta (1) Podríamos compararla con la reverencia que tendríamos si fuéramos a visitar
al rey y a la reina de Holanda de manera que guardaríamos una reverencia respetuosa por la figura que
representan.
B) El Temor del desagrado de Dios. La fe genuina reconoce el derecho que Dios tiene para disciplinar y a
juzgar y castigar al pecador irreverente (1). Podríamos compararlo a la reverencia y respeto y verdadero
temor que tendríamos delante de un juez de la Suprema Corte de Justicia que nos tuviera que juzgar por
cometer un delito injustificable delante de la justicia de nuestro país.
Cuando enseñes a tus hijos acerca de Dios, asegúrate que comunicarles una plena apreciación de todos
sus atributos. Los niños deben saber, incluso desde la edad más tierna, que Dios está airado con los
malvados, y que Él ciertamente castigará a los malhechores (Sal. 7:11-13). El material preparado para niños
pequeños muestra demasiadas veces sólo los atributos amables, gentiles y bondadosos de Dios. Se le
presenta como si fuera un ser a imagen de un bondadoso abuelo: un dios insípido de hechura humana, más
parecido a papá Noel que al Dios de las Sagradas Escrituras. Este es un grave error, y muy probablemente
explica la actitud descuidada que muchos en nuestra sociedad tienen acerca de Dios. Suponen
erróneamente que sea cual sea la naturaleza de Dios, en último término será inofensivo y bondadoso,
incluso hacia los que le han desobedecido…
Tus hijos necesitan crecer con la conciencia de que cuando hacen algo malo, no sólo están irritando a
mamá; no sólo están enfrentándose con papá; no sólo causan desorden en la familia. Cuando
desobedecen, lo que hacen es enfrentarse con un Dios Santo que aplica las consecuencias a aquellos que
violan sus justos principios...
Desde su más tierna edad, enseña a tus hijos que el pecado es una ofensa capital contra un Dios Santo.
Enséñales que Dios no puede ser burlado, y que segarán las amargas consecuencias de todo pecado que
siembren. Inculca en ellos un sano temor a Dios. Sin esta clase de temor, el arrepentimiento genuino no es
ni siquiera posible…
2.- ENSEÑA A TUS HIJOS A GUARDAR SUS MENTES:
Este es un principio que los padres deben recalcar más que nunca, especialmente en la era del Internet:
Enseña a tus hijos a guardar sus mentes. Pr. 4:23 dice: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
porque de él mana la vida". La Biblia se refiere al “corazón" Como la sede tanto de las emociones como del
intelecto. A menudo se emplea como sinónimo de mente. "Porque cuál es el pensamiento en su corazón, tal
es él" (23:7)...
El ataque en contra del pensamiento recto se lanza desde diversos frentes: la televisión, la radio, el cine, la
música, el Internet, y en la actualidad incluso desde los curriculum escolares. De modo que la tarea del
padre es desde luego formidable como lo indica Dt. 6:6 - 7 con el que empezamos esta serie..
Debes también instruirlos para que sean sabios y capaces te discernir. Debes enseñarles cómo cultivar
pensamientos sanos. Como escribió el Apóstol Pablo a los filipenses: "Todo lo que es verdadero, todo lo
honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen hombre; si hay virtud alguna, si
algo digno de alabanza, en esto pensad" (Fil. 4:8).
Nuestra conducta procede de nuestros pensamientos. A esto se refería Jesucristo al decir: "Lo que del

hombre sale, eso contamina al hombre. Porque de dentro del corazón de los hombres, salen los malos
pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricia, las maldades, el
engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro
salen, y contaminan al hombre" (Mc. 7:20-22).
3.- ENSEÑA A TUS HIJOS A OBEDECER A SUS PADRES:
El primer llamamiento directo que hace Salomón A su hijo en el libro de Proverbios es este: "Oye, hijo mío,
la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre" (1:8). También lo aclara en este mismo
libro en Pr. 4:1 al 4; 6:20 al 23…
En Pr. 30:17 tenemos una pintoresca advertencia al hijo extraviado: "El ojo que escarnece a su padre y
menosprecia la enseñanza de la madre, los cuervos de la cañada lo saquen, y lo devoren los hijos del
águila"...
Como observa el apóstol Pablo en Ef. 6:2-3, el primero de los Diez Mandamientos que va acompañado de
una promesa para los que lo obedecieran es el Quinto Mandamiento: "Honra a tu padre y a tu madre, para
que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da" (Éx. 20:12). Es responsabilidad de los padres
instruir al niño en la obediencia desde el momento en que el hijo aprende el sonido de la voz de su padre...
Esto involucra disciplina y, cuando sea necesario sanción y corrección. Los padres que no corrigen a sus
hijos desobedientes están exhibiendo una vergonzosa falta de amor. "Quién detiene la vara odia a su hijo;
más el que le ama, le corrige con empeño" (13: 24). Leer Pr. 3:11-12...
La desobediencia, la crueldad hacia otros niños, y la falta de respeto a los adultos son cuestiones morales.
Asignar un nombre clínico a una mala conducta persistente y usar esto como excusa para una conducta
pecaminosa es un grave error. La desobediencia es pecado, sean cuales sean los factores que conformen
las aptitudes naturales del niño…
4.- ENSEÑA A TUS HIJOS A ESCOGER A SUS AMISTADES Y COMPAÑEROS:
Puede que no haya ningún principio más vital Y sin embargo más descuidado que este: enseña a tus hijos
a escoger sabiamente a sus compañeros. Salomón escribió: "El que anda con sabios, sabio será; mas el
que se junta con necios será quebrantado" (Pr. 13:20)...
La responsabilidad de enseñar a los niños cómo escoger con sabiduría a sus amigos es por ello un
elemento fundamental del éxito en la crianza bíblica de los hijos...
El Apóstol Pablo escribió: "No se equivoquen (“no erréis” - VRV); las malas conversaciones corrompen las
buenas costumbres" (1ra. Co. 15:33). Cada padre ha de tomarse este deber muy en serio... Es imposible
exagerar la importancia de este principio para nuestros hijos. La sabiduría es más o menos recapitulada en
la capacidad de evitar compañeros perjudiciales. (Leer Pr. 2:10-15).
5.- ENSEÑA A TUS HIJOS A CONTROLAR SUS APETITOS:
El Apóstol Pablo escribió a Timoteo: "Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el
amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al señor" (2da. Tim. 2:22). Es significativo que el
apóstol se refiera a las pasiones juveniles…
El padre sabio se dará cuenta de que todos los adolescentes desarrollan poderosas pasiones que pueden
conducirles a la tragedia a no ser que aprendan a controlar sus apetitos. Leer Pr. 2:16-19…
En Pr. 7 Salomón quiere destacar de una manera gráfica los peligros de la ingenuidad y la importancia de
no ceder a una pasión desenfrenada. Casi todo el capítulo se dedica a una escena en la que actúan una
seductora mujer y su ingenua víctima, “un joven falto de entendimiento" (v. 7)...
La moral de la historia de Salomón es una verdad que los padres deben enseñar a sus hijos acerca del
mortal peligro de sucumbir a los deseos carnales (Pr. 7:24-27)…
6.- ENSEÑA A TUS HIJOS A GOZAR DE SUS RESPECTIVOS CÓNYUGES:
La enseñanza anterior tiene también su reverso. Enséñales a canalizar sus pasiones juveniles hacia fines
rectos. De madera específica, enséñales a reservar sus pasiones sexuales en exclusiva para sus
respectivos cónyuges, y enséñales con ello a ser fieles en el matrimonio. (Leer Pr. 5:15).
Salomón escribió todo un libro de la Biblia, el Cantar de los Cantares, celebrando los goces de la relación
conyugal. Desdichademente, el mismo Salomón tomó múltiples esposas, destruyendo con ello la perfecta
unión entre un hombre y una mujer que debía constituir el matrimonio (Gén. 2:24). Sin embargo el libro
Cantar de los Cantares sigue manteniéndose como un cántico inspirado acerca de cómo debe ser la
relación matrimonial ideal.
En 1ra. Ts. 4:3-5 dice: “Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

que cada uno de vosotros sepa cómo poseer su propio vaso en santidad y honor”. Hay una demanda de
fidelidad dentro de los versículos del matrimonio, que en el designio de Dios es una unión entre dos
personas que vienen hacer una sola carne (Ef. 5:31)…
7.- ENSEÑA A TUS HIJOS A VIGILAR SUS PALABRAS:
En Pr. 4:24 Salomón exhorta a su hijo: "Aparta de ti la perversidad de la boca, y aleja de ti la iniquidad de los
labios". Los padres deben enseñar a sus hijos a vigilar sus palabras. A decir la verdad. A decir aquello que
edifica, no aquello que daña a otros. Y a mantener las palabras limpias...
Los proverbios de Salomón están llenos de observaciones acerca de la importancia de vigilar las palabras
que uno emplea."Manantial de vida es la boca del justo" (10:11). "Plata escogida es la lengua del justo" (v.
20). "Los labios del justo saben hablar lo que agrada" (v. 32). "Hay hombres cuyas palabras son como
golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina" (12:18)...
Observemos de manera especial Pr. 12 22: "los labios mentirosos son abominación a Jehová; pero los que
hacen verdad son su contentamiento". Una lección que siempre debemos reforzar en nuestros hijos es la
importancia de decir la verdad. Esta es una lección vital, porque si alguien puede cauterizar su conciencia
hasta ser capaz de vivir en la mentira, esta persona será capaz de cualquier pecado. Si puedes cubrir un
pecado con una mentira, y si condicionas tu conciencia a tolerar aquella mentira, tu conciencia llegará a
hacer un efecto y inútil para preservarte de ningún pecado.
Aquí tenemos otra importante lección acerca de la vigilancia de tus palabras: "En las muchas palabras no
falta el pecado; mas el que refrena sus labios es prudente" (10:19). Enseña a tus hijos que con frecuencia
más prudente no hablar. Santiago lo escribió en Stg. 3:8. Así, enseña a tus hijos que a veces es mejor no
decir nada…
8.- ENSEÑA A TUS HIJOS A LLEVAR A CABO SU TRABAJO:
Enséñales el valor del trabajo duro conforme a Proverbios 6:6 al 8.
Casi cualquiera trabajará duro, o parecerá que lo hace, cuando el jefe está vigilando. Pero la hormiga
trabaja duro aunque no tiene jefe. Los hijos trabajarán si tú estás ahí presente con tu supervisión y
amonestación. Pero ¿trabajarán si no estás presente? Tendrán que aprender a trabajar por su propia
iniciativa si quieren triunfar en la vida…
También necesitan aprender cómo planificar por adelantado. La hormiga sabe cómo preparar su comida en
verano, anticipándose al invierno venidero...
También los padres no deben permitir que sus hijos desarrollen hábitos de pereza y holgazanería. Deben
estimular a sus hijos a llevar a cabo su trabajo con solicitud y así tener sustento abundante, además de
ganarse el respeto de los demás (Pr. 22: 29 y 10:4-5)…
9.- ENSEÑA A TUS HIJOS A ADMINISTRAR SU DINERO:
Cuando tus hijos trabajan, hay una novena lección que deben aprender: Cómo administrar su dinero con
sabiduría. Pr.3:9-10 dice: "Honra al señor con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán
llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosaran de mosto”...
Las primicias pertenecen al Señor. Y no sólo las primicias, si no todas nuestras posiciones deben ser usada
para la gloria de Dios. Por tanto, si quieres que tus hijas e hijos conozcan la plenitud de la bendición de
Dios, enséñales a dar generosamente al Señor, y enséñales cómo usar su recurso para honrarle. Aparte
esta es la principal lección acerca del dinero: deberíamos usarlo para honrar el Señor...
También hay lecciones importantes: “no te afanes por hacerte rico" (23 2.4). "El que confía en la riqueza
caerá" (11:28). "El que oprime al pobre para aumentar sus ganancias, o que da al rico, ciertamente se
empobrecerá" (22:16)...
La forma en que uno administra su dinero es una cuestión moral y espiritual. Asegúrate de que tus hijos
comprendan bien esto…
10.- ENSEÑA A TUS HIJOS A AMAR A SUS SEMEJANTES:
Finalmente, enseña a tus hijos a amar a sus semejantes. Enséñales a valorar la bondad, la misericordia, y
la compasión conforme a Pr. 3:27 al 29...
El principio de amar a los enemigos forma parte también de la sabiduría que registra Proverbios 25:21-22...
Cristo Jesús dijo que el mandamiento de amar al prójimo es el segundo mandamiento más grande de la Ley
(Mt. 22:39). El mayor mandamiento, naturalmente, es Dt. 6:5: "Amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón,
y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas". Toda la Ley y los profetas esplendente estos dos
mandamientos...

CONCLUSIÓN:
Es el deber de los padres de enseñar a sus hijos a temer a Dios. De lo contrario Satanás les enseñará a
odiar a Dios. Si descuidan enseñarles a guardar sus mentes, Satanás les enseñara a tener mente
corrompidas. Si descuidan enseñarles a obedecer a sus padres, Satanás les enseñará a revelarse y a partir
los corazones de sus padres. Si descuidan enseñarles a escoger con cuidado su compañías, Satanás
escogerá compañías para ellos. Si descuidan enseñarles a controlar sus deseos, Satanás les enseñará
cómo satisfacer estos deseos. Si descuidan enseñarles como gozar de los propios de sus propios
cónyuges, Satanás les enseñara a destrozar sus matrimonios. Si descuidan enseñarles a vigilar sus
palabras, Satanás llenará sus bocas de inmundicia. Si descuidan enseñarles a llevar acabo su trabajo,
Satanás convertirá la holgazanería de ellos en un instrumento del infierno. Si descuidan enseñarles a
administrar su dinero, Satanás les enseñará a malgastarlo viviendo perdidamente. Y si descuidan
enseñarles a amar a su prójimo, Satanás les enseñará a amarse solo así mismo. Tenemos una gran
responsabilidad para con esta generación, y con la venidera.(1).
¡S.D.G!
BIBLIOGRAFÍA:
1.- CÓMO SER PADRES CRISTIANOS EXITOSOS. John Mac Arthur. Edit. Portavoz.


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.