LA NECEDAD - Pr. 10:1


Autor: Miguel Micolini
Publicado: 15/sep./2019
Categorias: Series de Estudios, Sabiduria de Dios para vivir


 

Al estudiar la serie de Proverbios, estamos enfocándonos, en la sabiduría, que se distingue del mero conocimiento en que se aplica al diario vivir, no es solo teoría. Saber para ser, para hacer.

En otro contexto, un proverbio equivale a los refranes usados en nuestra cultura. Otra fuente es: las fábulas. Estos son relatos breves y fantasiosos, muchas veces con personificación de animales, que nos deja una enseñanza para la vida, que llamamos MORALEJA.

Recordemos “La liebre y la tortuga”, de autoría de Esopo, y reedita luego por Samaniego entre otros.

En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa y vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era el animal más veloz del bosque, y que se pasaba el día burlándose de la lentitud de la tortuga.

- ¡Eh, tortuga, no corras tanto! Decía la liebre riéndose de la tortuga.

Un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la liebre:

- Liebre, ¿vamos a hacer una carrera? Estoy segura de poder ganarte.

- ¿A mí? Preguntó asombrada la liebre.

- Sí, sí, a ti, dijo la tortuga. Pongamos nuestras apuestas y veamos quién gana la carrera.

La liebre, muy engreída, aceptó la apuesta prontamente.

Así que todos los animales se reunieron para presenciar la carrera. El búho ha sido el responsable de señalizar los puntos de partida y de llegada. Y así empezó la carrera:

Astuta y muy confiada en sí misma, la liebre salió corriendo, y la tortuga se quedó atrás, tosiendo y envuelta en una nube de polvo. Cuando empezó a andar, la liebre ya se había perdido de vista. Sin importarle la ventaja que tenía la liebre sobre ella, la tortuga seguía su ritmo, sin parar.

La liebre, mientras tanto, confiando en que la tortuga tardaría mucho en alcanzarla, se detuvo a la mitad del camino ante un frondoso y verde árbol, y se puso a descansar antes de terminar la carrera. Allí se quedó dormida, mientras la tortuga seguía caminando, paso tras paso, lentamente, pero sin detenerse.

No se sabe cuánto tiempo la liebre se quedó dormida, pero cuando ella se despertó, vio con pavor que la tortuga se encontraba a tan solo tres pasos de la meta. En un sobresalto, salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era muy tarde: ¡la tortuga había alcanzado la meta y ganado la carrera!

Ese día la liebre aprendió, en medio de una gran humillación, que no hay que burlarse jamás de los demás. También aprendió que el exceso de confianza y de vanidad, es un obstáculo para alcanzar nuestros objetivos. Y que nadie, absolutamente nadie, es mejor que nadie.

Esta fábula enseña a los niños que no hay que burlarse jamás de los demás y que el exceso de confianza puede ser un obstáculo para alcanzar nuestros objetivos.

El tema de hoy, nos centra en el personaje de la libre. En lo que ella podría o debería haber hecho.

Veamos la definición de NECIO, de la Real Academia Española:

 

Del lat. nescius.

1. adj. Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber.

2. adj. Falto de inteligencia o de razón. 

3. adj. Terco y porfiado en lo que hace o dice. 

Hablamos de hacer un ejercicio correcto acorde a nuestras capacidades, no de “discapacidad”, o indisponibilidad involuntaria. Al igual que la liebre que estaba ampliamente mas adaptada para una carrera, que la tortuga.

El énfasis parece ser en la importancia de desaprender posicionamientos o conductas que atentan contra el ser sabios.  EN FORMA CONTRASTANTE. NO-NECEDAD=SABIDURIA

 

El necio se nos presenta con mucha amplitud en proverbios, en contraste con el sabio.

Aparece 70 veces “necio”, más que sabiduría (54 veces), sobre casi 120 veces en total en la Biblia (Biblie Gateway, versión RVC).

 

En proverbios encontramos las siguientes palabras sobre el punto:

 

  1. El simple. Persona crédula, fácilmente engañado, tonto
  2. El necio, hay tres palabras en hebreo:
  • “Kess-eel”, Obstinado, porfiado.
  • “ev-eel”, Estupidez y terquedad.
  • “nabal”, Grosería, tosquedad, u ordinariez (Ej. Nabal 1Sa.25:14-17)
  1. El escarnecedor. Un burlador, que hace mofa.

 

La “no-necedad”, es necesaria para ser sabios.

De los versículos donde se menciona la palabra necio podemos señalar:

  1. La necedad asociada con el hablar.

 

Fíjate en la gente que habla a la ligera: ¡más se espera del necio que de esa gente!

Proverbios 29:20

 

El necio provoca su propio mal; con sus propios labios se tiende una trampa.

Proverbios 18:7

Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.

Proverbios 17:28

  1. La necedad debe ser disciplinada o será castigada.

(destaca rol clave de la paternidad)

 

La necedad va ligada al corazón del joven,

pero la vara disciplinaria le quita lo necio.

 Proverbios 22:15

 

  • Contraste entre el justo y el malvado  Los proverbios de Salomón. El hijo sabio alegra a su padre; el hijo necio entristece a su madre.

Proverbios 10:1

 

A los burlones les espera la sentencia; a la espalda de los necios, los azotes.

Proverbios 19:29

Para el caballo, el látigo; para el asno, el freno; para la espalda del necio, la vara.

Proverbios 26:3

  1. Afecta a otros, es peligrosa para otros.

Recurrir a un necio como mensajero es lo mismo que amputarse los pies; ¡es arriesgarse a pasar un trago amargo!

Proverbios 26:6

 

Las palabras del necio provocan contiendas; sus labios convocan a los golpes.

Proverbios 18:6

  1. La necedad es muy difícil de sacar. El panorama de cambio positivo es sombrío.

 

Aunque machaques al necio en un mortero, como se machacan los granos de trigo, su necedad no se apartará de él.

Proverbios 27:22

 

El deseo cumplido es causa de alegría, pero los necios detestan apartarse del mal.

Proverbios 13:19

 

No trates de hacerte oír por un necio, porque éste no apreciará tus sabias razones.

Proverbios 23:9

¿Qué es más difícil, tomar un nuevo aprendizaje o desaprender uno necio?

Es una pregunta amplia. Tal vez este énfasis de proverbios, no indica que lo segundo es más difícil.

 

Pero es en el Salmo 14:1-3 donde leemos:

 

“Dentro de sí dicen los necios: «Dios no existe.» Corrompidos están.

 Sus hechos son repugnantes. No hay nadie que haga el bien.

Desde el cielo, observa el Señor a la humanidad, para ver si hay alguien con sabiduría,
que busque a Dios.Pero todos se han desviado; todos a una se han corrompido.
No hay nadie que haga el bien; ¡ni siquiera hay uno solo!”

 

La mayor necedad es no RECONOCER A DIOS

 

Y quienes creemos permitir que nuestras necedades nos priven de la vida abundante que Jesús prometió a los que creemos en él. Juan 10:10

 

Nos centramos en tomarlo como un problema del corazón, es allí donde se libra la batalla cruda contra nuestra necedad. Se lucha con honestidad e integridad en nuestra intimidad. David, nos dice en el Salmo 51, donde se aclara: Al músico principal. Salmo de David, cuando Natán el profeta fue a hablar con David por causa de su adulterio con Betsabé:

 

¡Mírame!  amas la verdad en lo íntimo; ¡haz que en lo secreto comprenda tu sabiduría!

Salmos 51:6

DISCIPLINA DE LA HONESTIDAD (ALETEHIA)

“Aprender a decir la verdad aun cuando una mentira funcionaria mejor, o cuando una mentira sería más conveniente.”

ALETEHIA: (griego) No cubierto, no enterrado, no escondido.

Se trata de ser honesto, abierto, y de traer las cosas a la luz,

ENTRE NOSOTROS DEBE PRIMAR LA VERDAD

…para que ya no seamos niños fluctuantes, arrastrados para todos lados por todo viento de doctrina, por los engaños de aquellos que emplean con astucia artimañas engañosas, sino para que profesemos la verdad en amor Efesios 4:14-15

Por eso cada uno de ustedes debe desechar la mentira y hablar la verdad con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Efesios 4:25

Confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es muy poderosa y efectiva. Santiago 5: 16

 

Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndelo cuando él y tú estén solos. Si te hace caso, habrás ganado a tu hermano. Mateo 18:16

 

El Señor está en medio de ti, y te salvará con su poder; por ti se regocijará y se alegrará; por amor guardará silencio, y con cánticos se regocijará por ti. Sofonías 3:17

 

Nuestro hablar debe ser:

 

  1. Con SINCERIDAD, en la verdad
  2. Con amor.
  3. Señalamientos en privado.
  4. Con empatía, deseo del crecimiento del otro.

 

¿En la práctica como hacemos esto? ¿Por dónde empezamos?

 

  1. Aceptar la honestidad en la oración. Ya vimos el ejemplo de David.

 

  1. Sea honesto en su diario. Anotaciones devocionales. Lleve un registro, un cuaderno, anote las “necedades”, a las que el Señor le traiga luz.

 

  1. Sea honesto con amigos íntimos y líderes espirituales.

 

¿Quiénes son mis amigos mas cercanos? ¿Quiénes son los directores espirituales en mi vida? ¿Quiénes las personas que son un lugar seguro?

 

“… es hora de que el cuerpo de Cristo comience a modelar la vulnerabilidad como una fuerza y con como una debilidad. Durante mucho tiempo hemos tenido personas que modelan el cristianismo como un tipo de perfección sin pecado, donde no hay luchas, ni dolor, ni sufrimiento, y eso simplemente no es la realidad. Creo que incluso muchos lideres necesitan modelar la vulnerabilidad, no como una debilidad, sino como una fortaleza, porque es en nuestro quebrantamiento y en nuestra debilidad donde la fuerza de Dios se perfecciona.”    Pr. Ron Walborn.

 

 

 

Bibliografía:

  • Ron Walborn. “Aletheia”. Sesión de video.  Materia “Disciplina Espiritual” Haggai Internacional.
  • Mark Reeves. “Estudios sobre el libro de Proverbios”. Edición del autor. 
  •  

Recursos en Web:


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.