ADORANDO AL DIOS CONOCIDO, EL CUAL SE NOS HA REVELADO - Hch. 17:22 al 31 – Ap. 4:1 al 4 y 8 al 11 – 1:10 al 18 – He. 11:6

Autor: Pr. Rubén Salcedo
Publicado: 26/ene./2020
Categorías: TODO LO QUE RESPIRE, ALABE A JEHOVÁ

INTRODUCCIÓN:

         Como dice el pastor y teólogo Dr. Miguel Nuñez, una de las características más distintivas de la fe cristiana, a diferencia de todas las demás, es que muestra a un Dios Eterno que está en busca del hombre perdido. Desde el Comienzo, cuando Dios escogió a un Pueblo por medio del cual vendría la Salvación, Israel. Allí se presentó por medio del Tabernáculo, donde habitaba la “Shekinah” de Dios, donde las demás tribus lo rodeaban. Evidenciando así el mismo como el centro espiritual de la nación (Nm. 2)…

         Luego, se reveló a través del Templo donde al ser invocado el nombre del Señor por el rey Salomón, la Gloria de Dios cubrió el templo de tal manera que los sacerdotes no podían entraren el mismo (2da. Cr. 7:1 al 3). Finalmente, Dios se reveló por medio de su amado hijo que a dejado su Espíritu Santo para habitar en el corazón de todo aquel que invoca el nombre de Dios (He. 1:1 al 3)...

         Este Dios, eternamente infinito, cuando se reveló a sí mismo a sus siervos, estos como Daniel (Dn. 10:1 al 8) y aun el Apóstol Juan (Ap. 1:17) cayeron desvanecidos ante su presencia, y Habacuc, al oír su voz, se le estremecieron las entrañas (Hab. 3:16).(2)

         La adoración aceptable demanda que Dios sea conocido. La Adoración no puede surgir de un corazón que no cree, honra y obedece al Dios verdadero. El objeto de nuestra adoración debe ser correcto si nuestra adoración ha de ser aceptable. Debemos tener en cuenta la clase de Dios al que adoramos…

         Dios se ha revelado tan claramente a nosotros en Su Palabra, mediante Su Hijo, que el hombre no tiene escusa si persiste en su incredulidad. Entonces, la fe, y más específicamente la fe en Dios de la forma en que se ha revelado a nosotros, es el requisito fundamental para la verdadera adoración (ver He. 11:6)…

1.- ¿ES EL HOMBRE EL QUE CREÓ A DIOS?:

         Los escépticos dicen, simplemente, que los cristianos inventamos a Dios. La religión, dicen ellos, ha ideado explicaciones sobrenaturales acerca de lo que los hombres no entienden y ciertamente no hay una realidad sobrenatural, sino que Dios es una creación humana…

         Por ej., Sigmund Freud dijo que el hombre inventó a Dios (¡“Una ilusión de infantiloides”!). Esto, por supuesto, es opuesto a lo que dice la Biblia: que Dios creó al hombre… Esto demuestra una visión simplista e ignorante sobre las religiones del mundo. Cuando el hombre se inventa un dios, muy rara vez es un dios salvador y libertador…

         Los dioses inventados por el hombre no le ofrecen apoyo psicológico, sino que son dioses opresores que deben ser aplacados constantemente. En la India, cuando una mujer lanza a su bebé al río Ganges con la esperanza de apaciguar a algún dios, no ve a ese dios como a alguien que la va a librar de sus problemas. Si dios es un ogro aterrador. Los dioses falsos son inventos del hombre, y por lo tanto no son como el Dios verdadero y, de ninguna manera, estos niegan la realidad del Dios verdadero…

         El hombre no hizo a Dios. De hecho, si fuera por el hombre, el Dios de la Biblia no existiría. El hombre que no ha sido regenerado es el aspirante a asesino de Dios. Hace su mejor intento por eliminar a Dios, inventa dioses falsos, postula ideologías para afirmar que Dios está muerto, plantea filosofías y estilos de vida que reafirman que es absurda cualquier idea sobre un Dios eterno y redentor…

         Así ha sido la regla desde Adán y Eva. Inmediatamente después de pecar se escondieron de Dios. Trataron de actuar como si Él no existiera. La humanidad ha seguido este patrón a lo largo de la historia. Romanos 1 nos dice que los hombres saben en su corazón que Dios existe.(1)

2.- ¿PODEMOS ESTAR SEGUROS DE LA EXISTENCIA DE DIOS?

         Si bien no haremos una apología de este tema (ya fue dada por nuestro hermanos Marcos Hussey meses atrás, que podemos ver en nuestra página web), la Biblia presenta, en lugar de probar, la evidencia de Dios. Las Sagradas Escrituras hablan de Dios en el Sal. 90:2. Esta es la clásica afirmación doctrinal sobre Dios. Nos dice que es el único Dios, es eterno y creador… Como cristianos aceptamos una verdad fundamental: Dios existe y, entonces, todo lo demás adquiere sentido

         Los teólogos dan varios argumentos sobre la existencia de Dios. La lógica no puede probar Su existencia, pero nos demuestra claramente que hay más razones para creer en Dios que para no hacerlo…

         Una razón lógica para aceptar la existencia de Dios es el argumento teleológico (“teleos” = “resultado  perfecto”, “final”, o “terminar”). Algo que está completo y terminado muestra la evidencia de un hacedor. Un diseño implica un diseñador. Desbarate su reloj y meta todas sus piezas en su bolsillo. Aunque mueva su pierna durante milenios (si fuera posible), no lo volvería a ver funcionar. Cuando algo funciona, es porque alguien lo hizo funcionar…

         El argumento  “teleológicodice que el orden en el universo es evidencia de que una inteligencia suprema – Dios – lo creó. (1)

         El profesor de matemáticas de Oxford, John Lennox, dice: “Los científicos son todas personas de fe, en el sentido de que creen que el universo es accesible para la mente humana. Y, como señala mi profesor de mecánica cuántica en Cambridge, Sir John Polkinghorne: “La física es incapaz de explicar su fe (nótese su uso explícito de la palabra) en la inteligibilidad matemática del universo”, por la simple razón de que no se puede empezar a hacer física sin creer en esa inteligibilidad”.(3)

         Un segundo argumento sobre la existencia de Dios es el argumento estético, el cual dice que la existencia de la belleza y la verdad hacen pensar que, en algún lugar del universo, tienen que existir un criterio sobre el cual se basen…

         Otro argumento es el volitivo, el cual dice que como el hombre tiene que tomar un gran número de decisiones y tiene la capacidad de tomarlas de forma deliberada, debe existir una Voluntad Infinita en algún lugar, y el mundo es la expresión de tal voluntad…

         También está el argumento moral, el cual dice que el hecho de que sepamos qué está bien y qué está mal, sugiere la necesidad de un criterio absoluto. Si algo está bien o mal, en algún lugar existe Alguien que determina qué es qué...

         El argumento cosmológico es el de la causa y efecto, el cual concluye que alguien hizo el Universo porque cada efecto debe ser fácil de encontrar por una causa. La causa de la infinidad debe ser infinita, la causa de la eternidad debe ser eterna, la causa del poder debe ser omnipotente, la causa del espacio ilimitado debe ser omnipresente, la causa del conocimiento debe ser omnisciente,  la causa de la personalidad debe ser personal,  la causa del sentimiento debe ser emocional,  la causa de la voluntad debe ser volitiva. La causa de los valores éticos debe ser moral, la causa de los valores espirituales debe ser espiritual, la causa de la belleza debe ser estética, la causa de la justicia debe ser santa, la causa de la justicia debe ser justa, la causa del amor debe ser amorosa, la causa de la vida debe ser viviente…

         Pero no es suficiente simplemente con reconocer la existencia de un ser supremo. Einstein reconoció una fuerza cósmica en el Universo, pero pensó que Dios no se podía conocer. Pensó en Dios como una batería cósmica flotante, una fuente de corriente eléctrica de alta potencia que se liberó un día y por eso, resultó el Universo…

3.- DIOS ES UNA PERSONA Y ES UN SER ESPIRITUAL:

         Dios no es sólo una fuerza cósmica. Nuestros atributos de emoción, intelecto y voluntad no surgieron porque sí. Dios nos hizo a Su imagen. Él se ha revelado en la Biblia como una persona y allí se usan títulos personales para describirlo: Se llama Padre, es presentado como un pastor, se le llama hermano, amigo y consejero. Las Sagradas Escritura usa pronombres personales para referirse a Él…

         Dios es espíritu. No existe en un cuerpo que pueda tocarse o verse, como nuestros cuerpos. Jesucristo dijo que es fundamental comprender esto para ofrecerle una adoración aceptable (Jn. 4:24)… Dios no puede reducirse a una imagen física ni a un resumen teológico. Es un espíritu personal y debe ser adorado en plenitud de la eternidad de Su perpetua existencia (Is. 40:18 al 26 habla de ídolos humanos)...

         Debemos tener cuidado de no pensar en Dios en términos humanos. Nm. 23:19 dice: “Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer. ¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice?” Cuando la Biblia habla de los ojos de Dios, o de su brazo, y de otras figuras humanas, está usando términos antropomórficos para que le podamos entender con nuestra mente humana...

4.- DIOS ES ÚNICO. TRINO EN PERSONA, UNO EN ESENCIA:

         Dt. 6:4 fue la clave de la revelación de Dios mismo en el A. Testamento: “Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor”. La verdad de que existe un solo un Dios era fundamental para la identidad de los hebreos y era el rasgo distintivo de la nación israelita, quien vivía en medio de una sociedad politeísta…

         Jesucristo afirmó la importancia del monoteísmo. En Mc. 12, un escriba le preguntó cuál era el mandamiento más importante, respondiendo con la “Shemá” del pueblo de Israel…

         En Jn. 10:30, Cristo Jesús dijo: “El Padre y yo somos uno”. Esta es una declaración de igualdad con Dios y al mismo tiempo, es una reafirmación de que existe un solo Dios...

         El Espíritu Santo también se llama Dios. El Apóstol Pedro le dijo a Ananías en Hch. 5:3 que le había mentido al Espíritu Santo, resaltando luego que le había mentido a Dios. Si mentirle al Espíritu Santo implica mentirle a Dios, quiere decir que el Espíritu Santo es, de hecho, Dios… Existen docenas de pasajes similares...

         ¿Cómo podemos conciliar el hecho de que las Sagradas Escrituras enseña que el Padre es Dios, Jesucristo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y que hay un solo Dios? Todas estas verdades se enseñan claramente en las Sagradas Escrituras en repetidas ocasiones… La forma más sencilla de concebir la Trinidad es leer la Biblia de principio a fin…

         Así, en Gn. 1 la palabra para Dios es “Elohim, la cual está en plural… La palabras iniciales de Génesis podrían traducirse como “En el principio, los Dioses creó...”. El sustantivo está en plural, pero es un concepto en singular. El verbo que le sigue está en singular… Pueden verse otros pasajes como Is. 48:16; Mt. 3:17; Jn. 14:16 y 17; Mt. 28:19; 1ra. Co. 12:4 al 6; 2da. Co. 13:14; 1ra. P. 1:2...

         A lo largo de los siglos, los herejes han tratado de explicar la Trinidad de muchas maneras erróneas y falsas...

         La adoración verdadera tiene como objetivo al único Dios. Como vimos al comienzo de esta serie, la adoración, sin importar cuán hermosa, consecuente o bien intencionada sea, es inaceptable si está dirigida a un Dios falso…

CONCLUSIÓN:

         No existe necesidad de erigir un altar al “dios no conocido” porque Dios se ha dado a conocer.(1). Este mundo sigue negando a Dios y, como dice el tango, “Al mundo le falta un tornillo”, y ese tornillo se llama Dios, aunque este mundo no lo quiera reconocer.

         Si nuestra adoración ha de ser significativa, debe ser aceptable. Debemos buscar ver a Dios de la forma en que Él se ha revelado a nosotros. Un conocimiento íntimo de la persona de Dios es, tal vez, la mayor motivación para una adoración verdadera, rebosante y para toda la vida. Cuando empezamos a conocer a Dios como realmente es, nuestra respuesta es enaltecerlo, darle la gloria por quién es y lo que hace por nosotros.(1)

S.D.G.

BIBLIOGRAFÍA:

1.- ADORAR. ¡LA MÁXIMA PRIORIDAD!. John Mac Arthur. Edit. CLC.

2.- https://www.youtube.com/watch?v=sqFafuwN4yY&feature=youtu.be.

3.- Disparando contra Dios. John C. Lennox. Edit. Andamio.


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.