LA SANTIDAD DE DIOS - Sal 150:6

Autor: Miguel Micolini
Publicado: 16/feb./2020
Categorías: TODO LO QUE RESPIRE, ALABE A JEHOVÁ

Estamos viendo los atributos de Dios.

atributo

Del lat. attribūtum.

  1. m. Cada una de las cualidades o propiedades de un ser.

(Real Academia Española)

De todos los atributos de Dios, este es el que la Biblia pondera más. Lo hace repitiendo tres veces que Dios es “Santo, Santo, Santo”. Esta repetición era un recurso literario del hebreo para expresar la ponderación de una cualidad. Hoy podríamos expresarlo  tal vez que Dios es SUPERSANTISIMO.

Es importante también, en segundo término y estudiando con enfoque para la alabanza, que es también mencionado así en las alabanzas de los coros celestiales en la visión de Isaías y en Apocalipsis (Isaías 6:3 y Apocalipsis 4:8) (Aplicación)

En tercer lugar, como lo vamos a explicar, es uno de las razones de mayor peso vivencial, para que adoremos a Dios.

Versículos Bíblicos:  Isaías 6:1-8 y Amós

  • La santidad de Dios su significado. 

La santidad tiene dos significados, por un lado, pureza moral, rectitud. Ética; y por otro SEPARACION, OTRO o que ES DIFERENTE.

Esto último nos indica que Dios es más alto y superior a todo los demás. El se excluye de todo lo creado, se distingue como separado, especial, propio de si mismo, no que surge de la realidad que vivimos.

Lo “SANTO” pues pasa a ser todo lo que el convierte en especial. Algo que no necesariamente tiene algo intrínseco, en si mismo de virtuoso. Por ejemplo, el suelo que Moisés pisaba frente a la zarza

“Santidad, se refiere a Su separación, Su alteridad, al hecho que es diferente a cualquier otro ser. Indica su perfección completa e infinita” …

Su Santidad es la corona de todo lo que Él es.

 John Mac Arthur

Él es estándar de la Santidad ABSOLUTA

  • La importancia de la Santidad

En primer término, Dios mismo nos señala la importancia de su Santidad, a través, de los diez mandamientos y en el Padre nuestro. SU NOMBRE debe ser SANTIFICADO.

También en su trato con los hombres, a través de acciones contundentes, que se salen de su patrón de misericordia, motivo por el cual aun la humanidad no ha sido completamente destruida.

El teólogo romano Hans Küng (citado por Sproul), plantea en su libro “Justificación”, que la pregunta de como podemos aceptar que Dios haya actuado de manera tan cruel en el Diluvio, con los Israelitas en ocasiones como la rebelión de Coré, no es correcta. Este cuestionamiento a llevado a muchos a decir que el Dios del Antiguo Testamento no es el mismo del Nuevo.

La verdadera pregunta es como un Dios creador, todopoderoso, no ha eliminado por completo a generación tras generación han actuado en desobediencia y profanando su Santidad.

 «Yo aborrezco sus fiestas solemnes. ¡No las soporto, ni me complacen sus reuniones!  Cuando me ofrezcan sus ofrendas y holocaustos, no los recibiré, ni miraré los animales engordados que me presenten como ofrendas de paz.  Alejen de mí la multitud de sus cantos. No quiero escuchar las melodías de sus liras. 

                                                                                                                                                                                                                                                              Amós 5:21-23

  • El hombre frente a la Santidad de Dios.

¿Cómo los hombres enfrentan la Santidad de Dios?

La obra más famosa de Rudolf Otto, La idea de lo sagrado (publicada inicialmente en 1917 como Das Heilige), se cuenta entre los libros más renombrados en el ámbito de la fenomenología religiosa alemana del siglo XX. Actualmente está traducido aproximadamente en veinte lenguas. El libro define el concepto de lo sagrado como aquello que es numinosomisterioso. Otto explicó el concepto de lo misterioso como una «experiencia no-racional y no-sensorial o el presentimiento cuyo centro principal e inmediato está fuera de la identidad».

 Lo numinoso es un misterio que es a la vez terrorífico y fascinante.

Ampliando, la respuesta nuestra es ambivalente, por un lado, nos atrae y nos asombra y por otro lado nos da temor.

¿Y en la Biblia? Al estar en la presencia de Dios uno debe enfrentar su falta de santidad.¡¡EL PATRON EN LAS ESCRITURAS es TEMOR!!

 

“Oí, y se conmovieron mis entrañas; A la voz temblaron mis labios; Pudrición entró en mis huesos, y dentro de mí me estremecí; …”

Habacuc 3:16

“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.

Por tanto, me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.”

Job 42:5-6

 

 

“Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos”

Isaías 6:5

Y ¿frente a Jesús?, su persona inspiraba temor, cuando calmo la tormenta en el Mar de Galilea, la mujer sanada tras tocar su manto, la autoridad con que predicaba, al sanar el endemoniado de Gadara, … por mencionar algunos.

Luego, la presencia espiritual de Dios, es presentada e iniciada como SANTA. Ananías y Safira, pues murieron por mentirle al Espíritu Santo y leemos:

 

Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.

Hechos 5:11

La doctrina define la situación del hombre como DEPRAVACION TOTAL. La antítesis de la Santidad de Dios. Sera por eso que los hombres, reflexionaba Calvino, somos propensos a mirar hacia el piso. La humanidad se pasa huyendo de la presencia santa de Dios.

 En la actualidad, la sociedad sufre la acción del diablo cuya tarea es CEGAR a los hombres para que no miren a Dios.

Muchos rechazan la oportunidad que viene con el evangelio, porque no están dispuestos a cambiar, aman mas su pecaminosidad, como leemos en Juan capítulo tres, luego del famoso versículo 16.

Tenemos una fuerte tendencia a la autojustificación. No somos autocríticos, pero si somo propensos a ver la paja en el ojo ajeno.  Nuestro parámetro es Dios mismo:

”…porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”

1 Pedro 1:16

Pero nosotros sus hijos somos llamados a imitar a David quien decía;

 

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

Salmos 139:23

 

“...y ser hallado en él (en Cristo) , no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;”

   (aclacion mia) Filipenses 3:9

Nosotros somos invitados a entrar delante de ese santo trono y a hacerlo con confianza:

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia,

 para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Hebreos 4:16

  • Conclusión:

Jesús hablo de que mas ama a quien mas se le perdona, pero Su Santidad, nos expulsa al infierno por el más mínimo de los “pecadillos”. Por eso decíamos que este es uno de los principales motivos vivenciales de un cristiano para alabar a Dios, que, en su GRAN SANTIDAD, nos acepta en CRISTO y ha llenado nuestra vida de propósito, el cual es llevar una vida PARA ALABANZA DE SU GLORIA.

Bibliografía: 

  • John MacArthur. “Adorar, la máxima prioridad”. Editorial CLC.
  • John MacArthur. “Nuestro extraordinario Dios”. Editorial Portavoz.
  • R. C. Sproul. “La Santidad de Dios”. Editorial “Publicaciones Faro de Gracia”

Recursos en Web: 


print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.