LA CREACIÓN (1RA. PARTE) - Gen 1:1-2:3

Autor: Román Caceres
Publicado: 01/mar./2020
Categorías: Temas Generales

LA CREACIÓN 
GÉNESIS 1:1-2:3 
INTRODUCCIÓN Y PRIMERA PARTE 
CÓRDOBA, ARGENTINA 
1 DE MARZO DE 2020 
Prólogo Este sermón sobre la narrativa histórica de la creación (Génesis 1:1-2:3) ha sido 
diseñado teniendo en cuenta que la audiencia incluye un importante grupo de jóvenes 
universitarios y profesionales. El objetivo es asistirles en usar «bien la Palabra de verdad» (2 
Timoteo 2:15) para saber cómo «defenderse, con mansedumbre y respeto, ante aquellos que 
les pidan explicarles la esperanza que hay en ustedes» (1 Pedro 3:15). 
Primero se hará una breve introducción al libro de Génesis, su contexto histórico, 
tema, propósito y resumen. También se propondrá un bosquejo «exegético» que muestra con 
mayor claridad uno los temas centrales: los orígenes o generaciones (ṯôlᵉḏôṯ).  
En la primera parte, en base a la evidencia interna de la Biblia, mostraremos que 
Génesis 1:1-2:3 es género narrativo y es el relato histórico de la creación. También veremos 
cuál es la principal controversia que ha llevado a interpretar Gn.1:1-2:3 en otras formas. Para 
concluir, se mostrará cuál es la razón de la controversia, y se propondrá la forma de 
resolverla. 
En la segunda parte se hará una exposición de Gn. 1:1-1:23, donde se relata la 
creación de los cielos y de la tierra propiamente dichos en cuatro días. Se mostrará cómo la 
cosmovisión cristiana da una explicación consistente sobre el origen del universo, mientras 
que la cosmovisión naturalista es inconsistente, ya que el modelo cosmológico moderno no 
puede explicar el milagro de la creación. 
En la tercera parte se hará una exposición de Gn. 1:24-2:3, donde se relata la creación 
de los seres vivos en el quinto y sexto día, y finalmente el séptimo día de reposo. Veremos 
como la cosmovisión cristiana puede dar una explicación consistente sobre el origen de la 
vida y el desarrollo de los seres vivos, mientras que una cosmovisión naturalista no puede 
ofrecer una explicación consistente, ya que la teoría de la evolución no puede explicar el 
milagro de la vida, ni su desarrollo.  
Génesis Introducción La frase «en el principio» es el título hebreo de este libro, el primero en la serie 
llamada el Pentateuco. En la biblia hebrea, Génesis es el primer capítulo un solo libro escrito 
por Moisés: La torah o ley. Los traductores de la LXX, basándose en el contenido de libro, 
adoptaron un nombre diferente: génesis, término griego que significa origen. 
Contexto histórico Génesis fue escrito por Moisés cuando Israel se encontraba por entrar a la tierra 
prometida (1406 a.C.). Una de las misiones que tenían era ser la espada de Jehová y aplicar 
Su juicio sobre los cananeos. Así que, entre otros aspectos, el libro de Génesis muestra a los 
guerreros de Israel: 1) la historia del linaje de los justos y los malos (Gn. 4:8, 6:2, 10, etc.); 2) 
el trasfondo de los cananeos y su pecado (Gn. 9:25, 19:37-38); y, 3) la instrucción que 
necesitaban para evitar el pecado de los cananeos (Gn. 1:14, 21, etc.).  
Debido a que Génesis comprende un período de por lo menos dos mil años, su 
contexto histórico varía drásticamente. Por ejemplo, habla de la existencia de una expansión 
de agua en la atmosfera antes del diluvio que desapareció después de dicho aguacero (Gn 
1:6). Los científicos no pueden ni siquiera deducir el color de la atmósfera pre-diluviana, ni 
mucho menos las condiciones de vida. Además, ya que Dios se revela progresivamente, cada 
personaje en el libro de Génesis tuvo una percepción distinta de Dios. El lector debe, por lo 
tanto, ubicarse correctamente en el libro, considerando estos y otros factores contextuales 
antes de interpretar el pasaje.1 
 
1 Josías Grauman, “Panorama de la Biblia: Un breve estudio de principio a fin” (Instituto de Expositores, 2010), 8. 
Tema, propósito, resumen El tema de Génesis es «los orígenes», y el propósito es mostrar cómo el Dios Creador 
escogió bendecir a la humanidad pecadora a través de Abraham y de su simiente, quien 
heredaría la tierra prometida.  
El libro de Génesis describe el origen de la humanidad, su caída en el pecado y la 
promesa de Dios de rescatarla. La primera mitad incluye cuatro eventos que demuestran la 
perfecta santidad de Dios y la completa pecaminosidad del hombre: La creación perfecta de 
Dios, la caída completa del hombre, el justo juicio de Dios en el diluvio y la confusión de los 
idiomas (así creando diversas naciones). La segunda mitad describe las vidas de cuatro 
personas: Abraham, Isaac, Jacob y José. Dios escogió a Abraham, un hombre justificado por 
fe, para ser una luz hacia las naciones desde la tierra prometida, pero su linaje se asimiló 
rápidamente al pecado de las naciones, así que Génesis termina con la simiente escogida en 
Egipto.2 
Bosquejo El libro de Génesis se puede bosquejar en forma «homilética» dividiendo el libro en 
dos partes principales con cuatro unidades temáticas en cada una: I. Historia primitiva (1-11) A. Creación (Cap. 1-2) B. Caída (Cap. 3-5) C. Diluvio (Cap. 6-9) D. Naciones (Cap. 10-11) II. Historia patriarcal (12-50) A. Abraham (Cap. 12-24) B. Isaac (Cap. 25-26) C. Jacob (Cap. 27-36) D. José (Cap. 37-50) El bosquejo anterior permite ver la estructura general de Génesis en una forma 
didáctica y apropiada para la prédica expositiva, pero puede crear la impresión que hay una 
 2 Grauman, 8–9. 
división demasiado significativa entre los capítulos 11 y 12. Un bosquejo más riguroso o 
exegético, siguiendo la fórmula de los toledot3, permite ver que Génesis posee una estructura 
continua: I. La semana de la creación (1:1-2:3) II. Los orígenes o generaciones (ṯôlᵉḏôṯ - génesis) A. Los cielos y la tierra (2:4-4:26)  B. Adán (5:1-6:8)  C. Noé (6:9-9:29)  D. Cam, Sem y Jafet (10:1-11:9) E. Sem (11:10-26)  F. Taré (11:27-25:11) + Abraham  G. Ismael (25:12-18) H. Isaac (25:19-35:29)  I. Esaú (36:1-37:1) Canaán + Edom J. Jacob (37:1-50:26) + José Este último bosquejo pone en evidencia uno los temas centrales que se extiende a través de 
todo este libro: los orígenes o generaciones (ṯôlᵉḏôṯ), término del cual deriva el nombre de 
este libro. La primera sección describe la semana de la creación, mientras que la segunda 
parte relata los orígenes de la humanidad. Este es un concepto profundamente relacionado 
con el tema central de Génesis y del AT: la simiente (Gn. 3:15; 12:3), el Mesías. 
 
 
3 William Sanford Lasor, David A. Hubbard, y Frederic William Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2004), 66, Logos. 
 
 
 
 
 
La creación, primera parte: La controversia Introducción La creación señala el poder y la deidad de Dios. En la carta a los Romanos, el apóstol 
Pablo introduce el Evangelio de la siguiente manera: 16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío, primeramente, y también al griego. 17Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. (Ro. 1:16-17) Después de explicar que en el Evangelio se revela la justicia de Dios, Pablo continúa: 18Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.24Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén (Ro. 1:1825). La justicia de Dios se revela en el Evangelio, pero la ira de Dios se revela sobre aquellos que 
le rechazan como Creador. 
La creación es la evidencia irrefutable del poder y la deidad del Salvador. El rechazo 
de Dios como fuente de la vida y del sustento es una ofensa que demanda arrepentimiento. La 
respuesta del hombre debe ser arrepentimiento y fe en la Palabra de Dios: 1Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 2Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 3Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía (He 11.1–3). 
Contexto literario La palabras «estos son los orígenes de los cielos y la tierra» (2:4 a) «no son el epílogo 
de la historia de la creación (caps. 1:1–2:3) sino que forman el encabezado de lo que sigue.»4 
La razón principal para esto es que la frase «estos son los orígenes (o generaciones)» aparece 
nueve veces más en Génesis y siempre como encabezado de la sección (5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 
11:27; 25:12; 25:19; 36:1; 36:9; 37:1)5. Según Delitzsch, «[e]sto nunca habría sido disputado, 
si no se hubieran preconcebido opiniones con respecto a la composición del Génesis que 
obscurecieron la visión de los comentaristas.»6 Otra razón, es que la formula de los toledot 
siempre es seguida por un genitivo de progenitor, nunca de progenie. Por lo tanto, la oración 
«estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados» no describe el 
proceso que generó los cielos y la tierra, sino aquello que fue generado por los cielos y la 
tierra.7  
Género literario: narrativa Al aplicar un análisis lingüístico estadístico y discursivo en Gn. 1:1-2:3, queda 
manifiesto que posee la estructura de la narrativa hebrea. 
Levinson, siguiendo el análisis de géneros literarios de Longacre, muestra que «la 
narrativa contrasta con los otros tres géneros principales de acuerdo con los parámetros de 
orientación y organización de un texto»8 : 
 
4 Carl Friedrich Keil y Franz Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento (Viladecavalls (Barcelona), España: Editorial CLIE, 2008), 48, Logos. 
5 Derek Kidner, Genesis: An Introduction and Commentary, vol. 1, Tyndale Old Testament Commentaries (Nottingham, England: Inter-Varsity Press, 1967), 64, Logos. 
6 Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 48. 
7 Victor P. Hamilton, The Book of Genesis, Chapters 1–17, The New International Commentary on the Old Testament (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1990), 151, Logos. 
8 Stephen Levinsohn, Self-instrucion Materials on Narrative Discourse Analysis (SIL International, 2012), 11, http://www-01.sil.org/~levinsohns/narr.pdf. 
 + Orientado a un agente - Orientado a un agente Organización cronológica9 narrativo procesal Organización conceptual/lógica conductual expositivo 
 
El análisis de Gn. 1:1-2:3 muestra que posee los elementos de una narrativa: 
orientación hacia un agente y organización cronológica. También presenta continuidad y 
discontinuidad en las cuatro dimensiones de una narrativa: lugar, tiempo, participantes y 
acciones. 
En muchos idiomas la forma por defecto de indicar eventos en una narrativa es por 
medio de formas verbales no marcadas o mínimamente marcadas. Sin embargo, en otros 
idiomas sucede exactamente lo opuesto; por ejemplo, el hebreo usas las formas verbales 
wayyiqtol.10 
Boyd muestra un análisis estadístico basado en la relación de cantidad de verbos 
wayyiqtol respecto a la cantidad total de verbos finitos. Este análisis muestra claramente que 
es imposible considerar Gn. 1:1-2.3 como poesía.11 McCabe enfatiza que Génesis contiene 
2.107 verbos wayyiqtol, con un promedio de 42 por capítulo; Gn. 1:1-2.3 contiene 55 de estos 
verbos en 34 vs., mientras que en Gn. 49:2-33, un capítulo «poético», solo contiene 15 en 31 
vs.12  
 
9 Organización cronológica significa que el discurso principal está organizado en una secuencia de eventos en orden cronológico, pero que también puede incluir mecanismos para hacer referencia a eventos pasados o futuros. 
10 Levinsohn, Self-instrucion Materials on Narrative Discourse Analysis, 68. 
11 Steven W. Boyd, “The Genre of Genesis 1: 1– 2: 3: What Means This Text?”, en Coming to Grips with Genesis: Biblical Authority and the Age of the Earth, ed. Terry Mortenson y Thane H. Ury (Master Books, 2008), l. 5399. 
12 James R. Mook, “The Church Fathers on Genesis, the Flood, and the Age of the Earth”, en Coming to Grips with Genesis: Biblical Authority and the Age of the Earth, ed. Terry Mortenson y Thane H. Ury (Master Books, 2008), 217, Kindle. 
El gráfico siguiente muestra la frecuencia de aparición de verbos wayyiqtol por cada 
100 palabras en el libro de Job: 
 
Job 1:1-3:1 y 42:7-17 es género narrativo mientras que el resto es mayormente poesía. En las 
secciones de género narrativo se observa una mayor densidad de verbos wayyiqtol. 
Verbos wayyiqtol (por cada 100 palabras) en Génesis: 
 
La mayor parte de Génesis posee una densidad significativa de verbos wayyiqtol. 
 
 
 
Verbos wayyiqtol (por cada 100 palabras) en Éxodo: 
 
Éxodo 1:1-12:1; 12:28-51; 13:17-15:1; 15:19-20:1; 20:18-26; 24:1-25:1; 31:18-34:10 
es género narrativo, mientras que Éxodo 12:2-27; 13:1-16, 20:2-17; 21:1-23:33; 25:2-31:17 
es género procesal (leyes) y Éxodo 15:2-18 es poesía (cántico de María). Estas diferencias se 
ven reflejadas en la frecuencia de uso de estos verbos. 
Verbos wayyiqtol (por cada 1000 palabras) en la biblia hebrea: 
 
La mayor densidad se observa entre Génesis - 2 Reyes, y entre Esdras - 2 Crónicas, 
los libros que contienen mayormente género narrativo. 
Génesis 1:1-2:3 es una narrativa. Ahora, una narrativa puede describir elementos 
reales o imaginarios, y de allí surge la diferencia entre la narrativa histórica y el mito. En el 
contexto inmediato y canónico de la Biblia hay claras evidencia que Génesis 1-3 no es mito. 
Tipo de narrativa: histórica El Dr. Abner Chou explica que la similitud existente entre Gn. 1-3 y los mitos de la 
creación del antiguo oriente es la razón por la que algunos piensan que Gn. 1-3 es un mito13: 1. El término hebreo abismo (tᵉhôm) en Gn. 1:2 es similar a la palabra usada para la diosa Tiamat en los mitos de la creación del antiguo oriente. 2. Las aguas de arriba y abajo están separadas por una expansión. 3. La luz precede al sol, la luna y las estrellas. 4. La humanidad falla en complacer a la deidad. 5. Hay plantas que otorgan inmortalidad. 6. Se menciona una serpiente. 7. Se describe un diluvio global. Dadas estas similitudes, algunos eruditos sugieren que Dios adaptó el relato de 
Génesis para una audiencia hebrea que estaba acostumbrada a los mitos paganos. Según ellos, 
Dios habló en una forma que los hebreos pudieran entender y usó estos mitos para que ellos 
pudieran comprender Su grandeza. Esto significa que el contenido de Génesis 1-3 se refiere, 
al menos en parte, al mundo mítico que Dios usó para probar Su supremacía sobre todo el 
mundo.14 
Algunos creen que este es un buen argumento, pero hay muy buenas razones para 
rechazarlo. Si bien Dios podría haber adaptado Su mensaje al lenguaje y terminología de la 
 
13 Abner Chou, “Genesis—The Original Myth Buster”, Answers Magazine, el 1 de abril de 2013. 
14 Chou. 
audiencia, ¿realmente lo habría acomodado a las falsas ideas de ellos para expresar Su 
grandeza? Considerando frecuentemente la idolatría y la falsa religión es condenada en el AT 
(Éx. 20:1-5; Dt. 4:16-24), es contradictorio pensar que Dios usaría estas ideas paganas.15 
Más aún, existen grandes diferencias entre Génesis y los antiguos mitos de la 
creación16: 1. Génesis no ve la creación como una guerra entre dioses. 2. Génesis no habla acerca de elementos naturales como si fueran dioses.17 3. Génesis no describe la creación de Dios en términos de actividad sexual. 4. Génesis no contiene paralelismos sinónimos (expresando la misma idea en dos formas). 5. Génesis habla de la creación en el principio y en días; por el contrario, los mitos hablan más acerca de épocas.18 
Los más notable de todo esto es que Génesis no usa lenguaje poético. Génesis posee frases 
que se repiten, pero no como el paralelismo sinónimo de los mitos de la creación del antiguo 
oriente, y ni tan siquiera como el Salmo 104, que es un poema bíblico celebrando la 
creación19. 
El considerar todo esto, vemos que Moisés habló de un asunto completamente distinto 
en una forma completamente diferente. Él deseaba que Israel entendiera que él no creía los 
 
15 Chou. 
16 Chou. 
17 Leroy Waterman, “Cosmogonic Affinities in Genesis 1:2”, The American Journal of Semitic Languages and Literatures 43, núm. 3 (el 1 de abril de 1927): 181, https://doi.org/10.1086/370142. Waterman sostiene que Génesis es único en el hecho de que despersonaliza todas las fuerzas de la naturaleza. Un libro fácil de leer sobre este tema es: John N. Oswalt, The Bible among the Myths: Unique Revelation or Just Ancient Literature? (Zondervan Academic, 2009). 
18 Jakob H. Grønbæk, “Baal’s Battle With Yam— a Canaanite Creation Fight”, Journal for the Study of the Old Testament 10, núm. 33 (el 1 de octubre de 1985): 27–44, https://doi.org/10.1177/030908928501003302. 
19 El salmo 104 posee solamente un verbo con vav consecutiva en 35 vs. 
mitos que habían oído en Egipto. En vez de esto, él estaba contradiciendo estas falsas 
ideologías. 
Moisés estaba combatiendo mitos. Él menciona ciertos elementos míticos para 
desmentirlos. Él no hizo esto narrando otro mito, sino lo que realmente sucedió. Esto explica 
porqué Génesis es historia y no un mito, y porqué incluye alusiones a falsos mitos en una 
forma radicalmente diferente a los mitos del antiguo oriente.20  
Las referencias geográficas proporcionadas en el contexto inmediato de Gn. 2:10-14 
tampoco prueban que se trate de un mito, sino más bien proporcionan la antigua ubicación del 
jardín del Edén. Delitzsch comenta al respecto: Las fuentes de estos ríos localizan el altiplano de Armenia como el lugar donde se encuentra el Edén, donde estas fuentes no están muy distantes la una de la otra, aunque no provienen de un mismo origen y sus manantiales están separados por una cadena montañosa. Pero, aunque estos cuatro ríos no surgen ahora de una fuente, sino que por el contrario sus fuentes están separadas por montañas, este hecho no prueba que la narración ante nosotros sea un mito. Junto con o desde la desaparición del paraíso, esa parte de la tierra puede haber sufrido tales cambios que la localización precisa no se pueda determinar con certeza. Tampoco se puede presentar, según lo afirman Flavio Josefo y después de él los Padres de la Iglesia, esto es, que el Pischon sea el Ganges o el Indus y Gihón sea el Nilo, lo que presentó también la LXX en Jer. 2:18  ִשׁחוֹר con Γηών, como argumento sólido de que la descripción del paraíso no se base en tradiciones antiguas sino que es el intento de un redactor tardío que quería demostrar que el paraíso es el punto central del mundo. Estas interpretaciones no tienen valor exegético alguno ya que no son más que intentos de usar los conocimientos y las perspectivas de los judíos helenistas y alejandrinos para reubicar al paraíso en el punto central del mundo conocido por ellos [énfasis añadido].21 Argumentando en forma similar a Chou, Delitzsch sostiene que el paraíso fue un lugar real 
del cual salían cuatro ríos, no una adaptación de los mitos de la época. 
Citas de los autores bíblicos  El argumento más importante para la historicidad de Gn. 1:1-2:3 es que los autores 
bíblicos citan o aluden estas secciones asumiendo que el contenido es histórico. 
 
20 Chou, “Genesis—The Original Myth Buster”. 
21 Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 53.  
En su discurso en el areópago, el apóstol Pablo alude a Génesis 1 para contrarrestar 
las creencias politeístas de su época: 24El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. 26Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación (Hch 17.24–26). De la misma manera que Moisés apela a la historia de la creación para contrarrestar el 
politeísmo egipcio, Pablo alude a Génesis para contrarrestar el politeísmo griego. 
Pedro alude Gn. 1:6-8 y Gn. 7:11 para establecer que, así como Dios creo el mundo 
con agua, y lo juzgó con agua, así también Dios juzgará al mundo con fuego: 1Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, 2para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles; 3sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 4y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. 5Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, 6por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; 7pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos (2 P 3.1–7). Cuando el apóstol Pedro menciona «la tierra, que proviene del agua», hace referencia al 
estado primigenio de la tierra tal como es descripto en Gn. 1:2; y, cuando menciona que «el 
mundo de entonces pereció anegado en agua» se refiere claramente al mundo antediluviano 
(Gn. 7:11), en contraste a «los cielos y la tierra que existen ahora». 
En síntesis, Génesis 1:1-2:3 presenta la estructura de una narrativa con 55 verbos 
wayyqtol en 33 vss. Los elementos difieren ampliamente de los mitos de la creación del 
antiguo oriente, ya que Moisés los está contrarrestando con la historia real. Cuando los 
autores del NT citan o aluden Génesis asumen que los personajes y acontecimientos son 
históricos. Todo esto es evidencia de que Génesis es una narrativa histórica. 
10 
La controversia con el naturalismo La controversia sobre la creación data de los primeros tiempos del cristianismo, pero 
cobró ímpetu a principios del siglo XIX con el advenimiento de las teorías naturalistas del 
uniformismo y la evolución darwiniana. En filosofía, «el término naturalismo (del latín naturalis) se usa para denominar las corrientes filosóficas que consideran a la naturaleza como el principio único de todo aquello 
que es real. Es un sistema filosófico y de creencias que sostiene que no hay nada más que 
naturaleza, fuerzas y causas del tipo de las estudiadas por las ciencias naturales; estas existen 
para poder comprender nuestro entorno físico.»22 
El pastor John MacArthur comenta respecto al naturalismo: El naturalismo es una perspectiva en la que toda ley y toda fuerza que opera en el universo es de carácter natural y no moral, espiritual o sobrenatural. El naturalismo se caracteriza en esencia por el ateísmo y rechaza el concepto mismo de un Dios personal. Muchos suponen por esa razón que naturalismo no tiene que ver con religión. De hecho, muchos mantienen la idea equivocada de que el naturalismo encarna la esencia misma de la objetividad científica. A los naturalistas les gusta presentar su sistema como una filosofía que se opone a todas las visiones del mundo basadas en la fe, y alegan que es superior en su contenido científico e intelectual porque se supone que carece de matices religiosos. Este no es el caso. Religión es la palabra exacta que sirve para describir el naturalismo. Toda la filosofía naturalista se basa en una premisa basada en la fe. Su presuposición básica, que es un rechazo de todo lo sobrenatural, requiere un salto de fe gigantesco.23 El Dr. Terry Mortenson coincide con esta descripción cuando comenta: El naturalismo, o naturalismo filosófico, es una de las religiones más populares en el mundo de hoy, aunque la mayoría de la gente no lo reconoce como tal porque no es evidente que posea lugares de culto, clero, liturgia ni un libro sagrado. Tiene adherentes en todos los países y domina muchos países, especialmente entre las élites intelectuales de la cultura.24 
 22 “Naturalismo (filosofía)”, en Wikipedia, la enciclopedia libre, el 10 de enero de 2020, https://es.wikipedia.org/wiki/Naturalismo_(filosofía). 23 John MacArthur, La batalla por el comienzo, trad. John Alfredo Bernal (Grand Rapids, MI: Editorial Portavoz, 2003), 11. 24 Terry Mortenson, “The Religion of Naturalism”, Answers in Genesis, el 5 de mayo de 2017, https://answersingenesis.org/world-religions/religion-of-naturalism/. [Traducción propia]. 
11 
El naturalismo es, por lo tanto, una de las religiones más ampliamente difundidas de 
hoy. Esta religión provee a muchas personas el conjunto básico de creencias con que 
interpretan al mundo y forman su perspectiva de todas las cosas. Se dice entonces que estas 
personas poseen una cosmovisión naturalista. 
La historia de la controversia Albert Mohler, presidente del Seminario Bautista del Sudeste, resume la posición 
histórica de la iglesia de la siguiente manera:  Lo que tenemos en Génesis 1: 1–2: 3 es un patrón secuencial de la creación, un plan claro, una lectura directa del texto que indicaría siete días de 24 horas, seis días de 24 horas de actividad creativa y un último día de descanso divino. Este fue el consenso de la iglesia cristiana hasta principios del siglo XIX. No absolutamente unánime, no sin controversia, pero fue el abrumador consenso de la iglesia hasta los albores del siglo XIX.25 La controversia sobre la creación existe desde los tiempos de los padres de la iglesia.  
Los apologistas cristianos Los antiguos apologistas cristianos hicieron referencia a Génesis para oponerse a las 
cosmogonías de los griegos. 
Hipólito, presbítero de Roma (170 – 225 d.C.), escribe en su primer tratado La 
refutación de todas las herejías: Desde un cuerpo desprovisto de calidad y dotado de unidad, los estoicos, entonces, representaron la generación del universo. Pues, según ellos, la materia desprovista de calidad, y en todas sus partes susceptible de cambio, constituye un principio originario del universo; porque, cuando se produce una alteración de esto, se genera fuego, aire, agua, tierra. Los seguidores, sin embargo, de Hípaso, Anaximandro y Tales de Mileto , están dispuestos a pensar que todas las cosas se han generado a partir de una (entidad), dotada de calidad. Hípaso de Metaponto y Heráclito el efesio, dicen que el origen de las cosas fue el fuego; mientras que, para Anaximandro fue el aire; para 
 25 Albert Mohler, “Tough Questions Christians Face: 2010 National Conference: Why Does the Universe Look So Old?”, Ligonier Ministries, 2010, https://www.ligonier.org/learn/conferences/toughquestions-christians-face-2010-national/why-does-the-universe-look-so-old/. Transcripción en inglés: https://credomag.com/2013/06/why-does-the-universe-look-so-old-albert-mohler/, audio de la entrevista: https://albertmohler.com/2010/06/19/why-does-the-universe-look-so-old. Citado en Jud Davis, “Why I Believe in 24-Hour Days”, Answers in Genesis, el 23 de marzo de 2012, https://answersingenesis.org/days-ofcreation/why-i-believe-in-24-hour-days/. [Traducción propia]. 
12 
Tales, el agua; y, para Jenófanes, la tierra. "Porque de la tierra", dice él, "son todas las cosas, y todas las cosas terminan en la tierra".26 Basilio, obispo de Cesarea (329-379 d.C.), frecuente alude en sus escritos a los 
filósofos y sus cosmologías. Él se opuso a los errores de los griegos observando que cada 
nueva idea reemplazaba a la anterior, pero ninguna se sustentaba en una primera causa 
inteligente, sino que todo lo atribuían al «azar». Basilio comenta en su Hexamerón: «En el principio, Dios creó el cielo y la tierra». Me detengo con admiración ante este pensamiento. ... Los filósofos de Grecia han hecho mucho alboroto para explicar la naturaleza, pero ninguno de sus sistemas se ha mantenido firme e inquebrantable, cada uno ha sido revocado por su sucesor. Es en vano refutarlos; son suficientes en sí mismos para destruirse unos a otros. Aquellos que eran demasiado ignorantes para alcanzar el conocimiento de Dios, no podían permitir que una causa inteligente presidiera el nacimiento del Universo; un error primario que los involucró en tristes consecuencias. Algunos recurrieron a principios materiales y atribuyeron el origen del Universo a los elementos del mundo. Otros imaginaron que átomos, y cuerpos indivisibles, moléculas y conductos, forman, por su unión, la naturaleza del mundo visible. Los átomos reuniéndose o separándose, producen nacimientos y muertes, y los cuerpos más duraderos solo deben su consistencia a la fuerza de su adhesión mutua: ¡esta es una verdadera telaraña tejida por estos escritores que dan al cielo, a la tierra y al mar un origen tan débil y tan poca consistencia! Esto es porque no supieron decir: «En el principio Dios creó el cielo y la tierra». Engañados por su ateísmo inherente, les pareció que nada gobernaba o regía el universo, y que todo estaba entregado al azar. Para protegernos de este error, el autor de la creación, desde las primeras palabras ilumina nuestro entendimiento con el nombre de Dios: «En el principio creó Dios».27 Lactancio (250-325 d.C.) se opuso tenazmente a la idea de una tierra antigua, 
sostenida por Platón y otros filósofos griegos: Platón y muchos otros filósofos, ignorando el origen de todas las cosas y el período primigenio en el que el mundo fue creado, dijeron que habían pasado miles de edades desde la culminación de este hermoso orden del mundo; y en esto quizás siguieron a los caldeos, quienes, como Cicerón ha relatado en su primer libro sobre la adivinación, dicen tontamente que poseen en sus memoriales cuatrocientos setenta mil años; en este caso, porque creían que no podían ser condenados, pensaron que tenían libertad para hablar falsamente. Pero nosotros, a quienes las Sagradas Escrituras nos instruyen en el conocimiento de la verdad, conocemos el principio y el fin del mundo; respecto a lo cual hablaremos al final de nuestro trabajo, dado que ya hemos explicado el principio en el segundo libro. Por lo tanto, que los filósofos que enumeran miles de edades desde el comienzo del mundo sepan que el sexto milenio 
 
26 Mook, “The Church Fathers on Genesis, the Flood, and the Age of the Earth”, ls. 603–613. 
27 Mook, ls. 618–627. [Traducción propia]. 
13 
aún no se ha completado; y que, cuando se complete este número, la consumación debe tener lugar y la condición de los asuntos humanos debe transformada para bien, cuya prueba debe entenderse primero, para que el asunto en sí mismo pueda ser claro. Dios completó el mundo y esta admirable obra de la naturaleza en el espacio de seis días, como está contenido en los secretos de la Sagrada Escritura, y consagró el séptimo día, en el cual Él descansó de Sus obras. Pero este es el día del Sabbath, que en el idioma de los hebreos recibió su nombre del número, de donde el séptimo es el número legítimo y completo.28 El concepto que tenían los padres sobre la creación no se formó en un vacío, sino en gran 
parte para refutar las teorías naturalistas de los orígenes que sostenían los filósofos griegos, 
las cuales son similares a las ideas modernas.  
Los padres favorecían la idea de una creación espontánea, no gradual. Los literalistas 
sostenían que había sido en seis días literales de 24 hs. Los alegoristas, como Clemente, 
Orígenes y Agustín, no consideraban que los días habían sido de 24 hs., pero no veían ningún 
conflicto entre esto y su propia posición a favor de una tierra joven.  
En la iglesia antigua hubo tensión entre los intérpretes literalistas y los alegoristas. 
Lactancio fue un literalista que veía a los días de la creación como días de 24 hs. El 
citaba la historia de la creación en contra de las ideas de una tierra vieja de Platón y otros 
filósofos griegos, sosteniendo que hace menos de 6.000 años Dios había creado todo en 6 
días. Él creía que «siete días» formaban una semana, y que «por el giro de esto, en turno, se 
forman los círculos de los años». Parece claro que para Lactancio los días de la creación eran 
de la misma clase de días que formaban cada semana de cada año.29 
Victorinus, obispo de Pettau (¿? - 304 d.C.), afirmó que el primer día de la creación se 
dividió en 12 horas para el día y 12 horas para la noche:  Incluso tal es la rapidez de esa creación; como está contenido en el libro de Moisés, que escribió sobre su creación, y que se llama Génesis. Dios produjo esa masa entera para el adorno de Su majestad en seis días; en el séptimo de los cuales la consagró. ... En el principio, Dios hizo la luz y la dividió en la exacta medida de doce horas por día 
 28 Mook, ls. 630–642. [Traducción propia]. 29 Mook, ls. 656–661. [Traducción propia]. 
14 
y por noche. ... El día, como he mencionado anteriormente, está dividido en dos partes por el número doce, por las doce horas del día y de la noche.30 Efrén el sirio (306–373 d. C.) (diácono, escritor de himnos y un influyente teólogo y 
comentarista bíblico) fue uno de los pocos padres que sabía hebreo. Fue muy literal en su 
concepto de la duración de los días de Génesis 1: «Aunque la luz y las nubes fueron creadas 
en un abrir y cerrar de ojos, aún así tanto el día como la noche del Primer Día se completaron 
en doce horas.» Efrén se opuso a una interpretación alegórica de Génesis 1:  Así que nadie piense que hay algo alegórico en las obras de los seis días. Nadie puede decir con razón que las cosas relacionadas con estos días fueron simbólicas, ni tampoco que eran nombres sin significado, o que los nombres simbolizaban otras cosas para nosotros. Más bien, nos hacen saber de qué manera se crearon el cielo y la tierra en el principio. Fueron verdaderamente el cielo y la tierra. Los nombres "cielo" y "tierra" no significaron otra cosa. El resto de las obras y cosas que siguieron tampoco fueron sin sentido, ya que la sustancia de su naturaleza corresponde con lo que significan sus nombres.31 Basilio de Cesárea, en su Hexaemeron ("seis días"), un grupo de homilías de 
cuaresma sobre los días de la creación: … se opuso al "significado distorsionado de la alegoría", acusando a los alegoristas de servir "a sus propios fines" y de dar "una majestad de su propia invención a la Escritura"; abogando en cambio por una humilde aceptación del "sentido común", el "sentido literal" de la Escritura "tal como ha sido escrito". Basilio fue específico en cuanto a que la creación ocurrió rápidamente, y en días de 24 horas. Refiriéndose a la creación de luz el primer día, dice: "Entonces, con una sola palabra y en un instante, el Creador de todas las cosas dio el beneficio de la luz al mundo." Obsérvese la claridad de Basilio con respecto a la duración de los días: Y fue la tarde y la mañana un día. ¿Por qué las Escrituras dicen "un día, el primer día"? Antes de hablarnos del segundo, el tercer y el cuarto día, ¿no habría sido más natural llamar a ese el primero que comenzó la serie? Por lo tanto, si dice "un día", es por el deseo de determinar la duración del día y la noche, y combinar el tiempo que contienen. Ahora, veinticuatro horas llenan el espacio de un día (nos referimos a un día y a una noche); y, si en el momento de los solsticios no tienen la misma duración, el tiempo marcado por la Escritura no circunscribe su duración. Es como si dijera: veinticuatro horas miden la duración de un día; o, en realidad, un día es el tiempo que los cielos, comenzando de un punto, tardan en regresar allí. Así, en cada giro del sol, cada vez que la tarde y la mañana ocupan el mundo, su sucesión periódica nunca excede la duración de un día. … Dios, que creó la naturaleza del tiempo midiéndolo y determinándolo por intervalos de días; 
 
30 Mook, ls. 662–667. [Traducción propia]. 
31 Mook, 668–78. [Traducción propia]. 
15 
y, deseando darle la medida de una semana, ordenó que la semana girara sobre sí misma entre un período y otro, para contar el movimiento del tiempo, formando la semana con un día girando siete veces sobre sí mismo: un círculo correcto comienza y termina consigo mismo.32 Basilio el Grande fue uno de los líderes y teólogos más importantes del siglo IV: Él defendió firmemente el trinitarismo de Nicea contra las herejías arrianas y sabelianas. También se destacó por su lucha contra el hambre, por establecer una casa para los pobres, un hospital y un hospicio, y por escribir pautas monásticas. La historia ha juzgado al Hexamerón de Basilio como el más sustancial; inspiró a muchos otros a escribir también comentarios sobre los seis días. En su propio Hexamerón, Gregorio dijo: “Lo que escribió san Basilio sobre la creación del mundo. . . debería ser suficiente y debería ocupar el segundo lugar después del Testamento divinamente inspirado". Gregorio dijo en sus propios escritos que no "se alinearía con la opinión común". Él solo deseaba "entender. . . qué significaba el texto, el cual sigue un cierto orden definido con respecto a la creación. "En el principio Dios creó los cielos y la tierra" [Gen. 1.1], y el resto, lo cual pertenece a la cosmogénesis que los seis días abarcan".33 Entre los alegoristas, Agustín de Hipona (354-430 d.C.) creía que la semana de la 
creación establecía un orden temporal entendible para las «almas débiles», y utilizó un 
versículo del libro Sirácides (Eclesiástico 18:1, LXX) para negar la idea de que Dios actúa en 
una extensión de tiempo.34  
Agustín creía que la creación había sucedido en un instante, pero que la Escritura 
enseñaba que la tierra tenía menos de 6,000 años: De la falsedad de la historia que atribuye muchos miles de años a los tiempos pasados. Engáñanlos asimismo algunos mentirosos escritos, los cuales dicen que en la historia de los tiempos se contienen muchos millares de años; siendo así que de la Sagrada Escritura consta no haber transcurrido desde la creación del mundo hasta la actualidad más que seis mil años cumplidos;35 
 
32 Mook, 679–97. [Traducción propia]. 33 Mook, ls. 699–707. [Traducción propia]. 34 Augustine of Hippo, On Genesis: Two Books on Genesis against the Manichees; and, on the Literal Interpretation of Genesis: An Unfinished Book, ed. Thomas P. Halton, trad. Roland J. Teske, vol. 84, The Fathers of the Church (Washington, D.C.: The Catholic University of America Press, 1991), 164. 35 Agustin de Hipona, La Ciudad de Dios (México: Editorial Porrúa, 1966), cap. XI, https://historicodigital.com/download/la-ciudad-de-dios.pdf. 
16 
Charles Lyell: El uniformismo El uniformismo es uno de los dogmas del naturalismo, y fundamento de la célebre 
frase de Carl Sagan “El cosmos es todo lo que es, lo que siempre fue y lo que siempre será”36. 
En el libro La batalla por el comienzo, John MacArthur, comenta sobre el uniformismo: Es una teoría según la cual los fenómenos naturales y geológicos son en su mayor parte el resultado de fuerzas que han operado siempre, con uniformidad y sin interrupción, desde hace miles de millones de años. Los uniformistas suponen que las fuerzas que operan en la tierra son permanentes y constantes en esencia. Los científicos que sostienen este punto de vista explican todos los fenómenos geológicos en términos de procesos que todavía tienen lugar en el planeta. El uniformista contempla los estratos rocosos sedimentarios, por ejemplo, y de ahí supone que la formación original de los sedimentos es el resultado de un asentamiento lento y natural de partículas dentro del agua, en el transcurso de muchos millones de años. Un uniformista mira el Gran Cañón del Colorado y supone que la corriente natural del río Colorado labró poco a poco ese inmenso abismo con el paso de muchas generaciones mediante un flujo permanente de agua, aunque este haya disminuido con el paso del tiempo.37 Hasta mediados del siglo XVIII, geólogos como Nicolas Steno (1638-1686), John 
Woodward (1665-1722), Alexander Catcott (1725-1779) y Johann Lehmann (1719-1767) 
veían que los accidentes geológicos confirmaban una tierra joven y un diluvio universal. A 
fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, los geólogos Jean Elienne Guettard (1715
1786), Nicholas Desmarest (1725-1815), Giovanni Arduino (1714-1795), John Whitehurst 
(1713-1788) rechazaron el diluvio y comenzaron a sostener que la tierra era más antigua.38 
El uniformismo surgió a comienzos del siglo XIX por el trabajo del geólogo James 
Hutton y Charles Lyell. Charles Lyell poseía una clara tendencia hacia la Biblia: La obra de Lyell titulada Principios de geología, fue un rechazo explícito de la creación y el diluvio, basado en explicaciones y formulaciones geológicas. Según insistía Lyell, todas las características de la geología terrestre son explicables a partir de procesos naturales en vez de hechos sobrenaturales. Este hombre dio por sentado que las explicaciones bíblicas o sobrenaturales eran contrarias a la ciencia y por ende 
 
36 Carl Sagan, Cosmos, 1st ed. (New York, NY: Random House, 1980), 4. Citado en MacArthur, La batalla por el comienzo, 13. 37 MacArthur, La batalla por el comienzo, 58–59. 38 Terry Mortenson, “The Historical Development of the Old-Earth Geological Time-Scale”, Answers in Depth 2 (2007): 120. 
17 
falsas. En otras palabras, empezó con la suposición de que la Biblia, en sí misma, era falsa. Su trabajo en esencia canonizó el naturalismo ateo como la base para toda investigación "científica". 39 
 
Lyell reveló su animosidad hacia la Biblia y su astuto plan para socavar sus enseñanzas en correspondencia privada. En una carta enviada el 11 de agosto de 1829 a su amigo y geólogo colega, Roderick Murchison, pocos meses antes de la publicación del primer volumen de Principios de geología de Lyell (1830), Lyell le confía: Confío en lograr que mi bosquejo del progreso de la geología sea popular. El viejo [Rev. John] Fleming está asustado y piensa que los ancianos no soportarán mis conclusiones antimosaicas y que al menos el tema se volverá por un tiempo impopular e incómodo para el clero; pero no tengo miedo. Iré con todo, pero de la manera más conciliadora posible. Y a George P. Scrope (colega geólogo uniformitario y miembro del Parlamento), Lyell escribió el 14 de junio de 1830: Estoy seguro de que puede entrar en Q.R. [Revisión trimestral] lo que liberará a la ciencia [de la geología] de Moisés, ya que, si se trata en serio, el grupo [de la iglesia] está bastante preparado para ello. Un obispo, aseguró Buckland (suponemos que [el obispo] Sumner), le dio a Ure un lugar en el British Critic and Theological Review. Por fin están viendo el daño y el escándalo que les trajeron los sistemas Mosaicos...40 Luego, el uniformismo cobró fuerza y extendió su influencia en los científicos: …, la teoría uniformista de Lyell ejerció gran influencia en otros científicos de su época. Darwin mismo llevó consigo una copia del trabajo de Lyell al embarcarse en el Beagle en 1831. Desde la primera publicación de la obra de Lyell hasta hoy, la hipótesis de que la tierra tiene una antiguedad que se calcula en largas eras geológicas ha dominado la ciencia secular. La teoría de la evolución, en sí misma, es el resultado inmediato y predecible de la hipótesis uniformista de Lyell.41 El uniformismo nació con la suposición que la Biblia era falsa y fue impulsada por hombres 
que poseían una clara cosmovisión naturalista.  
El uniformismo no puede explicar la geología terrestre. Como veremos más adelante, 
el análisis de la evidencia lleva a resultados contradictorios. 
 
39 MacArthur, La batalla por el comienzo, 58–59. 40 Mortenson, “The Historical Development of the Old-Earth Geological Time-Scale”, 127. [Traducción propia]. 41 MacArthur, La batalla por el comienzo, 58–59. 
18 
Charles Darwin: La evolución de las especies La teoría uniformista de Lyell y otras ideas naturalistas de la época fueron de gran 
influencia para Charles Darwin:   A mediados de los 1800, algunos científicos creían que las variaciones causadas por el medio ambiente podían ser heredadas. Carlos Darwin aceptó esta falacia y sin duda, esto le facilitó el creer que una criatura podía transformarse en otra diferente. Explicó así el origen del largo cuello de las jirafas en parte por ‘los efectos heredados del mayor uso de las partes’42. Durante las temporadas en que la comida era escasa, razonó Darwin, las jirafas estirarían sus cuellos buscando las hojas altas, dando supuestamente como resultado cuellos más largos que eran transmitidos a su descendencia.43 
 
La genética moderna ha demostrado la falsedad de esa hipótesis. La longitud del cuello de la jirafa viene determinada por su código genético. No existe mecanismo alguno que permita a los animales estirar sus cuellos con arreglo a cambios ambientales.44 Darwin observó ciertas características en los animales, y guiado por ideas naturalistas (en 
aquel entonces desinformadas en cuanto a la genética), razonó que los animales podrían 
experimentar cambios beneficiosos que podrían ser transmitidos a sus descendientes. 
Desde el 2001 hasta el presente, más de 1000 científicos han firmado la famosa 
declaración Una disensión científica sobre el darwinismo: Somos escépticos acerca de las afirmaciones de que las mutaciones aleatorias y la selección natural puedan explicar la complejidad de la vida. Debe fomentarse un cuidadoso examen de la evidencia en favor de la teoría darwinista. 
 Las nuevas evidencias científicas descubiertas en las décadas recientes en disciplinas tales como la cosmología, la física, la biología, la investigación de la “inteligencia artificial” y otras, han impulsado a los científicos a cuestionar la selección natural, el 
 
42 Charles Darwin, On the Origin of Species, 6th ed. (London: Oliver Francis, 1902), 278. Darwin vio a la selección natural actuar en esta y otras causas de variación como factor importante en la evolución del cuello de la jirafa, pero muchos no han notado que se apoyó en la herencia de los caracteres adquiridos. 43 Lane Lester, “La genética y la evolución no son compatibles: Biólogo especializado pone las cosas en claro ”, Answers in Genesis, el 27 de febrero de 2008, https://answersingenesis.org/es/evolucion/lagen%C3%A9tica-y-la-evoluci%C3%B3n-no-son-compatibles/. 44 MacArthur, La batalla por el comienzo, 161. 
19 
principio fundamental del darwinismo, y a estudiar la evidencia que la sustenta de manera más detallada.45 La evolución es una teoría en descrédito que, sin embargo, sigue siendo enseñada en las 
instituciones educativas como si se tratase de un hecho. 
La controversia entre Génesis y la ciencia moderna arreció desde el advenimiento del 
uniformismo y la evolución, y desde entonces está principalmente centrada en la cosmología, 
la geología terrestre, el registro fósil, y del desarrollo biológico de los animales. 
Un punto clave en la controversia La clave para entender la controversia entre Génesis y la ciencia naturalista moderna 
es entender cómo la cosmovisión que posee un investigador afecta su interpretación de la 
evidencia. Para entender esto, vamos a ver brevemente cómo se determina la edad de una 
persona mediante el método científico e histórico, y con esta información realizaremos un 
experimento mental: determinar la edad de Adán cuando fue creado. 
Determinación de la edad de una persona usando el método científico Este tema es discutido por los investigadores Linpei Jia, Weiguang Zhang, y 
Xiangmei Chen en un artículo publicado en 2017 en el journal Clinical Interventions in 
Aging. 
En las ciencias médicas, se distinguen diferentes tipos de edad: edad cronológica 
(CA), biológica (BA), cognitiva y física. Hasta al presente no hay un indicador que pueda ser 
usado como «índice de oro» para estimar el proceso de envejecimiento. La edad biológica 
 
45 “Una Disensión Científica sobre el Darwinismo”, A Scientific Dissent from Darwinism, 2001, https://dissentfromdarwin.org/about/esp/. 
20 
(BA) ha sido propuesta por más de 50 años para remplazar a la edad cronológica (CA) como 
método para estimar el envejecimiento.46  
La edad biológica se establece por medio de modelos matemáticos basados en 
marcadores biológicos.47  Los marcadores biológicos que muestran un cambio significativo 
con la edad son: elasticidad de la piel, presión arterial sistólica, capacidad vital, fuerza de las 
manos, agudeza visual, función auditiva, colesterol, volumen de exhalación forzada en 1 
segundo, nitrógeno urinario, fosfatasa alcalina, triglicéridos, velocidad de sedimentación 
globular, globulina, glucosa en la sangre, albúmina, transaminasa glutámico-oxalacética, total 
de proteínas, fosfatos, linfocitos, creatinina, calcio, hematocritos, radio albúmina / globulina, 
hemoglobina corpuscular media, caminata en 10 minutos, y pararse en una pierna con los 
ojos abiertos.48 
La selección de estos marcadores se realiza según el objetivo de la investigación. Si se 
quiere mostrar cuánto difieren BA y CA, se escogerán marcadores BA y CA que muestren 
baja correlación entre ellos.49 
En síntesis, en las ciencias médicas se distingue la edad cronológica (CA) de la edad 
biológica (BA), siendo esta última más útil para estimar la mortalidad. La edad biológica se 
estima midiendo marcadores biológicos de envejecimiento y aplicando métodos matemáticos 
y estadísticos. Sin embargo, el cálculo es complejo y no se ha logrado la precisión y 
confiabilidad necesaria para su uso clínico. 
 46 Linpei Jia, Weiguang Zhang, y Xiangmei Chen, “Common methods of biological age estimation”, Clinical Interventions in Aging 12 (el 11 de mayo de 2017): 759, https://doi.org/10.2147/CIA.S134921. [Traducción propia]. 
47 El artículo discute cuatro métodos diferentes, que se usan ya sea en forma individual o combinando el resultado de los cuatro: Regresión lineal múltiple (MLR), Análisis del componente principales (PCA), método de Hochschild (CA es una variable independiente), método de Klemera and Doubal (KDM). 
48 Jia, Zhang, y Chen, 761. [Traducción propia]. 
49 Jia, Zhang, y Chen, 760. [Traducción propia]. 
21 
Hay casos en que es necesario estimar la edad cronológica. En un artículo publicado 
en 2016 en el journal Deutsches Ärzteblatt International, los investigadores Andreas 
Schmeling, Reinhard Dettmeyer, Ernst Rudolf, Volker Vieth, y Gunther Geserick discuten la 
estimación de la edad cronológica desde un punto de vista forense. La estimación forense de 
la edad es requerida por cortes o autoridades gubernamentales de Alemania cuando se 
desconoce la edad de inmigrantes, generalmente refugiados sin familiares, de tal manera de 
que estos reciban un trato justo acorde a su edad.50 
Los componentes esenciales para la estimación de la edad son: historia clínica, 
examen físico, radiografías de manos, radiografías panorámicas de la dentadura, y tomografía 
de corte fino de la epífisis medial clavicular. Se utilizan métodos múltiples para lograr una 
precisión óptima. Dependiendo del caso, se requiere estimar la edad mínima o la edad más 
probable del individuo. El concepto de edad mínima se puede usar para estimar si el 
individuo ha alcanzado la mayoría de edad legal. El método está diseñado para asegurar que 
todas las personas clasificadas como adultos obtengan la mayoría de edad, aunque quizá otras 
personas sean incorrectamente clasificadas como menores.51 
Los marcadores de edad cronológica usados son osificación de los huesos de la mano, 
mineralización de los terceros molares, y osificación de la epífisis medial clavicular. El 
estudio muestra un caso de un hombre somalí con una edad declarada de 17.5 años. El 
método estableció una edad forense mínima de 17.3, media de 19.5, y máxima de 22.3 años. 
Esto arroja una variación media de +/- 14.36 %. Dado que la edad mínima estimada de la 
persona está por debajo de los 18 años, es posible otorgarle el estado de menor de edad. Y, 
 
50 Andreas Schmeling et al., “Forensic Age Estimation”, Deutsches Ärzteblatt International 113, núm. 4 (enero de 2016): 44, https://doi.org/10.3238/arztebl.2016.0044. [Traducción propia]. 51 Schmeling et al., 44. [Traducción propia]. 
22 
dado que esta edad mínima está por debajo de la edad declarada, la evidencia de la 
evaluación es compatible con la edad indicada por la persona.52 
La aplicación del método científico requiere la observación, medición y 
experimentación, para comprobar o descartar hipótesis. La selección y medición de las 
variables implica lidiar con errores inherentes y errores de medición.  
El error para estimar la edad por medio de estos métodos se debe principalmente a 
que se está midiendo la variable tiempo en forma indirecta; ya que, los métodos basados en las ciencias naturales solo se pueden aplicar en tiempo presente. 
Determinación de la edad de una persona usando el método histórico Existe otra forma de determinar la edad de una persona: el método histórico. Las principales directrices de uso común por los historiadores en su labor son: • En primer lugar, la definición del tema y su delimitación, se formula la o las preguntas (erotética) y se define un plan de trabajo. Con base a ello viene la heurística (localización y recopilación de las fuentes documentales, que son la materia prima del trabajo del historiador). • En segundo lugar, el análisis o crítica de esas fuentes (distinguiendo dos formas de crítica, que se refieren al trabajo con las fuentes documentales: crítica externa y crítica interna). • En último lugar, la síntesis historiográfica (que es el producto final de la historiografía).53 El método histórico es más preciso para medir la edad del sujeto, porque trata con la 
variable en forma directa. Esta información se encuentra en las fuentes documentales. El 
método histórico se aplica en el pasado y en el presente. 
Aquí vemos la diferencia entre dos tipos de ciencia: las ciencias históricas y las 
ciencias naturales, o experimentales. Un problema histórico requiere un tratamiento histórico. 
La determinación de la edad es principalmente un problema histórico. Si existen fuentes 
 52 Schmeling et al., 48. [Traducción propia]. 53 “Método histórico”, en Wikipedia, la enciclopedia libre (Wikimedia Foundation Inc., el 4 de enero de 2020), https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9todo_hist%C3%B3rico. 
23 
documentales como una partida de nacimiento o documentos familiares, estas proveerán 
datos más precisos acerca de la edad de un individuo. 
Determinación de la edad de Adán usando el método científico En diciembre de 2004, Dr. Jason Lisle54 y el Dr. Hugh Ross55 debatieron sobre la edad 
del universo en el programa del Dr. Bob Grantí. Al final del debate, el Dr. Hugh Ross recibió 
la siguiente pregunta: Si un científico hubiera investigado a Adán una hora después de que 
Dios lo creó, ¿qué edad hubiera estimado? Esta es la respuesta del Dr. Hugh Ross: Un científico habría determinado que Adán tenía una hora, midiendo el nivel de colesterol del suero sanguíneo que hubiera sido unos 60 mg/l, que es el nivel de un bebé recién nacido; el científico hubiese mirado en la piel del rostro de Adán y notado que no había lentigo solar; un niño de 12 años puede tener lentigo en su piel; tampoco habría hallado ningún diente careado, ni una cana. Se hubiera hallado que estaba recién hecho.» Después, el Dr. Jason Lisle también contestó la misma pregunta de esta manera:  Depende cuál sea el criterio del científico. Si hubiese usado la altura y asumido que Adán creció siguiendo el mismo proceso por el cual el resto de las personas crecen desde que son bebé, no habría llegado a la conclusión que Adán tenía una hora, sino años. Si hubiese usado el tamaño de los huesos o el del cerebro, hubiese obtenido una edad mucho mayor que la verdadera edad. Por otro lado, si hubiese usado niveles de colesterol, hubiese obtenido una edad mucho menor. Él hubiese obtenido datos inconsistentes ya que asume un estándar uniformista, y esto es exactamente lo que hallamos en el universo: información contradictoria.56 Es importante observar el criterio selectivo que el Dr. Ross utiliza conociendo las 
circunstancias a priori. Él asume que un científico habría aceptado que se encuentra ante un 
milagro, y que habría elegido marcadores consistentes con una edad temprana:  Consistentes Inconsistentes 
 
54 Dr. Jason Lisle es un creacionista que cree en una tierra joven (YEC) según lo establecido por las genealogías de la Biblia (6.000 – 10.000 años). 
55 Dr. Hugh Ross es un creacionista que cree en una tierra antigua (OEC) según lo establecido por el consenso astronómico moderno (4.54 Ga.). 
56 Bob Grant, Hugh Ross vs. Jason Lisle - The Age of the Universe, secs. 1:26:37-1:28:30, consultado el 7 de febrero de 2020, https://www.youtube.com/watch?v=z045s1rLLIc. 
24 
Marcadores de edad colesterol, lentigo solar, dentadura, canas  
 
En cambio, el Dr. Lisle correctamente señala que la selección de marcadores depende 
del criterio científico. Si se usaran otros marcadores, se obtendrían datos inconsistentes:  Consistentes Inconsistentes 
Marcadores de edad colesterol altura, tamaño de huesos, tamaño del cerebro 
 
Supongamos que se informa a un investigador acerca de este caso y se le permite 
examinar a Adán. Es poco probable que el científico utilice los marcadores biológicos 
inconsistentes con la edad aparente de Adán; y que luego, ignorado los marcadores 
consistentes, proceda a establecer que la edad de Adán es de unas pocas horas. Lo más 
probable es que el científico descarte que se trata de un milagro y estudie todos los 
marcadores de edad posibles, aceptando los que son consistentes con la edad aparente 
(adulta) de Adán, e ignorando los que son inconsistentes.  Todo esto nos permite hacer una importante observación: Cuando se aplica el método científico para estudiar un milagro, se obtienen datos inconsistentes; ya que no existe un modelo natural que pueda explicar un milagro. Lo inverso no es necesariamente 
cierto: Datos inconsistentes no implican necesariamente un milagro, sino que pueden ser el resultado de estar utilizando un modelo inadecuado para describir un fenómeno natural.  Por lo tanto, marcadores inconsistentes pueden indicar: 
• Un fenómeno puramente natural pero descripto con un modelo inadecuado  
• Un milagro, para el cual no existe un modelo natural. Las ciencias naturales, por su limitación inherente, no pueden distinguir entre un 
milagro y un modelo inadecuado. Ante un milagro, y disponiendo solamente de un modelo 
25 
alternativo, aunque sea inadecuado, un científico guiado por una cosmovisión naturalista 
aceptará como válidos los marcadores consistentes con este modelo y descartará los 
marcadores inconsistentes. 
Determinación de la edad de Adán usando el método histórico La edad de Adán puede ser establecida por medio del método histórico, ya que existe 
una fuente documental: la Biblia, la revelación especial de Dios para el hombre, y en 
particular, el relato de la creación en Génesis.  Esta fuente documental, interpretada con una 
sana exégesis, muestra que Adán fue creado con una edad cronológica cero, aunque su edad 
biológica correspondía a la de un hombre adulto. Adán fue creado un ser maduro, y 
plenamente funcional, al igual que sucedió con toda la creación de Dios. 
Por supuesto, solamente una persona guiada por una cosmovisión cristiana podría 
aceptar esta explicación sobrenatural, y aceptar la Biblia como evidencia documental de que 
Adán fue el primer hombre creado por Dios. 
Resolución de la controversia La controversia se resuelve al mostrar la consistencia de la cosmovisión cristiana y la 
inconsistencia de la cosmovisión naturalista. La cosmovisión cristiana permite explicar 
consistentemente los orígenes del universo y de la vida, y responder a los grandes 
interrogantes del ser humano. Por el contrario, la cosmovisión naturalista no puede explicar 
los orígenes ni responder a estos interrogantes en forma consistente.   
26 
Conclusión La creación señala el poder y la deidad del Señor. Los hombres pecan al rechazar a 
Dios como Creador, por lo cual Dios los entrega a la corrupción de su propio corazón (Ro. 
1:16-25). 
El consenso histórico de la iglesia cristiana hasta principios del siglo XIX fue que 
Dios había creado el universo en seis días, hace aprox. 6.000-10.000 años. 
Con el advenimiento del uniformismo a principios del siglo XIX, y luego la 
evolución, comenzó el rechazo a la geología y biología basada en el libro de Génesis, y la 
adopción del naturalismo como base para comprender toda realidad física. 
La controversia alrededor de Génesis tiene que ver con la lucha entre dos 
cosmovisiones: la cosmovisión cristiana y la naturalista.  
La cosmovisión cristiana se fundamenta en la Palabra inspirada por Dios: la Biblia. 
Por eso es estable y provee una explicación racional para toda la existencia.  
La cosmovisión naturalista se fundamenta en las palabras falibles de los hombres. Por 
eso es cambiante, contradictoria y no puede responder a los profundos interrogantes del 
hombre. 
En los próximos dos sermones, analizaremos el texto bíblico de Génesis 1:1-2:3, 
mostrando la consistencia de la narrativa de la creación. Al mismo tiempo, se mostrará la 
inconsistencia de las teorías basadas en una cosmovisión naturalista.   
27 
Preguntas para el estudio en grupo ¿Por qué es importante la creación? 
El apóstol Pablo, ¿qué nos enseña sobre la creación en Romanos 1:18-25? 
El apóstol Pablo, ¿qué nos enseña en Hebreos 11:1-3? 
El apóstol Pedro, ¿qué nos advierte en 2 Pedro 3:3-6? 
Génesis 1:1-2:3, ¿es narrativa o poesía?, ¿historia o mito? 
¿Qué es una cosmovisión? 
¿Qué es el uniformismo? 
¿Qué es el naturalismo? 
¿En qué consiste la controversia sobre la creación? 
¿Cómo se resuelve la controversia?   
28 
Bibliografía Agustin de Hipona. La Ciudad de Dios. México: Editorial Porrúa, 1966. https://historicodigital.com/download/la-ciudad-de-dios.pdf. Boyd, Steven W. “The Genre of Genesis 1: 1– 2: 3: What Means This Text?” En Coming to Grips with Genesis: Biblical Authority and the Age of the Earth, editado por Terry Mortenson y Thane H. Ury. Master Books, 2008. Chou, Abner. “Genesis—The Original Myth Buster”. Answers Magazine, el 1 de abril de 2013. Darwin, Charles. On the Origin of Species. 6th ed. London: Oliver Francis, 1902. Davis, Jud. “Why I Believe in 24-Hour Days”. Answers in Genesis, el 23 de marzo de 2012. https://answersingenesis.org/days-of-creation/why-i-believe-in-24-hour-days/. Grant, Bob. Hugh Ross vs. Jason Lisle - The Age of the Universe. Consultado el 7 de febrero de 2020. https://www.youtube.com/watch?v=z045s1rLLIc. Grauman, Josías. “Panorama de la Biblia: Un breve estudio de principio a fin”. Instituto de Expositores, 2010. Grønbæk, Jakob H. “Baal’s Battle With Yam— a Canaanite Creation Fight”. Journal for the Study of the Old Testament 10, núm. 33 (el 1 de octubre de 1985): 27–44. https://doi.org/10.1177/030908928501003302. Hamilton, Victor P. The Book of Genesis, Chapters 1–17. The New International Commentary on the Old Testament. Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1990. Logos. Hippo, Augustine of. On Genesis: Two Books on Genesis against the Manichees; and, on the Literal Interpretation of Genesis: An Unfinished Book. Editado por Thomas P. Halton. Traducido por Roland J. Teske. Vol. 84. The Fathers of the Church. Washington, D.C.: The Catholic University of America Press, 1991. Jia, Linpei, Weiguang Zhang, y Xiangmei Chen. “Common methods of biological age estimation”. Clinical Interventions in Aging 12 (el 11 de mayo de 2017): 759–72. https://doi.org/10.2147/CIA.S134921. Keil, Carl Friedrich, y Franz Delitzsch. Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España: Editorial CLIE, 2008. Logos. Kidner, Derek. Genesis: An Introduction and Commentary. Vol. 1. Tyndale Old Testament Commentaries. Nottingham, England: Inter-Varsity Press, 1967. Logos. Lasor, William Sanford, David A. Hubbard, y Frederic William Bush. Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento. Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2004. Logos. Lester, Lane. “La genética y la evolución no son compatibles: Biólogo especializado pone las cosas en claro”. Answers in Genesis, el 27 de febrero de 2008. 
29 
https://answersingenesis.org/es/evolucion/la-gen%C3%A9tica-y-laevoluci%C3%B3n-no-son-compatibles/. Levinsohn, Stephen. Self-instrucion Materials on Narrative Discourse Analysis. SIL International, 2012. http://www-01.sil.org/~levinsohns/narr.pdf. MacArthur, John. La batalla por el comienzo. Traducido por John Alfredo Bernal. Grand Rapids, MI: Editorial Portavoz, 2003. “Método histórico”. En Wikipedia, la enciclopedia libre. Wikimedia Foundation Inc., el 4 de enero de 2020. https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9todo_hist%C3%B3rico. Mohler, Albert. “Tough Questions Christians Face: 2010 National Conference: Why Does the Universe Look So Old?” Ligonier Ministries, 2010. https://www.ligonier.org/learn/conferences/tough-questions-christians-face-2010national/why-does-the-universe-look-so-old/. Mook, James R. “The Church Fathers on Genesis, the Flood, and the Age of the Earth”. En Coming to Grips with Genesis: Biblical Authority and the Age of the Earth, editado por Terry Mortenson y Thane H. Ury. Master Books, 2008. Kindle. Mortenson, Terry. “The Historical Development of the Old-Earth Geological Time-Scale”. Answers in Depth 2 (2007): 120–37. ———. “The Religion of Naturalism”. Answers in Genesis, el 5 de mayo de 2017. https://answersingenesis.org/world-religions/religion-of-naturalism/. “Naturalismo (filosofía)”. En Wikipedia, la enciclopedia libre, el 10 de enero de 2020. https://es.wikipedia.org/wiki/Naturalismo_(filosofía). Oswalt, John N. The Bible among the Myths: Unique Revelation or Just Ancient Literature? Zondervan Academic, 2009. Sagan, Carl. Cosmos. 1st ed. New York, NY: Random House, 1980. Schmeling, Andreas, Reinhard Dettmeyer, Ernst Rudolf, Volker Vieth, y Gunther Geserick. “Forensic Age Estimation”. Deutsches Ärzteblatt International 113, núm. 4 (enero de 2016): 44–50. https://doi.org/10.3238/arztebl.2016.0044. A Scientific Dissent from Darwinism. “Una Disensión Científica sobre el Darwinismo”, 2001. https://dissentfromdarwin.org/about/esp/. Waterman, Leroy. “Cosmogonic Affinities in Genesis 1:2”. The American Journal of Semitic Languages and Literatures 43, núm. 3 (el 1 de abril de 1927): 177–84. https://doi.org/10.1086/370142. 

print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.