LA CREACIÓN (2DA. PARTE) - Gen 1:1-2:3

Autor: Román Caceres
Publicado: 08/mar./2020
Categorías: Génesis, Series de Estudios

LA CREACIÓN
GÉNESIS 1:1-2:3
SEGUNDA PARTE
CÓRDOBA, ARGENTINA
8 DE MARZO DE 2020 
1
La creación, segunda parte: El origen del universo
El día, el mes y el año son medidas cosmológicas de tiempo. El día es el tiempo en 
que la tierra da un giro completo sobre su eje. El mes es el tiempo que tarda la luna en dar un 
giro completo alrededor de la tierra. El año es el tiempo que tarda la tierra en dar un giro 
completo alrededor del sol. La semana no está definida en base a ningún fenómeno 
cosmológico, sino que fue establecida por Dios mismo durante la creación como el ciclo
normal de trabajo y descanso para la humanidad. Este es el fundamento del cuarto 
mandamiento de la ley: Éxodo 20:8-11.
Primer día
1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Las primeras palabras de toda la 
Palabra revelada por Dios al hombre hablan de Cristo como el Logos, el Creador:
1
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
2
Este era 
en el principio con Dios.
3
Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que 
ha sido hecho, fue hecho (Jn. 1:1-3).
El Evangelio de Juan comienza presentando al Salvador como el Creador, ya que los hombres 
han rechazado al único Creador que puede salvarlos (Ro. 1:18-25).
Gn. 1:1 no es un encabezado, ni tampoco un resumen de la creación. Esto es evidente 
porque la creación de la tierra se menciona solo aquí, y también porque:
… el siguiente relato del curso de la creación comienza con ו (y) la cual conecta los 
diferentes actos de creación con el acto expresado en el ver. 1, como el fundamento 
principal sobre el cual descansan.
1
1
Carl Friedrich Keil y Franz Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento
(Viladecavalls (Barcelona), España: Editorial CLIE, 2008), 33, Logos. 
2
Hay teólogos que piensan que la frase «en el principio» se refiere a un período de 
tiempo (siete días) no a un momento puntual (el primer momento del primer día).
2
Pero en 
realidad es una referencia temporal con relación al contexto que le sigue: la creación.
בְּראשִׁית  (sin artículo) «al principio» en sí no denota el principio absoluto, sino que es 
un término relativo, que recibe su significado a partir del contexto. El significado aquí 
se refiere al inicio de la obra que se basa en el hecho de que Dios creó el cielo y la 
tierra, tal como lo muestra la descripción posterior del procedimiento creacional, el 
cielo y la tierra en su forma elemental, de la cual fue elaborado el universo en su 
estructura orgánica con sus organismos y seres vivos por medio de las acciones 
creacionales subsiguientes. Ahora bien, si la acción creacional divina empezó con la 
creación del cielo y de la tierra, se puede deducir correctamente que Dios creó al 
principio de todas las cosas el cielo y la tierra. La falta del artículo en  בְּרֵאשִׁית  tiene 
menos importancia, cuando registramos que tanto  רֵאשִׁית  como  אַחֲריחִ  con significado 
de «principio y final» no aparecen en ningún texto bíblico con el artículo (cf. Is. 
46:10).
3
En la disputa con los fariseos acerca del divorcio, el Señor se refiere a la creación del 
hombre y la mujer (Gn. 1:27 y 2:24) como un evento que ocurrió «al principio»:
3
Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre 
repudiar a su mujer por cualquier causa? 
4
Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído 
que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,
5
y dijo: Por esto el hombre 
dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?
6
Así que 
no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el 
hombre. 
7
Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y 
repudiarla? 
8
El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar 
a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. (Mateo 19.3–8).
Aquí, la frase «al principio» (ap’ archēs), o mejor: «desde el principio mismo»
4
(de la 
creación), es diferente a «en el principio» (en archē) (Juan 1:1; Gn. 1:1 [LXX]); sin embargo,
el significado es similar. Lo que es muy diferente, es el contexto temporal en donde se usan
estas referencias temporales.
2
John H. Walton, The Lost World of Adam and Eve: Genesis 2-3 and the Human Origins Debate
(Downers Grove, IL: Inter Varsity Press, 2015), 27.
3
Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 33.
4
Walter Bauer, A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature, 
ed. Frederick William Danker, 3rd ed. (Chicago, IL: University of Chicago Press, 2000), s. v. ἀρχῇ 1.b., 
Accordance. 
3
En Mateo 19:4, el Señor 
Jesucristo aludió a Génesis 
1:27 y 2:24 como 
acontecimientos históricos que 
ocurrieron «al principio» de la 
creación. Esto implica que el 
Señor estaba usando una
escala de tiempo acorde al modelo creacionista de una tierra joven. Si el hubiese tenido en 
mente un modelo de una tierra antigua, difícilmente podría haberse referido a la creación de 
Adán y Eva como algo ocurrido al principio de la creación.
En Mateo 19:4, Mateo ubica el discurso temporalmente en el momento que el Señor 
estuvo en la tierra, haciendo referencia a un evento que ocurrió al principio de la creación. En 
este contexto, el rango temporal «al principio» se extiende hasta abarcar el momento cuando 
el hombre y la mujer fueron creados. Por otro lado, en Génesis 1:1 Moisés ubica el discurso
temporalmente en el primer momento de la creación, haciendo referencia a un evento que 
ocurrió cuando todavía nada había sido creado. En ese contexto, el rango temporal «en el 
principio» es muy estrecho y simplemente indica el primer momento del primer día.
Los cielos y la tierra fueron creados por Dios ex nihilo, de la nada:
1
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
2
Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.
3
Por la fe entendemos haber 
sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue 
hecho de lo que no se veía (He 11.1–3).
La creación de la nada es entendida solo por medio de la fe en la Palabra de Dios, por el 
testimonio de Aquel que estuvo presente cuando creaba todas las cosas.
2a Y la tierra estaba desordenada y vacía, … La frase «desordenada y vacía» (ṯōhû
wāḇōhû) se refiere a que la tierra no tenía la forma ni el contenido final. Después el Señor le 
da forma (Gn. 1:6-20) y la llena de vida (Gn. 1:11-25). 
4
En el pasado algunos teólogos pensaron que ṯōhû wāḇōhû podría referirse a un 
cataclismo universal ocasionado por la caída de Satanás
5
. Esta idea se popularizó como la 
Teoría de la brecha, la cual daba lugar para incluir las eras geológicas entre los vs. 1:1 y 1:2. 
Sin embargo, esto no es textualmente posible ya que ṯōhû wāḇōhû significa simplemente un 
lugar sin forma y sin vida, pero no necesariamente el producto de una devastación:
Los nominativos aliterantes  תֹּהוּ וָבהוּ , cuya raíz etimológica desapareció del idioma 
transmitido, significan desierto y tierra abandonada, y no devastación y desolación. 
Siempre que dichos sustantivos se utilizan juntos en otros sitios (Is. 34:11; Jer. 4:23), 
se toman de este pasaje; pero  תֹּהוּ  solo se emplea frecuentemente como sinónimo de 
אַי ִן , no existencia, y  הֶבֶל , la nada (Is. 60:17, 23; 49:4), y ha mantenido su significado 
en el arameo ( תְּהָא ) y en el árabe (tih). La tierra en formación fue primeramente 
desordenada y vacía, una masa sin forma ni vida.
6
2b … y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se 
movía sobre la faz de las aguas. Un inmenso océano de agua cubría toda la faz de la tierra. 
Esto implica que la cantidad de agua era mucho mayor a la que observamos hoy en la 
superficie de la tierra.
Como Gn. 1:1-2 no contiene verbos wayyiqtol, hay teólogos que piensan que esta 
sección se refiere a un acto creador previo al primer día.
7
Sin embargo, en Éx. 20:11 Moisés 
enseña que «en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en 
ellos hay».
8
Todo fue creado durante los seis días de la creación. En Éx. 20:11, Moisés no usa 
la frase «los cielos y la tierra» para referirse a toda la creación, aunque sí la usa en este 
sentido en Éx. 31:17. Esto es evidencia de que «los cielos y la tierra» se refiere a una parte de 
5
C. I. Scofield, ed., La Santa Biblia Anotada de Scofield, 25a ed. (Milwaukee, WI: Publicaciones 
Españolas, 1992), 1–2.
6
Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 34.
7
C. John Collins, Genesis 1-4: A Linguistic, Literary, and Theological Commentary (Phillipsburg, NJ: 
P&R Publishing, 2006), ls. 507–517.
8
Delitzsch no hace ningún comentario con respecto del uso de esta frase en Éxodo 20:11. 
5
la creación (Éx 20:11) pero también se usa como sinécdoque para referirse a toda la creación
(Éx 31:17).
Por otro lado, los libros históricos del AT que comienzan con verbos wayyiqtol, 
siempre hacen referencia al discurso previo en el libro anterior (Jos 1:1; Jue:1:1, etc.). 
En otros casos, como Job, el libro comienza con un verbo en qal. En la biblia hebrea, 
Job se ubica después de salmos y menciona a un personaje que se introduce por primera vez 
en la Biblia, por esa razón se usa una formula especial para presentar este personaje.
Génesis 1:1-2 es la introducción de toda la Biblia. El personaje principal es el Dios 
conocido por todo Israel; por lo cual, Moisés no usa una fórmula de presentación, sino que 
directamente describe Su primera actividad creativa usando un verbo en qal «creó» (bārāʾ).
3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Dios creó la luz antes que las fuentes naturales 
de luz, mostrando que esta luz provenía de Él mismo. Cuando Juan alude a este pasaje, él ve 
en la luz una tipología de una cualidad del Señor:
4
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
5
La luz en las tinieblas 
resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella (Jn 1.4–5).
Esta luz es una cualidad de Dios transmitida a la creación:
Juan presenta aquí los temas paralelos que ocurren a lo largo de su Evangelio. La 
“vida” y la “luz” son cualidades del Verbo que no solo son intrínsecas y comunes a la 
Trinidad (5:26), sino que también se pueden extender a quienes responden al mensaje 
del evangelio acerca de Jesucristo (8:12; 9:5; 10:28; 11:25; 14:6).
9
Esto es confirmado por el apóstol Pablo cuando alude a este pasaje:
6
Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que 
resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de 
Dios en la faz de Jesucristo (2 Co. 4:6).
Pablo claramente confirma el relato bíblico al decir que «de las tinieblas (no de una fuente 
lumínica) resplandeció la luz». La luz fue creada antes que el sol, la luna y las estrellas. Hay 
9
John F. MacArthur, Biblia de estudio MacArthur (Nashville, TN: Thomas Nelson, 1997), v. Jn 1.4–5, 
Logos. 
6
quienes argumentan que esto es imposible porque la luz siempre necesita una fuente.
10
Con 
respecto al orden creativo, Collins sostiene: «esto presenta un serio problema para quienes 
desean correlacionar este relato con una descripción científica»
11
. En realidad, esto no 
presenta un problema para quien posee una cosmovisión cristiana.
Para intentar solucionar esta discrepancia, hay teólogos que interpretan los paralelos 
que existen entre los días de la creación como un marco poético interpretativo de la creación, 
no un relato histórico. Esta idea es conocida como «hipótesis del marco interpretativo»:
Reinos de la creación  Clases de criaturas
Día 1  Luz  Día 4  Luminarias
Día 2  Firmamento: cielo y mar  Día 5  Habitantes: mar y criaturas aladas
Día 3  Tierra seca, vegetación  Día 6  Animales terrestres, hombre
El Rey Creador
Día 7  Sabbath
Según esta teoría, los días no son períodos de 24 hs. sino períodos indefinidos de tiempo, 
siendo el período actual el Día 7. Esta interpretación no surge de la exégesis del texto, sino de 
un deseo de armonizar el texto de Génesis con las teorías de la cosmología moderna:
Esta nueva interpretación de presentar los días de la creación como periodos no se 
puede justificar exegéticamente. El uso de  יֹום  (día) como «en el día de…» con el 
significado de «sucedió en el tiempo, cuando…» (2:4, 17; 5:1, etc.) no tiene 
relevancia para nuestro capítulo, ya que se cuentan los diferentes días ( יָמִים ) [días]
con la tarde y mañana de cada cual. El día del Señor ( יֹום יהוה ) en cambio es usado 
por los profetas para designar un periodo mayor, pero jamás es dividido en dos 
mitades y no se presenta una secuencia o un conteo de tales días. Finalmente, el 
argumento de que para Dios mil años son como el día de ayer y una vigilia (Sal. 90:4; 
2 P. 3:8), o que el Dios infinito no sufre bajo la medida temporal del hombre no puede 
10
Este es un argumento muy débil, ya que aún en el modelo del Big Bang, la época de los fotones
ocurrió millones de años antes que se formaran las primeras estrellas y luego los planetas.
11
Collins, Genesis 1-4: A Linguistic, Literary, and Theological Commentary, l. 638. 
7
ser usado aquí porque aquí no se habla de la eternidad de Dios sino de la creación de 
Dios en el tiempo.12
Gleason Archer, un erudito del hebreo, pensaba que los días de Génesis no eran días 
de 24 hs. por la influencia de la cosmología moderna:
Una lectura superficial de Génesis 1 da la impresión de que todo el proceso creativo 
tuvo lugar en seis días de veinticuatro horas. Si esta fue la verdadera intención del 
autor hebreo (una deducción cuestionable, como se mostrará más adelante), esto 
parece ir en contra de la investigación científica moderna, lo que indica que el planeta 
Tierra fue creado hace varios miles de millones de años.
13
Las interpretaciones simbólicas de los días de la creación no surgen de una exégesis del texto, 
sino de un deseo de armonizar el texto de Génesis con las teorías de la cosmología moderna.
4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. 
5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la 
mañana un día. Nótese que Dios crea «un día». Este detalle es traducido correctamente por 
la LXX y RV60. El primer día incluye la creación del día mismo, que concluye con «la tarde 
y la mañana». Esto es, los días de la creación no se cuentan de tarde a tarde, sino de mañana a 
mañana:
Se ha de observar que los días de la creación están unidos por el venir de tarde y 
mañana. El primer día no consistió en las tinieblas primeras y el surgimiento de la luz, 
sino que fue formado después de la creación de la luz por el primer intercambio de 
tarde y mañana. La primera tarde no fue la penumbra, la cual posiblemente precedió 
al primer brote de luz al surgir éste de entre las primeras tinieblas, e intervino entre las 
tinieblas y la llena y amplia luz del día. No fue hasta después que la luz fue creada, y 
la separación de la luz y las tinieblas había tenido lugar, que la tarde vino, y después 
de la tarde, la mañana; y esta venida de la tarde ( ﬠֶר ֶב  lo oscuro) y la mañana ( בֹּקֶר  el 
amanecer) formaron uno, o el primer día. De aquí se toma el que los días de la 
creación no sean calculados de tarde a tarde, sino, tal como lo reconoció el viejo Joh. 
Philopens y en últimos tiempos lo repitió v. Hofmann, de mañana a mañana. El día no 
termina completamente hasta que la luz retorna después de las tinieblas de la noche, 
no es hasta el amanecer de la nueva mañana que el primer intercambio de luz y 
tinieblas se completa, y un día (ἡμερονύκτιον) ha pasado. … El primer día comenzó 
en el momento que Dios hizo que la luz surgiera de las tinieblas; pero esta luz no 
llegó a ser día hasta que la tarde hubo llegado, y las tinieblas que se asentaron con el 
atardecer dieron lugar a la mañana siguiente al amanecer del día. … La cuenta de los 
12
Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 35.
13
Gleason L. Archer, A Survey of Old Testament Introduction (Chicago, IL: Moody, 1987), 187. 
8
días de tarde a tarde (Plinio II, 79: inter duos solis occasus [el ocaso entre dos soles]) 
en la ley mosaica (Lev. 23:32), y por muchas tribus antiguas (los árabes 
premahometanos, los atenienses, galos y germanos), surgió no de los días de la 
creación, sino de la costumbre de regular estaciones por los cambios de la luna. Pero 
si los días de la creación se regulan por el intercambio periódico de luz y tinieblas, 
deben ser considerados no como periodos de tiempo de incalculable duración, de años 
o miles de años, sino como simples días terrenales. Esta nueva interpretación de 
presentar los días de la creación como periodos no se puede justificar 
exegéticamente.
14
La implicación es que Dios desarrolló su actividad creadora desde la mañana hasta la tarde 
(período de luz que comienza con la creación de la luz). Luego, el día de 24 hs. se completó 
con la tarde y la mañana, estableciendo así el fundamento del ciclo de actividad humana.
En el primer día, Dios creó los cielos y la tierra en su estado primigenio, y comenzó
un proceso de orden y llenura de estos. La luz es el primer elemento creado para ordenar, 
separando la noche del día y dando forma al primer día terrestre.
Segundo día 
6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de 
las aguas. El término hebreo traducido expansión (rāqiaʿ) significa un espacio que se 
expande entre las aguas superiores e inferiores, pero no algo sólido como los traductores de la 
LXX y Jerónimo tradujeron rāqiaʿ dando lugar al erróneo término firmamento.
De acuerdo a la apariencia óptica, se describe como una alfombra desplegada sobre la 
tierra (Sal. 104:2), una cortina (Is. 40:22), una transparente obra de safiro (Ex. 24:10), 
un cristal derretido (Job 37:18) pero no hay nada en estos poéticos símiles que 
garantice la idea de que los cielos fueron considerados como una masa sólida, un 
σιδήρεον [de hierro] o χάλκεον [de cobre] o πολύχαλκον [mezclado con hierro], tal 
como los poetas griegos lo describen.
15
7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la 
expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
14
Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 35.
15
Keil y Delitzsch, 36. 
9
8a Y llamó Dios a la expansión Cielos. Dios creó los cielos (todo el espacio) en el 
primer día, pero creó los cielos (terrestres) en el segundo día. La Escritura menciona también 
un tercer cielo que es eterno (no creado), llamado también el paraíso, donde el apóstol Pablo 
fue arrebatado:
1
Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las 
revelaciones del Señor.
2
Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en 
el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el 
tercer cielo.
3
Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; 
Dios lo sabe),
4
que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le 
es dado al hombre expresar (2 Co. 12:1-4).
8b Y fue la tarde y la mañana el día segundo. A partir del segundo día se utilizan 
números cardinales junto con el término día. Este tipo de fraseología siempre se usa en el AT 
para describir días de 24 hs.
En el segundo día, Dios continuó el proceso creativo de ordenamiento, separando las 
aguas terrestres de las aguas atmosféricas por medio de la creación de una expansión: el 
segundo cielo, o atmosfera terrestre.
Tercer día 
9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un 
lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.  Habiendo hecho separación de las aguas por encima 
y por debajo de la expansión, ahora Dios separa las aguas debajo de la expansión para formar 
la tierra habitable.
10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio 
Dios que era bueno. 
11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; 
árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y 
fue así. 12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su 
10
naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que 
era bueno.
Esta es la primera mención del término hebreo min, traducido género o naturaleza. 
Este término posee un rango semántico amplio que está determinado según la especificidad 
de la cosa a la que se refiere y no se refiere a una categoría fija de la taxonomía de los seres 
vivos
16
. Obviamente, la Biblia no utiliza la taxonomía moderna establecida por Carl Linnaeus 
en 1731. Por esta razón, según vemos aquí, se describen tres grupos de vegetación: «hierba 
verde», «hierba que da semilla» y «árbol que da fruto». «Estas tres clases abarcan toda la 
producción del reino vegetal».
17
El Dr. Michel Todhunter18
, genetista, explica porqué en la Biblia las plantas no se 
consideran seres vivos:
¿Cuál es la diferencia entre plantas, animales y el hombre? Para responder 
necesitamos considerar la frase nefeš ḥayyâ. nefeš ḥayyâ se usa en la Biblia para 
describir criaturas marinas (Génesis 1:20–21), animales terrestres (Génesis 1:24), 
pájaros (Génesis 1:30), y el hombre (Génesis 2:7). nefeš nunca se usa para referirse a 
las plantas. El hombre específicamente se denota como nefeš ḥayyâ, un alma viviente, 
después de que Dios respiró en él el aliento de vida. Esto contrasta con Dios 
diciéndole a la tierra en el día 3 que produzca plantas (Génesis 1:11). La ciencia de la 
taxonomía, el estudio de la clasificación científica hace la misma distinción entre 
plantas y animales.
Dado que Dios solo dio plantas (incluyendo sus frutas y semillas) como alimento para 
el hombre y los animales, Adán, Eva y todos los animales y pájaros fueron 
originalmente vegetarianos (Génesis 1: 29-30). Las plantas debían ser un recurso de la 
tierra que Dios proveyó para el beneficio de las criaturas nefeš ḥayyâ, tanto animales 
como hombres. Las plantas no "murieron" en el sentido del término mût; sin que 
fueron consumidas como alimento. La escritura describe las plantas como marchitas 
16
David Fouts, “The Meaning of Mîn”, Answers Magazine, el 1 de junio de 2011, 
https://answersingenesis.org/creation-science/baraminology/the-meaning-of-min/.
17
Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento, 36.
18
Todhunter, Michael G., “Michael G Todhunter, B.S., M.S., Ph.D.”, Creation Ministries International, 
consultado el 27 de febrero de 2020, http://creation.com/michael-g-todhunter. 
11
(hebreo yabesh), que significa "secarse". Este término describe a una planta o parte de
una planta que deja de funcionar biológicamente.
19
En la Biblia, las plantas se consideran máquinas biológicas creadas para producir alimentos 
para los seres vivos. Por lo tanto, de acuerdo con la creación de Dios, el consumo de plantas, 
frutas y semillas no ocasiona la muerte de un ser vivo.
13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero.
En el tercer día, Dios separó las aguas terrestres, creando la tierra continental y los 
mares. Luego, Dios llenó la tierra continental con vegetación: máquinas biológicas creadas 
para producir alimento para los seres vivos.
Cuarto día
14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el 
día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por 
lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E 
hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y 
la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las 
puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear 
en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 
Este es uno de los pasajes clave para comprender la naturaleza milagrosa de la 
creación. Aquí dice simplemente «hizo también las estrellas» y junto con el sol y la luna, 
Dios «las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra». La 
implicación es que la luz de las estrellas alcanzó la tierra en forma inmediata.
Uno de los principales argumentos que se usan contra un origen reciente es 
precisamente, la luz de las estrellas distantes. La unidad de medida astronómica de distancia 
19
Michael Todhunter, “Do Leaves Die?”, en The New Answers Book 4: Over 30 Questions on 
Creation/Evolution and the Bible, ed. Ken Ham (Green Forest, AR: Master Books, Inc., 2013), 
https://answersingenesis.org/biology/plants/do-leaves-die/. 
12
es el año-luz (ly), y es la distancia que recorre la luz en un año. Si la galaxia GN-z11 se 
encuentra a 13.39 Gal. (13.39 mil millones de años luz), ¿cómo puede ser que el universo 
tenga solamente 6000-10000 años y podamos ver la luz de GN-z11?
En realidad, al crear las estrellas, «las puso Dios en la expansión de los cielos para 
alumbrar sobre la tierra». El objetivo de las estrellas es alumbrar la tierra. Ahora bien, la 
estrella más cercana a la tierra, Proxima Centauri, está ubicada a 4.244 ly, por lo cual su luz 
tarda 4.244 años en llegar a la tierra. A primera vista, daría la impresión de que Adán jamás 
pudo ver ninguna estrella. Pero, en realidad, para que las estrellas cumpliesen el propósito de 
su creación, su luz debió alcanzar la tierra instantáneamente. Este no es un problema para 
alguien que posee una cosmovisión cristiana, ya que el mismo Dios Omnipotente que creó
milagrosamente las estrellas de la nada, hizo que su luz llegue instantáneamente a la tierra.
Este es un problema para alguien que posee una cosmovisión naturalista, en la que 
todos los fenómenos deben ser explicados naturalmente. En realidad, el modelos del Big 
Bang tiene un problema con esto, tal como se verá en la sección El problema del horizonte. 
19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. 
En el día cuarto, Dios concluyó la creación del universo exterior, creando el resto de 
los cuerpos celestes. Según se puede deducir de las cronologías, esto sucedió hace 6.000 –
10.000 años. Sin embargo, el modelo cosmológico moderno es muy diferente.
En el cuarto día, Dios llenó el primer cielo, el espacio exterior, con cuerpos celestes 
creados para alumbrar la tierra de día y de noche, y para servir como puntos de referencia 
para identificar las diferentes estaciones, días y años.
El modelo cosmológico estándar
En cosmología, se entiende por Big Bang al principio del universo, es decir, el punto 
inicial en el que se formó la materia, el espacio y el tiempo. De acuerdo con el modelo 
cosmológico estándar, el Big Bang tuvo lugar hace unos 13.800 millones de años. Las teorías 
13
sobre el Big Bang no describen en realidad este hecho en sí, sino el universo temprano en su 
evolución temporal después del Big Bang.
20
El Big Bang es un modelo fisicomatemático. Antes de discutirlo, es conveniente 
definir y mostrar los límites de la modelización.
Modelos matemáticos
En las ciencias físicas, un modelo matemático es «la traducción de la realidad física 
de un sistema físico en términos matemáticos, es decir, una forma de representar cada uno de 
los tipos de entidades que intervienen en un cierto proceso físico mediante objetos 
matemáticos»
21
.
Un modelo matemático puede ser útil para predecir el comportamiento de un proceso 
físico, y aún así describir incorrectamente esa realidad física. Uno de los casos más notables 
es la «fuerza» de atracción gravitacional. 
La ley de gravitación universal fue formulada por Isaac Newton en su libro 
Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, publicado el 5 de julio de 1687. Esta ley se 
expresa por la siguiente fórmula matemática:
�=�
�%�&
&
Donde f es la fuerza de atracción que experimentan dos objetos con masas m1 y m2
separados una distancia r. G es la constante de gravitación universal. Esta fórmula se usa para
calcular g, el valor de atracción gravitacional de la tierra:
�=�
�(�
�(
& =��⟹�=�
�(
�(
&
20
“Big Bang”, en Wikipedia, la enciclopedia libre, el 26 de febrero de 2020, 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Big_Bang&oldid=123841798.
21
“Modelo matemático”, en Wikipedia, la enciclopedia libre, el 5 de diciembre de 2019, 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Modelo_matem%C3%A1tico&oldid=121807780. 
14
Donde �( es la masa terrestre, �( es el radio medio terrestre y g es la aceleración de 
la gravedad media terrestre = 9.81 m/s
2
; f es la fuerza que experimenta un cuerpo con masa m
debido a la aceleración de la gravedad g.
Sin embargo, la teoría general de la relatividad publicada por Albert Einstein en 1915 
considera la gravedad no como una fuerza, sino como la curvatura del espacio por causa de 
un objeto masivo. Esto se expresa mediante las ecuaciones de campo:
�+,+Λ�+,=
8��
2
�+,
Donde �+, es el tensor de curvatura de Einstein, Λ es la constante cosmológica, �+,
es el tensor métrico, c es la velocidad de la luz, G es la constate de gravitación universal, y 
�+, es el tensor momento energía.
La teoría general de la relatividad predice que aún la luz, la cual viaja en línea recta, 
se doblaría mientras viaja a través de un espacio curvo. Esto fue observado por primera vez 
por el astrónomo Sir Arthur Eddington al detectar un cambio en la posición aparente de una 
estrella durante un eclipse total en 1919. Las mediciones fueron consistentes con el efecto de 
la curvatura del espacio producida por la gravedad del sol.
Tanto la ley de gravitación universal como la teoría general de la relatividad y sus 
respectivos modelos matemáticos pueden ser usados para predecir el comportamiento de 
objetos masivos, aunque solo las ecuaciones de campo de Einstein sirven para explicar el 
comportamiento de la luz.
En síntesis, ley de gravitación universal muestra que un modelo matemático puede
describir correctamente el comportamiento de una realidad física dentro de ciertos límites y 
aún así ser una representación incorrecta de esa realidad. Un modelo matemático completo de 
una realidad física requiere la capacidad de representar correctamente su comportamiento en 
toda situación posible. Por esa razón, los modelos matemáticos se ajustan al hallarse 
evidencia inconsistente, tornándose cada más complejos. 
15
El modelo Big Bang ha cambiado a través de los años, tornándose cada vez más 
complejo, pero sigue siendo inconsistente. Quienes poseemos una cosmovisión cristiana, 
sabemos que esto se debe a que no existe un modelo matemático que pueda representar 
exitosamente un milagro.
La radiación cósmica de fondo (CBR)
La radiación cósmica de fondo (CBR) es un indicador 
de edad del universo consistente con una edad de 
13.787 Ga. Sin embargo, la inhomogeneidad de la 
CBR es inconsistente con el modelo del Big Bang:
Anteriormente vimos que la CBR es una buena predicción del modelo big-bang. Al 
mismo tiempo, las propiedades de la CBR pueden ser un problema para el Big Bang. 
El universo primitivo debe haber sido muy parejo. De lo contrario, cualquier 
incremento leve de la densidad habría actuado como semilla gravitacional para 
recolectar materia, de modo que la mayor parte de la materia en el universo habría 
sido absorbida por los agujeros negros hace mucho tiempo. Por otro lado, si el 
universo hubiera sido perfectamente parejo, no habría habido semillas gravitacionales 
para producir la estructura que vemos. El universo parece estar delicadamente 
equilibrado entre estos dos extremos. Por cierto, este es otro argumento para el 
principio antrópico que se ha desarrollado.
Los pequeños incrementos de densidad en el universo temprano que supuestamente 
permitieron que la gravedad agrupara materia en galaxias y otras estructuras que 
vemos hoy en día, se llaman inhomogeneidades. Siguiendo la teoría del Big Bang, los 
cosmólogos lograron calcular cuánta inhomogeneidad debería haber tenido el 
universo primitivo para producir el universo que vemos hoy. Esta inhomogeneidad 
debería haber dejado su huella en la CBR. Durante la década de los 80', se construyó 
una sonda espacial llamada COBE
22
para medir la inhomogeneidad estimada. Los 
primeros datos de COBE se reunieron a principios de 
la década de los 90', y se descubrió que el CBR era 
perfectamente parejo. Recién después de dos años de 
examinar los datos por medio de un método 
estadístico muy potente, los investigadores de COBE 
afirmaron haber encontrado la inhomogeneidad 
deseada. Esto fue aclamado como una confirmación 
de la teoría del Big Bang; pero ¿lo fue?
El experimento COBE fue diseñado específicamente 
para buscar la inhomogeneidad esperada, pero no 
pudo encontrarla tal como se había previsto. Eso se 
debió a que la inhomogeneidad hallada fue de un 
22
Explorador de Fondo Cósmico. https://es.wikipedia.org/wiki/COBE 
16
orden de magnitud inferior a lo previsto. ¿Cómo se puede confirmar una predicción 
cuando fue de un orden de magnitud menor? A raíz del descubrimiento, los modelos 
big-bang se han refinado para tener en cuenta una inhomogeneidad inferior a la 
esperada. Lo que se ha omitido en la mayoría de los informes es que los datos no 
coincidían perfectamente con las predicciones, como a menudo se afirma. Este tipo de 
razonamiento ha sucedido con demasiada frecuencia en el modelo big-bang. La 
concordancia entre la teoría y la medición se proclama solo después de que los 
datos se han utilizado para modificar el modelo de tal manera que pueda 
"predecir" las mediciones.
Aún queda el interrogante sobre si realmente se halló alguna inhomogeneidad. Solo 
después de aplicarse métodos estadísticos muy potentes se afirmó que se habían 
encontrado las inhomogeneidades esperadas. Nadie podía apuntar a una dirección 
particular en el espacio y decir que esta era un área de temperatura más alta o baja que 
la media. Sin embargo, la mayoría de los científicos estaban convencidos de que 
efectivamente se habían encontrado variaciones en la temperatura.
23
Si bien la CBR es un marcador de edad del universo, y es consistente con una edad de 
13.787 Ga., es una variable que ha sido usada para ajustar el modelo de tal manera que 
coincida con el supuesto valor de inhomogeneidad hallado por COBE. Aún así, queda la duda 
de si realmente se halló inhomogeneidad alguna.
El problema del horizonte
El Dr. Jason Lisle, astrofísico, explica que el enorme tamaña del universo presenta un 
problema para el modelo del Big Bang:
En el modelo del Big Bang el universo comienza en un estado infinitamente pequeño
llamado singularidad, que luego se expande rápidamente. Según el modelo del Big 
Bag, cuando el universo todavía es muy pequeño, habrá temperaturas diferentes en 
distintos lugares. Supongamos que 
el punto A es caliente y el punto B, 
frío. Hoy, el universo se ha 
expandido y los puntos A y B están
muy alejados el uno del otro. Pero el 
universo tiene una temperatura 
extremadamente uniforme a grandes
distancias, más allá. de las galaxias 
conocidas más lejanas. Es decir que 
los puntos A y B tienen casi 
exactamente la misma temperatura 
en la actualidad. Y lo sabemos
porque vemos radiación electromagnética que proviene de todas las direcciones en el 
23
Danny R. Faulkner, “Universe by Design: Problems with the Big Bang”, Answers in Genesis, 
consultado el 9 de febrero de 2020, https://answersingenesis.org/big-bang/problems-with-the-big-bang/. 
17
espacio, bajo la forma de microondas. Es el Entorno cósmico de microondas, o CMB, 
por sus siglas en inglés (Cosmic Microwave Background). Las frecuencias de 
radiación tienen una temperatura característica de 2.7K (-455 F) y son
extremadamente uniformes en todas las direcciones. La temperatura se desvía en solo 
una fracción de 1/10
5
.
El problema es el siguiente: ¿Cómo llegaron A y B a tener la misma temperatura?
Solo pueden lograrlo mediante el intercambio de energía. Es lo que sucede en muchos 
sistemas, como cuando ponemos un cubo de hielo en café caliente. El hielo se 
calienta, y el café se enfría por el intercambio de energía. Del mismo modo, el punto 
A puede darle energía al punto B en la forma de radiación electromagnética (luz), que 
es la forma más rápida de transferir energía porque no hay nada que viaje más rápido 
que la luz.
Pero, si usamos las suposiciones de los que respaldan el Big Bang, incluyendo al 
uniformismo y el naturalismo, no ha habido tiempo suficiente en 14 mil millones de 
años para que la luz llegue de A a B, porque están demasiado distanciados. Es este un 
problema del tiempo que tarda la luz en viajar. Y es un problema grave. Después de 
todo, A y B tienen hoy casi exactamente la misma temperatura y por eso, tienen que 
haber intercambiado luz muchísimas veces.
24
Este problema en el modelo del Big Bang requiere un «dispositivo de rescate». El más 
popular es conocido como «el período de inflación»:
Los que defienden el Big Bang han propuesto cantidad de conjeturas que intentan 
resolver el problema del tiempo que tarda la luz en viajar. Una de las más populares 
es la de la “inflación”. En los modelos inflacionarios el universo tiene dos velocidades 
de expansión: la normal, y la rápida. El universo comienza en la velocidad normal, 
que en realidad es bastante rápida, pero al compararla con la fase siguiente se ve lenta. 
Luego, entra brevemente en la fase de la inflación y se expande mucho más rápido. 
Más tarde, vuelve a la velocidad normal. Todo esto, en los inicios, mucho antes de 
que se formaran las estrellas y galaxias.
El modelo inflacionario permite que los puntos A y B intercambien energía (durante 
la primera expansión normal) y luego se aparten en la fase inflacionaria a las enormes 
distancias en que se encuentran ubicados hoy. Pero este modelo inflacionario no llega 
a ser más que un cuento, porque no hay evidencia que lo respalde. Es mera 
especulación que busca alinear al Big Bang con observaciones en conflicto. Y,
además, la inflación añade otro conjunto de problemas y dificultades al modelo del 
Big Bang, como la causa de esa inflación misma, y la forma de “apagarla”. Cada vez 
más astrofísicos seculares rechazan la inflación, y no solo por esta razón. Es claro que 
el problema del horizonte sigue siendo un grave problema para la teoría del Big Bang 
respecto al tiempo que tarda la luz en viajar.
25
24
Ken Ham, ed., El libro de las Respuestas 1: sobre la creación y la evolución, El libro de las 
Respuestas (Green Forest, AR: Master Books, 2013), 216–17.
25Ham, 217. 
18
La inflación es solo un dispositivo de rescate para la teoría del Big Bang. El enorme 
tamaño del universo es un problema para los defensores del modelo del Big Bang, ya que 
ellos necesitan explicar porqué el universo posee una temperatura constante a pesar de que su 
edad no alcanza para que el intercambio térmico por radiación electromagnética haya tenido 
tiempo de homogeneizar la temperatura en todo el universo. Para ellos, esto es un gran 
problema, ya que se basan en una cosmovisión naturalista que requiere una explicación 
natural para todas las cosas.
Corrimientos hacia al rojo cuantizados
Un fenómeno que muestra la inconsistencia del modelo del Big Bang es la 
cuantización observada en los corrimientos hacia el rojo en la luz de las estrellas.
El corrimiento hacia al rojo es un fenómeno que ocurre cuando una fuente de luz se 
aleja de un observador. La espectroscopia astronómica utiliza los desplazamientos hacia al 
rojo para determinar el movimiento de objetos astronómicos distantes.
26
Los valores de 
desplazamiento al rojo no existen en un contínuum, sin que están cuantificados. El astrónomo 
Danny Faulkner, comenta al respecto:
En la década de los 70, un astrónomo llamado William Tifft descubrió que los 
corrimientos hacia el rojo de las galaxias no se distribuyen de manera uniforme y 
continua, sino que están cuantificados. En física, algo está cuantificado si las 
mediciones de sus propiedades arrojan ciertos valores discretos, pero no valores 
intermedios. Uno de los fundamentos de la mecánica cuántica, la física de los 
sistemas pequeños, como los átomos, es que la energía está cuantificada. Es decir, la 
energía existe en pequeñas unidades, pero no existe entre esas unidades. Tifft 
descubrió que los desplazamientos al rojo tienden a ocurrir en múltiplos de 72 km/seg. 
Estudios posteriores han hallado otros múltiplos.
Hay cierto mal entendido acerca de esto. Muchos piensan equivocadamente que la 
cuantización se encuentra en los desplazamientos hacia el rojo tal como se observan. 
Esto no es así. Los desplazamientos hacia el rojo observados deben corregirse según 
los movimientos locales. Hace tiempo que sabemos que el sol está orbitando en la 
galaxia Vía Láctea a unos 250 km/seg y que la Vía Láctea y el grupo local de galaxias 
también se están moviendo. Cuando se aplican estas correcciones y se traza un 
histograma de desplazamientos hacia el rojo de las galaxias, la agrupación de los 
26
“Corrimiento al rojo”, en Wikipedia, la enciclopedia libre, el 11 de diciembre de 2019, 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Corrimiento_al_rojo&oldid=121937155. 
19
desplazamientos hacia el rojo en múltiplos de 72 km/s es obvia. Una diferencia entre 
los desplazamientos hacia el rojo cuantificados y la cuantización que ocurre en los 
sistemas de mecánica cuántica, es que la cuantificación en los sistemas de mecánica 
cuántica es absoluta (no hay excepciones), mientras que los desplazamientos hacia el 
rojo de las galaxias tienen excepciones. Es decir, nunca se observa que las partículas 
de la mecánica cuántica, como los electrones, caigan entre dos cuantos adyacentes, 
pero los desplazamientos hacia el rojo de las galaxias con frecuencia caen entre los 
intervalos de 72 km/seg.
¿Qué significa la cuantización del corrimiento hacia el rojo para la cosmología? No 
está claro lo que significa. Si bien la mayoría de los cosmólogos dudan de que la 
cuantización sea real, nadie ha podido desacreditarla. A diferencia del trabajo de Arp, 
esto no se basa en argumentos científicos de probabilidad. ¿Por qué los cosmólogos se 
oponen tanto a los desplazamientos al rojo cuantizados? Principalmente porque no 
pueden encontrar ninguna razón para ello, y el modelo Big Bang no puede 
explicarlos. Todo este tema es bastante nuevo y debe explorarse más. Podría 
convertirse en un problema importante para la teoría del Big Bang.
27
El Dr. Rusell Humphreys estudió este fenómeno en profundidad y concluyó que esta 
evidencia muestra que el universo tiene un centro, y que ese centro se ubica en nuestra 
galaxia, la Vía Láctea:
En las últimas décadas, ha surgido nueva evidencia que restaura al hombre a un lugar 
central en el universo de Dios. Los astrónomos han confirmado que los valores 
numéricos de los desplazamientos al rojo de las galaxias están "cuantizados"; tienden 
a suceder en grupos distintos. Según la ley de Hubble, los corrimientos hacia el rojo 
son proporcionales a las distancias entre las galaxias y nosotros. Entonces, serían las 
distancias mismas las que se agruparían. Eso significaría que las galaxias tienden a 
agruparse en capas esféricas concéntricas (imaginarias) alrededor de nuestra galaxia 
natal, la Vía Láctea. Las capas están separadas por distancias del orden del millón de 
años luz. Los grupos de corrimiento hacia al rojo serían distintos entre sí solo si 
nuestra ubicación de observación estuviese a menos de un millón de años luz del 
centro. La probabilidad de que la Tierra tenga una posición tan singular en el cosmos 
solo por accidente es de menos de uno en un billón. Dado que los teóricos del Big 
Bang presuponen que el cosmos tiene orígenes naturalistas y no puede tener un centro 
único, han buscado otras explicaciones, sin éxito notable hasta el momento. Por lo 
tanto, la cuantización del corrimiento hacia el rojo es evidencia (1) contra la teoría del 
Big Bang, y (2) a favor de una cosmología galactocéntrica, como la de Robert Gentry 
o la de mi libro, Starlight and Time.
28
27
Faulkner, “Universe by Design”.
28
Russell Humphreys, “Our Galaxy Is the Centre of the Universe, ‘Quantized’ Red Shifts Show”, 
Journal of Creation 16, núm. 2 (agosto de 2002): 95–104. 
20
La teoría del Big Bang no permite que el universo tenga un centro. Según el Dr. 
Rusell Humphreys, la cuantización de los corrimientos hacia el rojo es evidencia de que el 
universo posee un centro; y, por lo tanto, de que el modelo del Big Bang es inconsistente.
Multi-universo
La idea de un multi-universo surge de un intento de rescatar el modelo del Big Bang, 
pero es solo una creencia de la religión naturalista. No hay ciencia involucrada en esto:
El multi-universo es la creencia que nuestro universo es sólo uno de muchos 
universos. Es de suponer que cada universo existe de manera paralela e independiente 
uno del otro. Si esto suena como ciencia ficción, filosofía o religión, es debido a que 
el multi-universo puede ser clasificado en cualquiera de esas categorías.
… 
Hace más de medio siglo, el cosmólogo británico nacido en Australia Hernan Bondi 
creó el término Principio de Copérnico para referirse a la mediocridad asumida de 
nuestro lugar en el universo. Bondi tomó este nombre debido a que cuatro siglos antes 
Nicolás Copérnico había desempeñado un rol clave en remover la tierra del centro del 
sistema solar, el lugar que algunos habían visto como una posición privilegiada. Un 
siglo antes, la obra del astrónomo estadounidense Harlow Shapley desplazó al sol del 
centro de la vía láctea. Poco después, el astrónomo estadounidense Edwin Hubble 
demostró que la vía láctea era sólo una de las miles de millones de galaxias. Este 
trabajo sugirió que no estábamos en ninguna ubicación particularmente importante.
Aquellas personas que creen en un multi-universo quieren hacer lo mismo para el 
universo: su argumento es que, así como no hay nada excepcional en nuestro planeta, 
tampoco hay nada excepcional en nuestro universo. Después de todo, si hay sólo un 
universo y parece como que ha sido diseñado, entonces llegamos nuevamente a la 
conclusión que debe haber un Creador. Sin embargo, si nuestro universo es sólo uno 
en una infinidad de universos, regresamos al juego de las posibilidades. La 
probabilidad de que nuestro universo haya ocurrido por casualidad es extremadamente 
diminuta, pero si hay un número infinito de universos, entonces la probabilidad de 
que al menos algunos universos hayan propiciado vida (como lo es nuestro universo), 
entonces es más probable. Por lo tanto, debe haber un multi-universo. Así se afirma 
que hay un proceso de selección después de todo, que podemos existir sólo en un 
universo en donde pueda existir vida. En universos donde es imposible que exista 
vida, no hay nadie para contemplar el significado de la existencia. Por lo tanto, no 
debemos estar sorprendidos que existamos en un universo donde es posible que haya 
vida. Es decir, la apariencia del diseño es sólo eso, apariencia.
29
29
Danny R. Faulkner, “Multi-universo: ¿Es nuestro universo uno de los muchos?”, Answers in 
Genesis, el 10 de febrero de 2017, https://answersingenesis.org/es/ciencia/multi-universo-es-nuestro-universouno-de-los-muchos/. 
21
El multi-verso es solo una idea naturalista para intentar escapar de las implicaciones 
de un universo creado por Dios.
La edad del universo
La edad del universo en el modelo cosmológico moderno ha ido cambiando desde que 
Edwin Hubble la estimara por primera vez en 1929:
En 1929, Edwin Hubble (1889-1953) interpretó que el desplazamiento hacia el rojo de 
las estrellas y galaxias distantes se debía a la expansión general del universo. La tasa 
de expansión se llama constante de Hubble, y si el universo se expandió 
uniformemente desde su comienzo, podríamos calcular su edad. Utilizando las cifras 
originales de Hubble y extrapolando hacia atrás, las galaxias se habrían unido hace 
unos 2 mil millones de años.
En 1947, George Gamow (1904-68) utilizó los datos originales de Hubble sobre la 
luminosidad de las estrellas variables cefeidas para concluir que la "expansión del 
universo debe haber comenzado hace unos dos o tres mil millones de años". En una 
nota al pie de página, dice: «La información más reciente conduce, sin embargo, a una 
estimación de períodos de tiempo aún más largos».
En 1952, Bart Jan Bok (1906-83) estimó que los cúmulos galácticos debían tener 
entre 1 y 10 mil millones de años.
En 1999, los astrónomos que trabajaban en un equipo especial de la NASA 
anunciaron que, según las mediciones de la constante del Hubble realizadas en
estrellas muy distantes, el universo tendría unos 12 mil millones de años.
30
Como el Dr. Faulkner ha indicado, las edades de los astros y del mismo universo son 
modelo-dependientes. Si el modelo cambia, la edad cambia. Esto se debe a la limitación 
inherente de los modelos matemáticos para describir la extrema complejidad de las realidades 
físicas que existen en el universo.
La constante de Hubble también ha experimentado cambios a través de los años:
El valor original de H determinado por Hubble fue de 550 km / s / Mpc, pero en 1960 
el valor se redujo a 50 km / s / Mpc. La relación de Hubble se mantuvo sin cambios 
hasta principios de la década de los 90. Hoy los astrónomos piensan que H es 
aproximadamente 70 km / s / Mpc. Las revisiones de H se produjeron por una mejora 
en la comprensión y en los métodos, pero también a través de una mejora en el 
manejo de los datos. Por ejemplo, diferentes investigadores pueden obtener diferentes 
valores de H porque valoran los datos de manera diferente. En la década de los 90 se 
trabajó mucho en la determinación de H. Uno de los proyectos clave para los que se 
construyó el telescopio espacial Hubble fue para determinar mejor la constante de 
30
Donald E. Simanek, “The Age of the Universe is a Function of Time”, The Institute of Physics 
Publishing, 2001, https://lockhaven.edu/~dsimanek/cutting/ageuniv.htm. 
22
Hubble. El aumento en el valor de H a principios de la década de los 90 causó una 
disminución en la edad estimada del universo del Big Bang y una reevaluación de las 
edades de los cúmulos globulares.
31
Según el modelo cosmológico actual, la edad del universo sería 13.787 ± 0.02 Ga 
(giga-año).
32
La incertidumbre en la medición ha sido reducida a 20 millones de años, al 
basarse en una serie estudios con resultados muy similares: estudios de la radiación de fondo 
de microondas y mediciones realizadas por la nave espacial Planck, la sonda de anisotropía 
de microondas Wilkinson y otras sondas. Las mediciones de la radiación cósmica de fondo
(CBR) dan el tiempo de enfriamiento del universo desde el Big Bang, y las mediciones de la 
velocidad de expansión del universo se utilizan para calcular la edad por extrapolación.
33
Los marcadores que se utilizan para estimar la edad del universo son: 
•  radiación cósmica de fondo (CBR)
•  velocidad de expansión del universo
Pero, al analizar estos marcadores, y otros, se observan inconsistencias.
Una estrella más vieja que el universo
El 7 de septiembre de 2017, la revista Forbes publicó el artículo El más grande 
rompecabezas cósmico: Los astrónomos encuentran una estrella que parece más antigua que 
el universo; este artículo se basó en el trabajo del astrónomo Howard E. Bond y sus 
colaboradores.
34
Según Bond et al., la edad de HD 140283 sería 14.46 ± 0.8 Ga, 
31
Danny R. Faulkner, “Astronomical Distance Determination and Light Travel Time Problem”, 
Answers in Genesis, el 12 de junio de 2013, https://answersingenesis.org/astronomy/starlight/astronomicaldistance-determination-methods-and-the-light-travel-time-problem/.
32
Planck Collaboration et al., “Planck 2018 results. VI. Cosmological parameters”, arXiv:1807.06209 
[astro-ph], el 20 de septiembre de 2019, 15, http://arxiv.org/abs/1807.06209.
33
“Edad del universo”, en Wikipedia, la enciclopedia libre, el 16 de enero de 2020, 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Edad_del_universo&oldid=122804506.
34
Howard E. Bond et al., “HD 140283: A STAR IN THE SOLAR NEIGHBORHOOD THAT 
FORMED SHORTLY AFTER THE BIG BANG”, The Astrophysical Journal 765, núm. 1 (febrero de 2013): 
L12, https://doi.org/10.1088/2041-8205/765/1/L12. 
23
constituyéndola en la estrella más antigua que se conoce hasta el momento. Sin embargo, 
debido al error inherente de las mediciones, estos investigadores no consideran que la edad de 
esta estrella entra en conflicto con la edad del universo que, en el 2013, cuando ellos 
realizaron este trabajo, se estimaba en 13.77 ± 0.06 Giga años.
Sin embargo, el astrónomo Danny Faulkner
35
comenta:
Si uno ignora los errores en estas mediciones, parece haber un problema, porque HD 
140283 sería 0.7 mil millones de años más vieja que el universo. Sin embargo, los 
errores podrían interpretarse como HD 140283 siendo 150 millones de años más 
joven que el universo. ¿Esto resuelve el problema? En realidad, no. Primero, esto 
requeriría que ambos rangos de error conspiraran de manera muy conveniente. 
Segundo, 150 millones de años probablemente no es tiempo suficiente para que la 
estrella se haya formado dentro de las actuales teorías de la evolución temprana del 
universo. En tercer lugar, los astrónomos generalmente no creen que las estrellas de la 
población II, como HD 140283, sean las más primitivas; sino que las estrellas de 
población II fueron supuestamente precedidas por estrellas de población III. 
Las estrellas de la población II tienen cierto contenido de metal, aunque es muy bajo 
(en este contexto, elementos más pesados que el helio). Sin embargo, el universo del 
Big Bang comienza con hidrógeno, helio y un poco de litio. Presumiblemente, la 
primera generación de estrellas (población III) se formó solo con estos elementos, y 
estas sintetizaron los elementos más pesados encontrados en las estrellas de la 
población II y población I, más jóvenes y ricas en metales. Si bien las estrellas de la 
población III son necesarias para la teoría evolutiva de la síntesis de elementos 
cósmicos y la evolución estelar, los astrónomos aún no han encontrado ninguna 
evidencia de que existan. Su existencia pondría aún más presión en el tiempo para que 
al menos algunas estrellas de la población III se hayan formado y pasado por sus 
ciclos de vida antes de la formación de HD 140283.
Finalmente, uno debe darse cuenta de que tanto la edad del universo como la edad de 
HD 140283, discutidas aquí, son en gran medida modelo-dependientes. Si se cambian 
los modelos, las edades cambian. Esto recuerda el conflicto entre las edades de los 
cúmulos globulares (objetos de población II) y la edad del universo, cuando la 
constante de Hubble fue revisada e incrementada hace 25 años. Durante más de tres 
décadas, se pensó que el universo tenía entre 16 y 18 mil millones de años, y se pensó 
que los cúmulos globulares tenían entre 15 y 16 mil millones de años. Sin embargo, 
cuando la constante de Hubble se revisó y se disminuyó, también la edad del universo 
disminuyó, produciendo un universo más joven que los cúmulos globulares. Pronto, 
las edades de los cúmulos globulares se ajustaron. Como dice el refrán, la necesidad 
es la madre de la invención.
La estrella HD 140283 presenta un problema para el paradigma evolutivo. Los 
mejores modelos de evolución estelar fijan su edad un poco más avanzada que la edad 
35
Danny Faulkner tiene un doctorado en astronomía de la Universidad de Indiana, y enseñó en la 
Universidad de Carolina del Sur Lancaster por más de 26 años. Se desempeña como editor de la Creation 
Research Society Quarterly y ha publicado más de 100 artículos en varias revistas. Ahora trabaja como 
investigador, autor y conferencista para Respuestas en Génesis (https://answersingenesis.org/bios/dannyfaulkner/). 
24
del universo según el modelo del Big Bang. La mayoría de los astrónomos han 
ignorado esta dificultad, suponiendo que los errores en el cálculo de la edad de HD 
140283 y del universo se podrían interpretar de una manera que resuelva el problema. 
Sin embargo, esto sería poco probable, y difícilmente resolvería la necesidad de la 
existencia de estrellas aún más antiguas para explicar el contenido de metal en HD 
140283. Tenga en cuenta que estos resultados dependen del modelo. Si uno cambia el 
modelo, el problema podría dejar de existir. Ciertamente esto no es un problema para 
del modelo de creación.
36
La edad de la estrella más antigua conocida constituye otro marcador para la edad del 
universo, aunque esta no es consistente con una edad de 13.787 ± 0.02 Ga:
Consistentes  Inconsistentes
Marcadores cosmológicos 
para una edad del universo 
de 13.787 ± 0.02 Ga
radiación cósmica de fondo (CBR), 
velocidad de expansión del universo
edad de la estrella 
más antigua
La paradoja del sol joven y tenue
Esta paradoja tiene que ver con la inconsistencia entre la existencia de agua en estado 
líquida en la tierra y la supuesta edad del sol y la tierra (4.5 Ga.).
Considerando que el modelo estándar del sol es correcto, si el sol tuviese miles de 
millones de años entonces se habría tornado cada vez más brillante a través de su 
historia. Esto se debe principalmente al cambio de la composición del núcleo solar por 
la fisión de hidrógeno en helio. Con el tiempo, el hidrógeno disminuye mientras que 
el helio aumenta, cambiando el peso molecular medio del núcleo. El número de 
partículas en el núcleo se reduce con una relación 8:3.
Las condiciones en el núcleo se pueden describir bien por medio de la ley de los gases 
ideales: 
��=���
Donde P es la presión, V es el volumen, n es el número de moles, R es la constante de 
gas ideal y T es la temperatura. 
A medida que n disminuye en una proporción de 8:3, las variables de estado ajustan 
sus valores. T y P aumentan mientras que V disminuye. Eso es, el núcleo se contrae y 
se calienta gradualmente al aumentar la presión. Las reacciones de fusión que
potencian el sol son muy sensibles a la temperatura. Incluso un pequeño aumento de 
la temperatura aumenta la velocidad de fusión, liberando más energía. Por lo tanto, 
mientras el sol envejece, su producción de energía aumenta gradualmente. El aumento 
36
Danny R. Faulkner, “HD 140283: Older than the Universe?”, Answers in Genesis, el 20 de 
septiembre de 2017, https://answersingenesis.org/astronomy/stars/hd-140283-older-than-universe/. 
25
de energía se transporta hacia afuera, desde el núcleo hacia la fotosfera. El calor 
adicional introducido en la envoltura solar expande la envoltura. El resultado es que el 
sol se expande lentamente y se ilumina, pero solo en una escala de tiempo de miles de 
millones de años.
A la inversa, cuando el sol era más joven, era más tenue. Un sol joven más tenue
significa que la tierra primitiva recibió mucho menos calor que hoy. ¿Cuánto más 
débil era el sol en el pasado? Los cálculos muestran que si el sol se formó hace 4.500 
millones de años, entonces era aproximadamente un 40% más tenue, y hace 3.500 
millones de años, cuando la vida supuestamente se desarrolló por primera vez en la 
Tierra, era aproximadamente un 25% más tenue. Un cambio en un 25% en la 
luminosidad del sol se traduce en un cambio de 17°C en la temperatura promedio de 
la tierra. La temperatura promedio de la Tierra hoy es de 15°C, por lo que la 
temperatura promedio esperada hace 3.500 millones de años habría sido de -2°C.
Si la tierra hubiese sido tan fría, se habría congelado. El aumento de la capa de hielo 
habría aumentado la reflectividad, disminuyendo la cantidad de luz solar absorbida. 
Por lo tanto, incluso si el brillo del sol hubiese aumentado, la tierra no se habría 
calentado. Esta disparidad se llama la paradoja del sol joven y tenue. Claramente, esto 
no es un problema si la tierra tiene solo miles de años.
Como era de esperar, aquellos comprometidos con miles de millones de años se han 
dado cuenta de la paradoja del sol joven y tenue, por lo que se han propuesto varios 
mecanismos para resolver este problema. La cantidad de calor solar retenido por la 
Tierra depende de manera crítica de la composición de la atmósfera de la Tierra. Por 
lo tanto, la mayoría de las soluciones a la paradoja del sol joven y tenue se han 
centrado en posibles cambios en la atmósfera de la Tierra. Si la atmósfera primitiva 
hubiese tenido más gases de efecto invernadero que la atmósfera actual, esto habría 
permitido la retención de más calor, calentando el planeta por encima de lo que 
hubiéramos esperado. Y, presumiblemente, la cantidad de gases de efecto invernadero 
en la atmósfera de la Tierra habría disminuido a medida que el sol aumentara 
lentamente su brillo. Al principio, esto parece problemático, porque mantener una 
temperatura promedio casi constante en la Tierra habría requerido un equilibrio 
delicado a medida que evolucionaban tanto la luminosidad del sol como la atmósfera
terrestre. Si los niveles de gases de efecto invernadero hubiesen descendido 
demasiado rápido o se hubiesen mantenido altos durante demasiado tiempo, la Tierra 
podría haber perdido rápidamente el equilibrio yendo hacia un sobrecalentamiento o 
sobre-enfriamiento del que tal vez nunca se hubiese recuperado. Este equilibro 
debería haberse mantenido durante miles de millones de años, sin depender de ningún 
mecanismo de retroalimentación.
Como ha señalado Oard (2011), dado que el vapor de agua proporciona el 95% de los 
gases causantes del efecto invernadero en la actualidad, es la opción más obvia para 
un aumento de los gases que causaron el efecto invernadero en el pasado. Sin 
embargo, más vapor de agua se traduce en más nubes, que reflejan más luz solar, 
disminuyendo así la cantidad de calor que llega. Otros gases que se sugiere causaron 
el efecto invernadero y que fueron sobreabundantes en el pasado son el dióxido de 
carbono, el metano y el amoníaco. Sin embargo, cada una de las soluciones 
propuestas está llena de problemas, como lo demuestran las muchas propuestas 
nuevas. Si las propuestas anteriores funcionaron, ¿por qué invocar otras nuevas? 
26
Parece que no hay consenso entre los científicos evolucionistas sobre cómo resolver 
este problema.
37
La presencia de agua en estado líquido en la tierra es un marcador de la edad del sol y 
de la tierra en conjunto; y, por lo tanto, de la edad del universo. Este marcador es 
inconsistente con una edad del sol y de la tierra de 4.5 Ga.; y, por tanto, es inconsistente con 
una edad del universo de 13.787 Ga.
Recesión lunar
El movimiento de recesión lunar es un suave movimiento de alejamiento de la tierra. 
Este movimiento pone un límite superior posible de 1.37 Ga. a la edad de la luna. En 
realidad, esto indica que hace 1 Ga. la luna habría producido mareas de una milla de altura. 
Ningún científico cree que tales mareas existieron.
38
El movimiento de recesión lunar es un marcador de edad inconsistente con una edad 
de la luna de 4.5 Ga.; y, por tanto, es inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
Pérdida de calor en los planetas jovianos
La emisión de radiación de los planetas es otro marcador de edad astronómica en 
relación inversa. A mayor edad, menor radiación. 
Tres de los cuatro planetas jovianos emiten mucha más radiación de la que reciben del 
sol (Samec 2000). La única excepción es Urano (Henry 2001). ¿Cuál es la fuente de 
este exceso de energía? Hay dos respuestas obvias. Una posibilidad es que estos tres 
planetas están irradiando calor primordial. Sin embargo, la escala de tiempo para 
eliminar todo su calor primordial es mucho menor que la supuesta antigüedad de 
4.500 millones de años del sistema solar. Otra posibilidad es que estos planetas 
todavía se están asentando, con material más denso cayendo a mayor profundidad y 
liberando energía potencial gravitacional en el proceso. Sin embargo, la escala de 
tiempo para este proceso también es mucho menor que la supuesta antigüedad de 
4.500 millones de años del sistema solar. Samec (2000) ha criticado un intento 
desesperado de explicar esta crisis energética en un sistema solar antiguo, la cual 
invoca condiciones inusuales dentro de Júpiter que permitieron una reacción nuclear 
37
Danny R. Faulkner, “An Evaluation of Astronomical Young-Age Determination Methods 2: Solar, 
Stellar, Galactic, and Extragalactic”, Answers in Genesis 12 (2019): 332–33.
38
Danny R. Faulkner, “An Evaluation of Astronomical Young-Age Determination Methods 1: The 
Solar System”, Answers in Genesis 12 (2019): 255–274. 
27
de deuterio-deuterio. Las condiciones internas de Júpiter parecen descartar esta 
posibilidad. Además, este mecanismo que se ha propuesto no explicaría el exceso de 
energía de Saturno y Neptuno.
Por supuesto, tanto la presencia de calor primordial o el asentamiento funciona dentro 
de la escala de tiempo de una creación reciente.
39
La pérdida de calor en los planteas jovianos es un marcador de edad inconsistente con 
una edad de 4.5 Ga.; y, por tanto, es inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
Vulcanismo en Io
La energía liberada por la actividad volcánica en Io (satélite de Júpiter) no puede ser 
explicada si se asume que este cuerpo celeste tiene 4.5 Ga.
En 1979, la nave espacial Voyager reveló muchas erupciones volcánicas en la 
superficie de Io, el satélite galileano más interno de Júpiter. El alcance de esta 
actividad ha sido más extensamente documentado por la más reciente sonda Galileo 
(fig. 10). Este trabajo reveló que Io es el cuerpo celeste con mayor actividad volcánica 
en el sistema solar. El vulcanismo requiere una fuente de calor interna. Al igual que 
en los planetas jovianos, el calor primordial es una posible fuente de calor, pero la 
escala de tiempo para este mecanismo es demasiado corta para funcionar si la edad de 
Io es de 4.500 millones de años (Ackerman 1986, 43–45; Rybka 1993, 70– 71; Steidl 
1983, 89-90). El problema es aún peor para los miembros más pequeños del sistema 
solar como Io, porque su tasa de pérdida de calor es mucho mayor que en los objetos 
más grandes. El calor interno de la tierra se puede explicar por la probable presencia 
de isótopos radiactivos en el interior. Sin embargo, los isótopos radiactivos necesarios 
para esto son típicamente densos, y la baja densidad de Io hace que esta sea una 
fuente de calor poco probable. Para explicar el calor interno de Io, los científicos 
seculares han recurrido a la fricción de las mareas como fuente de calor. Spencer 
(2003) revisó el mecanismo de las mareas para explicar el calor interno de Io y 
descubrió que es deficiente
40
. Por lo tanto, el vulcanismo en Io proporciona evidencia 
de que no puede tener miles de millones de años.
41
La actividad volcánica en Io es un marcador de edad inconsistente con una edad de 
4.5 Ga.; y, por tanto, es inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
39
Faulkner.
40
Wayne R. Spencer, “Tidal Dissipation And The Age Of Io”, en Proceedings of the Fifth 
International Conference on Creationism, ed. R. E. Walsh (Pittsburg, PA, 2003), 567–579.
41
Faulkner, “An Evaluation of Astronomical Young-Age Determination Methods I”. 
28
Crio-vulcanismo en Encelado y Tritón
La energía liberada por la actividad crio-volcánica en Encelado (satélite de Saturno) y 
Tritón (satélite de Neptuno) no puede ser explicada si se asume una edad de 4.5 Ga.
Al igual que Io, satélite de Júpiter, Encelado, satélite de Saturno, incluso más pequeño 
que Io, también muestra evidencia de vulcanismo. La sonda Cassini enviada a Saturno 
reveló erupciones en el polo sur de Encelado (fig. 11). Como aclaración, el material 
fundido en Encelado es principalmente agua, no azufre, como en Io; o roca, como en 
la tierra. Dado que los puntos de fusión y ebullición del agua son mucho más bajos 
que los de las rocas y el azufre, es más apropiado referirse a estas erupciones como 
provenientes de géiseres en lugar de volcanes. Los científicos planetólogos han 
acuñado el término crio-vulcanismo para referirse a erupciones como las de Encelado, 
donde el material en erupción es agua (u otros materiales volátiles como metano o 
amoníaco). Existe evidencia de crio-vulcanismo en el pasado de otros satélites de los 
planetas exteriores, y en 1989 la nave espacial Voyager 2 observó erupciones de 
géiseres en Tritón, satélite de Neptuno. Esto plantea la pregunta de cuál es la fuente 
de energía para producir el crio-vulcanismo en Encelado. Al igual que con el 
vulcanismo en Io, se ha invocado la flexión de las mareas. Sin embargo, al igual que
en Io, la flexión de las mareas es insuficiente para explicar esto, como se ha 
reconocido en la literatura secular (Porco et al. 2006
42
).
43
La actividad crio-volcánica en Encelado y Tritón es un marcador de edad 
inconsistente con la edad del sistema solar establecida por el consenso actual de astrónomos 
(4.5 Ga.); y, por tanto, es inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
Escasez de cráteres en Plutón y Caronte
La escasez de cráteres en la superficie de Plutón y Caronte no pueden ser explicados 
si se asume que estos cuerpos celestes tienen 4.5 Ga.
La misión New Horizons sobrevoló el sistema Plutón / Charon en julio de 2015, 
revelando por primera vez en detalle las características de la superficie (Spencer 
2015a). La mayor sorpresa fue la escasez de cráteres en la superficie de ambos 
cuerpos celestes. Basados en la suposición de un origen naturalista y una historia que 
abarca miles de millones de años, los astrónomos pensaban que las superficies de 
Plutón y Caronte estarían saturadas de cráteres. Lo más notable fue una gran región de 
Plutón de color claro y en forma de corazón, que parece estar completamente 
desprovista de cráteres. Lo más probable es que esta región haya sido modificada por 
el hielo, pero ¿cómo y cuándo sucedió esto? Un proceso que podría reelaborar la 
42
C. C. Porco et al., “Cassini Observes the Active South Pole of Enceladus”, Science 311, núm. 5766 
(el 10 de marzo de 2006): 1393–1401, https://doi.org/10.1126/science.1123013.
43
Faulkner, “An Evaluation of Astronomical Young-Age Determination Methods I”. 
29
superficie de un cuerpo celeste una vez que formado requiere calor, y dado el pequeño 
tamaño y la baja densidad de Plutón, no se conoce una fuente de calor. Otras 
sorpresas incluyeron una delgada atmósfera plutoniana que parece disiparse, y 
grandes cadenas montañosas en Plutón y Caronte. Puede ser prematuro identificar 
estos descubrimientos como evidencia de origen reciente. Sin embargo, en este 
momento no existe un escenario basado en miles de millones de años que pueda 
explicar la superficie de Plutón.
44
La escasez de cráteres en la superficie de Plutón y Caronte es un marcador de edad 
inconsistente con la edad del sistema solar establecida por el consenso actual de astrónomos 
(4.5 Ga.); y, por tanto, es inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
Anillos planetarios
La existencia de anillos planetarios es difícil de explicar si se asume que estos cuerpos 
celestes tienen 4.5 Ga.
Los creacionistas bíblicos han usado durante mucho tiempo la existencia de sistemas 
de anillos planetarios como evidencia de origen reciente (Ackerman 1986, 45–47; 
Boardman, Koontz y Morris 1973, 149–150; Henry 2006a; Rybka 1993, 74–80; 
Slusher 1980, 65 –72; Snelling 1997; Steidl 1983, 92–96; Tippets 1979). Los anillos 
de Saturno fueron descubiertos hace cuatro siglos, poco después de la invención del 
telescopio. Hasta hace cuatro décadas, la mayoría de los astrónomos pensaban que los 
anillos de Saturno eran una característica de larga duración. Sin embargo, en la 
década de los 70 se descubrió que los otros tres planetas jovianos tenían anillos, y esto 
desafió esa teoría. Los anillos de los otros tres planetas jovianos son muy difíciles de 
visualizar directamente desde la Tierra, y solo se han visualizado con éxito en los 
últimos años, algún tiempo después de su descubrimiento. Entonces, ¿cómo se 
descubrieron los anillos de los otros tres planetas jovianos? Dos sistemas de anillos 
(los de Urano y Neptuno) fueron descubiertos por ocultación de estrellas. Pensando 
que los sistemas de anillos podrían ser una característica común a los cuatro planetas 
jovianos, el equipo de Voyager usó la cámara a bordo de la nave espacial para buscar 
un sistema de anillos alrededor de Júpiter y tuvieron éxito. La dispersión de los tres 
sistemas de anillos descubiertos en la década de los 70 indicó que existen procesos de 
erosión significativos que actúan destruyendo los anillos. Además, las misiones de 
sobrevuelo Voyager y las misiones orbitales Cassini documentaron cambios 
sustanciales en los anillos en un tiempo relativamente corto. Es interesante que 
existieran datos que se remontaban hace más de un siglo sugiriendo cambios rápidos 
en los anillos de Saturno, pero los astrónomos habían ignorado esos datos en gran 
parte, basándose en la suposición de que los anillos habían sido estables durante la 
prolongada vida útil del sistema solar (una suposición derivada del naturalismo y del 
uniformismo).
44
Faulkner. 
30
Existen varios mecanismos que erosionan los anillos:
•  Colisiones entre las partículas de los anillos
•  Perturbaciones gravitacionales de satélites
•  Colisiones de meteoritos
•  Radiación en pequeñas partículas de los anillos.
•  Efectos magnéticos sobre pequeñas partículas cargadas de los anillos
La revolución que comenzó en la década de los 70 dio como resultado la conclusión 
prácticamente unánime de que los anillos planetarios son fenómenos transitorios que 
duran como máximo unos pocos millones de años. Probablemente, los anillos de los 
planetas jovianos se habrían formado y disipado para luego ser reemplazados por 
nuevos anillos, repitiendo el proceso. De lo contrario, ¿cuál es la probabilidad de que 
en un sistema solar de 4.500 millones de años vivamos en el momento justo en que 
los cuatro planetas jovianos tienen sistemas de anillos?
Los evolucionistas ¿cómo sugieren que se han formado los sistemas de anillos? 
Proponen que un cuerpo celeste, muy probablemente un asteroide descarriado o un 
satélite perturbado, se aventuró demasiado cerca del planeta (dentro del límite de 
Roche de ese planeta), y fue destruido por las fuerzas de marea producidas por el 
planeta. Si los sistemas de anillos se forman y se disipan repetidamente, es probable 
que cada uno de los planetas jovianos haya tenido cientos o incluso miles de sistemas 
de anillos en los últimos 4.500 millones de años. Un cuerpo celeste, para ser 
candidato, no puede ser demasiado pequeño, ya que los cuerpos pequeños se 
mantienen unidos por las fuerzas cohesivas de los enlaces químicos, pero el límite de 
Roche se aplica solo a los cuerpos unidos por la propia gravedad. Por lo tanto, el 
cuerpo celeste triturado debe tener un tamaño apreciable. ¿Cuántos cuerpos celestes 
tienen ahora los planetas jovianos y cuántos han tenido en el pasado que sean 
candidatos para esto?
Este argumento para un origen reciente necesita un monitoreo y atención continua a 
medida que se proponen nuevos datos y modelos. Sin embargo, por ahora parece ser 
un buen argumento, al menos para los sistemas de anillos. No significa que 
necesariamente la tierra y el sistema solar deban ser también jóvenes. Sin embargo, si 
el sistema solar tiene 4.500 millones de años, uno debe preguntarse si el proceso de 
formación de anillos ha sucedido innumerables veces y presumiblemente continuará 
indefinidamente, o si simplemente vivimos en una época en que este raro evento ha 
sucedido en cada uno de los planetas jovianos.
45
Los anillos de los cuatro planetas jovianos es un marcador de edad inconsistente con 
la edad del sistema solar establecida por el consenso actual de astrónomos (4.5 Ga.); y, por 
tanto, es inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
45
Faulkner. 
31
Cometas
La existencia de cometas en el sistema solar no puede ser explicada si se asume una 
edad de 4.5 Ga.
Los creacionistas bíblicos han usado durante mucho tiempo la existencia de cometas 
(fig. 14) como evidencia de origen reciente (Ackerman 1986, 35-38; Armstrong 1971; 
Faulkner 1997, 1998; Rybka 1993, 85-89; Slusher 1971; Steidl 1979, 58– 60; Steidl 
1987; Stillman 1990). Es indiscutible que los cometas tienen vidas mucho menores 
que la supuesta edad de 4.500 millones de años del sistema solar. Los cometas sufren 
tres principales mecanismos de erosión:
•  Evaporación
•  Colisiones con planetas
•  Expulsión del sistema solar.
Los tres mecanismos han sido observados. El primer mecanismo de erosión
generalmente es gradual, mientras que los otros dos son catastróficos. Considerando 
solo la evaporación, un cometa podría completar y aún sobrevivir como máximo cien 
órbitas (y esta es una estimación generosa). El período orbital máximo que un cometa 
podría tener y aún estar vinculado al sistema solar es del orden de unos pocos 
millones de años. Por lo tanto, es difícil concebir que pueda existir un cometa si el 
sistema solar tiene miles de millones de años.
Los astrónomos reconocieron esta dificultad mucho antes de que los creacionistas 
comenzaran a utilizar la existencia de los cometas como argumento de un origen 
reciente, ya que una de las principales soluciones al problema, la nube de Oort, se 
propuso en 1950. La nube de Oort es una hipotética distribución esférica de núcleos 
de cometas que orbitan el sol a gran distancia. Se cree que perturbaciones 
gravitacionales ocasionales de objetos ajenos al sistema solar alteran las órbitas de los 
objetos en la nube de Oort, lo que hace que algunos de ellos entren en órbitas que los 
sumergen en el sistema solar interno, cada uno con su órbita. Cuando estos núcleos 
están cerca del sol, la radiación solar sublima los materiales volátiles brevemente para 
producir las brillantes coma y cola del cometa. De esta manera, los nuevos cometas 
supuestamente reemplazan a los antiguos cometas a medida que se eliminan.
Los cometas de período corto generalmente se definen como aquellos que tienen 
períodos orbitales menores a 200 años, mientras que los cometas de período largo 
tienen períodos mayores a 200 años. A pesar de los nombres de esta clasificación, la
distinción más importante son los tipos de órbitas que siguen los dos grupos. Los 
cometas de período corto tienen una relativamente baja excentricidad, baja 
inclinación, órbitas prógradas (en la misma dirección que los planetas orbitan el sol, 
CCW, como se ve desde arriba del Polo Norte de la Tierra). Sin embargo, los cometas 
de período largo tienen una alta excentricidad, órbitas de alta inclinación, 
aproximadamente mitad prógrada y mitad retrógrada. Para ilustrar que estas 
generalidades tienen excepciones, el cometa más famoso, 1P/Halley, tiene un período 
de aprox. 75 años, pero con una inclinación de 162.3°, y su órbita está muy inclinada 
(alternativamente, 1P/Halley tiene una inclinación de 17.7 ° y órbitas retrógradas).
Jan Oort había ideado su nube homónima en términos de cometas de período largo, 
pero ¿de dónde provenían los reemplazos para cometas de período corto? Durante las 
primeras tres décadas después de que Oort propuso la nube de Oort, los astrónomos 
32
pensaron que las perturbaciones gravitacionales de los planetas (principalmente 
Júpiter) alteraban aún más las órbitas de los cometas de períodos largos, convirtiendo 
los cometas de períodos largos en cometas de períodos cortos. Sin embargo, en la 
década de 1980, las simulaciones mostraron que el mecanismo de conversión era 
demasiado ineficiente para transformar un número significativo de cometas de 
período largo en cometas de período corto. Por lo tanto, en la década de los 80, los 
astrónomos resucitaron el cinturón de Kuiper, algo propuesto por Gerard Kuiper en la 
época que Oort propuso la nube de Oort. El cinturón de Kuiper es una distribución 
hipotética en forma toroidal de núcleos de cometas más allá de la órbita de Neptuno. 
Irónicamente, Kuiper había propuesto que el cinturón de Kuiper había existido en el 
sistema solar temprano, pero ya no estaba allí, porque las perturbaciones 
gravitacionales de los planetas jovianos recién formados agotaron rápidamente a sus 
miembros cuando fueron elevados a la nube de Oort. Sin embargo, en la década de los 
80 esta visión cambió, ya que los astrónomos continuaron creyendo que la nube de 
Oort había sido poblada por el cinturón de Kuiper, pero que aún había muchos objetos 
en el cinturón de Kuiper. Por lo tanto, durante más de tres décadas, los astrónomos 
generalmente han creído que la nube de Oort es la fuente de los cometas de período 
largo, mientras que el cinturón de Kuiper es la fuente de los cometas de período corto.
La nube de Oort y el cinturón de Kuiper ¿realmente existen? No hay evidencia de la 
nube de Oort, ni podría haberla, dado el tamaño muy pequeño de los núcleos de 
cometas y a la gran distancia a la que estarían tanto del sol como de la tierra. En la 
década de los 90, los astrónomos se dieron cuenta de que si los objetos del cinturón de 
Kuiper existían, podrían detectarse con tecnología que ya estaba disponible, por lo 
que sumaron esfuerzos para buscarlos. En estas búsquedas se han hallado muchos 
cuerpos pequeños que orbitan más allá de la órbita de Neptuno. Estos descubrimientos 
fueron aclamados como confirmación de la existencia del cinturón de Kuiper, y 
muchos astrónomos se refirieron a ellos como KBO (Objetos del Cinturón de Kuiper). 
Pronto surgió un nombre alternativo, más descriptivo y menos cargado de 
interpretación: TNO, (Objetos Trans-Neptunianos). ….
El cinturón de Kuiper ¿realmente existe? Varios artículos han aparecido en la 
literatura sobre creacionismo cuestionando esta interpretación de los TNO (Faulkner 
1997; Newton 2002; Oard 2005; Worraker 2004). Hay muchos problemas con los 
TNO como KBO, como por ejemplo el tamaño extremadamente grande de muchos de 
ellos (por ejemplo, Plutón y Caronte), mucho más grandes que cualquier núcleo de 
cometa observado.
La existencia de cometas en el sistema solar es un marcador de edad inconsistente con 
la edad establecida por el consenso actual de astrónomos (4.5 Ga.); y, por tanto, es 
inconsistente con una edad del universo de 13.787 Ga.
La edad de la tierra
En el modelo cosmológico estándar, la edad de la tierra se estima en 4.54 ± 
0.05 Ga (4.54×10
9
años ± 1%). Sin embargo, las últimas mediciones radiométricas de 
33
material proveniente de meteoritos, en base a la vida media del hafnio 182 en tungsteno 182, 
determinada por John Rudge y colaboradores del Departamento de Ciencias de la Tierra de la 
Universidad de Cambridge en el año 2010, ha reducido esta cantidad a 4.467 Ga.
46
Sin embargo, hay evidencia científica de que los métodos de datación radiométrica no 
son confiables:
El Dr. Andrew Snelling, un geólogo, señala varios de estos problemas con el potasioargón, como se ve en la tabla 7.
Estos y otros ejemplos plantean una cuestión crítica. ¿Si la datación radiométrica es 
incapaz de dar una fecha precisa sobre algo de lo cual sabemos la verdadera edad, 
entonces, cómo puede dársele confianza para que nos dé la edad correcta para rocas 
que no tuvieron observadores humanos para registrar cuando se formaron? Si los 
métodos no funcionan en rocas de edad conocida, es menos razonable esperar que 
funcionen en rocas de edad desconocida. Es mucho más racional confiar en la Palabra 
de Dios que creó el mundo, que conoce perfectamente su historia y ha revelado 
información suficiente en la Biblia para que comprendamos la historia y la edad de la 
creación.
47
Tabla 7. Potasio-argón (K-Ar) Fechas en error
Erupción Volcánica   Cuando se formó 
la roca
Fecha por (K-Ar) datación
radiométrica
Monte Etna basalto, 
Sicilia
122 a.C.   170.000–330.000 años
Monte Etna basalto, 
Sicilia
1972  210.000–490.000 años
Monte St. Helens,
Washington
1986  Hasta 2,8 millones de años
basalto Hualalai, Hawái  1800–1801  1,32–1,76 millones de años
Monte Ngauruhoe, Nueva
Zelanda
1954  Hasta 3,5 millones de años
basalto Kilauea Iki, Hawái  1959  1,7–15,3 millones de años
46
“Edad de la Tierra”, en Wikipedia, la enciclopedia libre, el 5 de febrero de 2020, 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Edad_de_la_Tierra&oldid=123333225.
47
Ken Ham, ed., El libro de las Respuestas 2: sobre la creación y la evolución, El libro de las 
Respuestas (Green Forest, AR: Master Books, 2015), 49–50. 
34
Las siguientes evidencias de una tierra joven han sido elaboradas por los científicos 
creacionistas: Dr. Andrew A. Snelling, Dr. David Menton, Dr. Danny R. Faulkner, and Dr. 
Georgia Purdom.
Muy poco sedimento en el fondo del mar
Si los sedimentos se 
han acumulado en el 
lecho marino durante 
tres mil millones de 
años, el lecho marino 
debería estar repleto 
de sedimentos con 
muchas millas de 
profundidad.
Cada año, el agua y 
el viento erosionan alrededor de 20 mil millones de toneladas de tierra y detritos de 
roca de los continentes y los depositan en el fondo marino. La mayor parte de este 
material se acumula como sedimentos sueltos cerca de los continentes. Sin embargo, 
el espesor promedio de todos estos sedimentos a nivel mundial en todo el fondo 
marino no llega ni siquiera a 400 m (1.300 pies).
Algunos sedimentos parecen eliminarse a medida que las placas tectónicas se deslizan 
lentamente (una pulgada o dos por año) debajo de los continentes. Se estima que cada 
año se eliminan mil millones de toneladas de sedimentos de esta manera. Por tanto,
cada año se produce una cantidad neta de 19 mil millones de toneladas. A este ritmo, 
se acumularían 1.300 pies de sedimento en menos de 12 millones de años, no en miles 
de millones de años.
Esta evidencia es consistente con un cataclismo como el del diluvio del Génesis, no 
con la idea de una evolución geológica lenta y gradual. En las últimas etapas del 
diluvio global de un año, el agua rápidamente drenó de la tierra que emergía, 
arrojando una carga llena de sedimentos en las costas. De esta forma, la mayoría de 
los sedimentos del fondo marino se acumularon rápidamente hace unos 4.350 años.
Dispositivo de rescate
Quienes defienden una tierra antigua insisten en que los sedimentos del fondo marino 
deben haberse acumulado a un ritmo mucho más lento en el pasado. ¡Pero este 
dispositivo de rescate no cierra! Al igual que las capas sedimentarias de los 
continentes, los sedimentos en las plataformas y márgenes continentales (la mayoría 
de los sedimentos del fondo marino) tienen características que indican 
inequívocamente que se depositaron mucho más rápido que hoy. 
Por ejemplo, las capas y los patrones de tamaño granular en estos sedimentos son los 
mismos que los producidos por los deslizamientos de tierra submarinos, cuando las 
densas corrientes cargadas de detritos (llamadas corrientes turbias) fluyen 
rápidamente a través de las plataformas continentales y los sedimentos se depositan en 
gruesas capas sobre vastas áreas. Un problema adicional para la idea de una tierra 
35
antigua es que no existe evidencia de que mucho sedimento experimente subducción y 
se mezcle con el manto.
48
Capas de roca doblada
En muchas áreas 
montañosas, hay 
capas de roca de miles 
de pies de grosor que 
se han doblado y 
plegado sin 
fracturarse. ¿Cómo 
puede haber sucedido 
esto si se depositaron 
por separado durante 
cientos de millones de 
años, y después de 
haberse endurecido?
Las capas de roca endurecida son frágiles. ¡Intente doblar una losa de concreto y verá 
lo que sucede! Pero si el concreto aún está húmedo, se puede moldear y moldear 
fácilmente antes de que fragüe. El mismo principio se aplica a las capas de rocas 
sedimentarias. Pueden doblarse y plegarse poco tiempo después de que se ha 
depositado el sedimento, antes de que los cementos naturales tengan la oportunidad de 
unir las partículas y formar rocas duras y quebradizas.
La región alrededor del Gran Cañón es un gran ejemplo que muestra cómo la mayoría 
de las capas de fósiles de la tierra se colocaron rápidamente y muchas se doblaron 
mientras aún estaban húmedas. En las paredes del cañón han quedado expuestas unos 
1.300 m (4.500 pies) de capas con fósiles, convencionalmente etiquetadas desde el 
cámbrico al pérmico. Supuestamente se depositaron durante un período que duró entre 
520 y 250 millones de años atrás. Entonces, sorprendentemente, hace unos 60 
millones de años, toda esta secuencia de capas se elevó más de una milla. La meseta a 
través de la cual corre el Gran Cañón está ahora a unos 7,000–8,000 pies (2,150–
3,450 m) sobre el nivel del mar.
Piense en esto: el tiempo entre los primeros depósitos en el Gran Cañón (hace 520 
millones de años) y su doblamiento (hace 60 millones de años), ¡sería de 460 millones 
de años!
48Andrew A. Snelling et al., “Evidence for a Young Earth: 10 Best Facts”, Answers in Genesis, el 29 
de noviembre de 2019, https://answersingenesis.org/creation-vs-evolution/evidence-for-young-earth-creation/. 
36
Mire las fotos de algunas de estas 
capas en el borde de la meseta, 
justo al este del Gran Cañón. La 
secuencia completa de estas capas 
de rocas sedimentarias endurecidas 
se ha doblado y plegado, pero sin 
fracturarse. En la parte inferior de 
esta secuencia se encuentra la 
arenisca Tapeats, que tiene un 
grosor de 100–325 pies (30–100 
metros). Está doblada y plegada a 
90° (primera foto). La piedra caliza 
de Muav sobre ella también se ha 
doblado (segunda foto).
Sin embargo, supuestamente llevó 
270 millones de años depositar 
estas capas en particular. 
Seguramente en ese tiempo, la 
arenisca Tapeats en el fondo se 
habría secado y los granos de arena 
se habrían cementado, 
especialmente con 4,000 pies 
(1,220 m) de capas de roca apiladas 
encima y presionándolas. La única 
explicación científica viable es que 
toda la secuencia se depositó muy 
rápidamente: el modelo de creación 
indica que esto llevó menos de un 
año, durante el cataclismo global de inundación. Por lo tanto, nunca pasaron 520 
millones de años, y la tierra es joven.
Dispositivo de rescate
¿Qué solución sugieren los defensores de una vieja antigua? El calor y la presión 
pueden hacer que las capas de roca dura sean maleables, así que sostienen que esto 
debe ser lo que sucedió al este del Gran Cañón: la secuencia de muchas capas 
superiores apiladas presionó y calentó estas rocas. Per hay un problema: El calor y la 
presión habrían transformado estas capas en cuarcita, mármol y otras rocas 
metamórficas. Sin embargo, las areniscas Tapeats siguen siendo areniscas, ¡rocas 
sedimentarias!
Pero este dilema es aún peor para aquellos que niegan la creación de Dios reciente y 
el diluvio. Las areniscas Tapeats y sus equivalentes se pueden rastrear a través de 
América del Norte (figura 3) y más allá, desde el norte de África hasta el sur de Israel. 
De hecho, toda la secuencia sedimentaria del Gran Cañón es una parte integral de seis 
secuencias que cubren América del Norte. Solo un cataclismo de inundación global 
podría transportar los sedimentos y depositar capas gruesas una tras otra en rápida 
sucesión en un solo evento abarcando varios continentes.
49
49
Snelling et al. 
37
El campo magnético terrestre decae rápidamente
La tierra está rodeada por un campo 
magnético que protege a los seres vivos 
de la radiación solar. Sin ella, la vida no 
podría existir. Por eso, los científicos se 
sorprendieron al descubrir que el campo 
está decayendo rápidamente. Al ritmo 
actual, el campo y, por lo tanto, la Tierra 
no podrían tener más de 20,000 años.
Varias mediciones confirman este 
decaimiento. Desde que comenzó la 
medición en 1845, la energía total 
almacenada en el campo magnético de la 
Tierra ha estado decayendo a una tasa 
del 5% por siglo. Las mediciones arqueológicas muestran que el campo era 40% más 
fuerte en 1000 a.C. Los registros recientes del campo de referencia geomagnético 
internacional, el más preciso jamás tomado, muestran una pérdida neta de energía del 
1.4% en solo tres décadas (1970–2000). Esto significa que la energía del campo se ha 
reducido la mitad cada 1,465 años aproximadamente.
Los creacionistas han propuesto que el campo magnético de la Tierra es causado por 
una corriente eléctrica en el núcleo de la Tierra que está decayendo. Esto significa que 
la corriente eléctrica pierde energía en forma natural o decae a medida que fluye a 
través del núcleo metálico. Aunque difiere del modelo convencional comúnmente 
aceptado, es consistente con nuestro conocimiento de lo que constituye el núcleo de la 
tierra. Además, en base a lo que sabemos sobre las propiedades conductoras del hierro 
líquido, esta corriente en decaimiento habría comenzado cuando se formó el núcleo 
externo de la tierra. Sin embargo, si el núcleo tuviera más de 20,000 años, la energía 
inicial habría hecho que la tierra estuviera demasiado caliente para ser cubierta por 
agua, como revela Génesis 1:2.
Datos confiables y precisos
que han sido publicados 
sobre el campo geológico, 
han confirmado 
enfáticamente el modelo de 
la tierra joven: una corriente 
eléctrica en decaimiento en el 
núcleo externo está 
generando el campo 
magnético. Aunque este 
campo invirtió su dirección 
varias veces durante el 
cataclismo del diluvio, 
cuando se agitó el núcleo externo, el campo ha perdido energía rápida y 
continuamente desde la creación. Todo esto indica una tierra y un campo magnético 
de solo 6,000 años de antigüedad.
Dispositivo de rescate
Los defensores de la tierra antigua sostienen que la Tierra tiene más de 4.500 millones 
de años, por lo que creen que el campo magnético debe ser autosustentable. Proponen 
38
un proceso teórico complejo conocido como el modelo del dínamo, pero dicho 
modelo contradice algunas leyes básicas de la física. Además, su modelo no explica la 
corriente eléctrica medida en el fondo marino. Tampoco puede explicar las 
inversiones del campo pasadas, a pesar de las simulaciones efectuadas por 
computadora.
Para salvar la tierra antigua y el dínamo, algunos han sugerido que el decaimiento del 
campo magnético es lineal en lugar de exponencial, a pesar de las mediciones 
históricas y décadas de experimentos que confirman el decaimiento exponencial. 
Otros han sugerido que la fuerza de algunos componentes aumenta para compensar 
otros componentes que están en decaimiento. Esto resulta de la confusión entre la 
intensidad del campo magnético y su energía, y ha sido refutada categóricamente por 
los físicos creacionistas.
50
Helio y rocas radioactivas
Durante la 
descomposición 
radiactiva del uranio y 
el torio contenidos en 
las rocas, se produce 
una gran cantidad de 
helio. Debido a que el 
helio es el segundo 
elemento más ligero, y 
un gas noble (no se 
combina con otros átomos), se difunde (dispersa) fácilmente, y finalmente, se escapa 
a la atmósfera. El helio se difunde tan rápidamente que todo el helio debería haberse 
filtrado en menos de 100,000 años. Entonces, ¿por qué hay rocas que todavía están 
llenas de átomos de helio?
Mientras se perforaban rocas graníticas profundas del precámbrico (prediluvianas) en 
Nuevo México, los geólogos extrajeron muestras de cristales de circonio (silicato de 
circonio) de diferentes profundidades. Los cristales contenían no solo uranio sino 
también grandes cantidades de helio. Cuanto más calientes son las rocas, más rápido 
debería escapar el helio, por lo que los investigadores se sorprendieron al encontrar 
que los circones más profundos y, por lo tanto, más calientes (387 °F, 197°C) 
contenían mucho más helio de lo esperado. Hasta el 58% del helio que el uranio 
podría haber generado todavía estaba presente en los cristales.
La tasa de difusión del helio se ha determinado a través de varios experimentos. 
Todas las mediciones concuerdan. El helio se difunde tan rápidamente que todo el 
helio de esos cristales de circón debería haberse escapado en menos de 100,000 años. 
El hecho de que todavía haya tanto helio significa que no pueden tener 1.500 millones 
de años, como sugiere la datación con uranio-plomo. De hecho, utilizando la tasa de 
difusión de helio medida, esas rocas pre-diluvianas tienen una "edad de difusión" 
promedio de solo 6,000 (± 2,000) años.
Estos resultados repetibles y determinados experimentalmente, basados en un proceso 
físico de difusión bien entendido, demuestran enfáticamente que estos circones tienen 
solo unos pocos miles de años. La supuesta edad de 1.500 millones de años se basa en 
50
Snelling et al. 
39
las presuposiciones no verificables de la datación por medio de radioisótopos que son 
totalmente erróneas.
Otra evidencia de una tierra joven es la baja cantidad de helio en la atmósfera. Se ha 
medido la tasa de difusión del helio en la atmósfera. Aunque parte del helio se escapa 
al espacio exterior, la cantidad aún presente está lejos de ser suficiente si la Tierra 
tiene más de 4.500 millones de años (figura 7). De hecho, si suponemos que no había 
helio en la atmósfera original, todo el helio que existe hoy se habría acumulado en 
solo 1.8 millones de años, incluso desde un punto de vista evolutivo. Pero, cuando se 
considera el catastrófico trastorno del diluvio, una inundación que rápidamente lanzó 
enormes cantidades de helio a la atmósfera, este se podría haber acumulado en solo 
6,000 años.
Dispositivo de rescate
Tan evidente y devastadora es la cantidad sorprendentemente grande de helio que los 
defensores de la vieja antigua han intentado desacreditar esta evidencia.
Un crítico sugirió que todo el helio no provino del decaimiento del uranio en los 
cristales de circonio, sino que mucho se difundió dentro de los cristales desde los 
minerales circundantes. Pero esta propuesta ignora las mediciones que muestran que 
hay menos helio en los minerales circundantes. Debido a la bien establecida ley física 
de la difusión, los gases siempre se difunden desde las áreas de mayor concentración a 
las áreas circundantes de menor concentración.
Otro crítico sugirió que los bordes de los cristales de circón deben haber evitado que 
el helio se escape, efectivamente "embotellando" el helio dentro de los circones. Sin 
embargo, esta postulación también se ha refutado fácilmente porque los cristales de 
circón se acuñan entre láminas de mica planas, no se envuelven en ellas, de modo que 
el helio pueda fluir fácilmente entre las láminas sin restricciones.32 Todas las otras 
críticas han sido respondidas.33 Por lo tanto, toda la evidencia disponible confirma 
que la verdadera edad de estos circones y su roca granítica anfitriona es de solo 6,000 
(± 2,000) años.
51
Carbono-14 en fósiles, carbón y diamantes
El carbono 14 (o radiocarbono) es una forma 
radiactiva del carbono que los científicos 
usan para la datación de fósiles. Pero, se 
descompone tan rápido (posee una vida 
media de solo 5.730 años), que no se 
esperaría encontrarlo en los fósiles después 
de unos pocos cientos de miles de años. Sin 
embargo, el carbono 14 se ha detectado en 
"antiguos" fósiles de hasta supuestamente 
cientos de millones de años, aún desde los 
primeros días de la datación por 
radiocarbono.
Incluso si cada átomo en toda la Tierra fuera de carbono 14, se descompondrían tan 
rápidamente que no quedaría carbono 14 en la Tierra después de solo 1 millón de 
años. Contrariamente a lo esperado, solo entre 1984 y 1998, la literatura científica 
51
Snelling et al. 
40
reportó carbono-14 en 70 muestras que provenían de fósiles, carbón, petróleo, gas 
natural y mármol que representan la porción del registro geológico que incluye fósiles 
y que supuestamente abarca más de 500 millones de años. Todos contenían 
radiocarbono. Además, los análisis de muestras de madera y carbón fosilizados, que 
supuestamente abarcan entre 32 y 350 millones de años, arrojaron edades de entre 
20,000 y 50,000 años usando datación por carbono 14. La criatura marina y la madera 
fosilizada de la figura 8 ambas arrojaron edades por radiocarbono de solo miles de 
años. Los diamantes de supuestamente 1 a 3 mil millones de años produjeron edades 
por carbono 14 de solo 55,000 años.
Incluso esto es demasiado antiguo cuando te das cuenta de que estas edades suponen 
que el campo magnético de la Tierra siempre ha sido constante. Pero fue más fuerte 
en el pasado, protegiendo la atmósfera de la radiación solar y reduciendo la 
producción de radiocarbono. Como resultado, las criaturas pasadas tenían mucho 
menos radiocarbono en sus cuerpos, ¡y sus muertes ocurrieron mucho más 
recientemente de lo que hemos informado!
Por lo tanto, las edades por radiocarbono de todos los fósiles y el carbón deberían 
reducirse a menos de 5,000 años, para que coincidan con el momento de su entierro 
durante el diluvio. La edad de los diamantes debería reducirse al tiempo aproximado 
de la creación bíblica, hace unos 6,000 años.
Dispositivo de rescate
Los defensores de la tierra antigua repiten las mismas trilladas defensas, a pesar de 
que fueron rotundamente demolidas hace años. El primer reclamo es: "Todo está 
contaminado". Sin embargo, durante 30 años los laboratorios de radiocarbono de 
AMS han sometido todas las muestras, antes de su datación por carbono 14, a 
repetidos e intensos tratamientos con ácidos fuertes y blanqueadores para eliminar 
toda contaminación. Y cuando los instrumentos se prueban con muestras en blanco, 
no detectan ningún radiocarbono, por lo que no puede haber contaminación ni 
problemas con los instrumentos.
El segundo reclamo es: "Se formó nuevo radiocarbono directamente en los fósiles 
cuando el uranio cercano en decaimiento bombardeó los restos de nitrógeno en los 
fósiles enterrados". El carbono 14 se forma a partir de esa transformación del 
nitrógeno, pero los cálculos reales demuestran de manera concluyente que este 
proceso no produce los niveles de radiocarbono que los laboratorios de primera clase 
han encontrado en fósiles, carbón y diamantes.
52
Muy poca sal en el mar
Si los océanos del 
mundo han existido 
durante tres mil 
millones de años, 
como creen los 
evolucionistas, 
deberían contener 
mucha más sal de la 
que contienen en la 
actualidad.
52
Snelling et al. 
41
Todos los años, ríos, glaciares, filtraciones subterráneas y polvo atmosférico y 
volcánico arrojan grandes cantidades de sales a los océanos. Considere la afluencia de 
la sal predominante, el cloruro de sodio (sal de mesa). Alrededor de 458 millones de 
toneladas de sodio se mezclan en el agua del océano cada año, pero solo 122 millones 
de toneladas (27%) son eliminadas por otros procesos naturales.
Si el agua de mar originalmente no contenía sodio (sal) y el sodio se ha acumulado al 
ritmo actual, la salinidad oceánica de hoy se alcanzaría en solo 42 millones de años, 
solo el 1/70 de los tres mil millones de años que los evolucionistas proponen. Pero 
esas suposiciones no tienen en cuenta la posibilidad de que Dios creó un océano de 
agua salada para todas las criaturas marinas que hizo en el día 5. Además, el 
cataclismo mundial del diluvio, que duró un año, debió haber arrojado una cantidad
de sal sin precedentes al océano a través de la erosión, la sedimentación, y el 
vulcanismo. Por lo tanto, la salinidad del océano de hoy tiene mucho más sentido 
dentro de la escala de tiempo bíblica de aproximadamente seis mil años.
Dispositivo de rescate
Aquellos que creen en un océano de tres mil millones de años dicen que en el pasado
los aportes de sodio fueron menores y la eliminación mayor. Sin embargo, incluso las 
estimaciones más generosas solo pueden estirar el período de acumulación a 62 
millones de años. Los defensores de una tierra vieja también argumentan que se 
eliminaron grandes cantidades de sodio durante la formación de basaltos en los 
dorsales medio-oceánicos, pero esto ignora el hecho de que el sodio regresa al océano 
a medida que los basaltos del fondo marino se alejan de los dorsales.
53
Toda esta evidencia muestra que el modelo cosmológico del Big Bang es 
inconsistente. El método de datación radiométrica de la tierra no es confiable, ya que es 
modelo dependiente; se necesita asumir la concentración inicial de los isótopos radiactivos 
que decaen en elementos más estables.
53
Snelling et al. 
42
Conclusión
El relato de la creación de Génesis 1:1-2:3 expone claramente que Dios creó el 
universo en seis días de 24 hs. El análisis de las genealogías de la Biblia, indica que esto 
ocurrió hace 6.000 – 10.000 años (10.000 es un número conservador, presuponiendo que 
algunos nombres pueden haber sido omitidos de las genealogías). Sin embargo, el modelo 
cosmológico actual sostiene que el universo tiene 13.787 Ga. Sin embargo, el modelo Big 
Bang ha cambiado a través de los años, y aún sigue siendo inconsistente. Esto se debe a que 
un milagro no puede ser modelizado. La estimación de la edad de la tierra (4.54 Ga) depende 
de métodos de datación radiométrica, y estos son poco confiables.
Dios creó todo el universo, Padre, Hijo y Espíritu Santo; nadie más estuvo allí para 
observar la creación del universo. El Señor ha dado testimonio de esto en la Escritura, la 
fuente histórica documental inspirada por Dios. 
La creación proclama la gloria de Dios; como David canta en los salmos:
Los cielos proclaman la gloria de Dios; 
el firmamento revela la obra de sus manos. 
Un día se lo cuenta al otro día; 
una noche se lo enseña a la otra noche. 
Sin palabras, sin sonidos, 
sin que se escuche una sola voz, 
su mensaje recorre toda la tierra 
y llega al último rincón del mundo, 
en donde el sol pasa la noche.
(Salmo 19:1-4)
43
Preguntas para el estudio en grupo
¿Qué dice la Escritura sobre el Señor Jesucristo como el Creador?
¿Qué representa la tipología de la luz?
Según Génesis 1:1-2:3, ¿en cuánto tiempo creó Dios el universo?
El modelo del Big Bang, ¿por qué difiere tanto del relato de la creación?
«Los cielos proclaman la gloria de Dios; 
el firmamento revela la obra de sus manos.» (Salmo 33.6)
Según este salmo, un universo producido por el Big Bang, ¿podría proclamar la gloria 
de Dios?
44
Bibliografía
Archer, Gleason L. A Survey of Old Testament Introduction. Chicago, IL: Moody, 1987.
Bauer, Walter. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian 
Literature. Editado por Frederick William Danker. 3rd ed. Chicago, IL: University of 
Chicago Press, 2000. Accordance.
“Big Bang”. En Wikipedia, la enciclopedia libre, el 26 de febrero de 2020. 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Big_Bang&oldid=123841798.
Bond, Howard E., Edmund P. Nelan, Don A. VandenBerg, Gail H. Schaefer, y Dianne 
Harmer. “HD 140283: A STAR IN THE SOLAR NEIGHBORHOOD THAT 
FORMED SHORTLY AFTER THE BIG BANG”. The Astrophysical Journal 765, 
núm. 1 (febrero de 2013): L12. https://doi.org/10.1088/2041-8205/765/1/L12.
Collins, C. John. Genesis 1-4: A Linguistic, Literary, and Theological Commentary. 
Phillipsburg, NJ: P&R Publishing, 2006.
“Corrimiento al rojo”. En Wikipedia, la enciclopedia libre, el 11 de diciembre de 2019. 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Corrimiento_al_rojo&oldid=121937155.
“Edad de la Tierra”. En Wikipedia, la enciclopedia libre, el 5 de febrero de 2020. 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Edad_de_la_Tierra&oldid=123333225.
“Edad del universo”. En Wikipedia, la enciclopedia libre, el 16 de enero de 2020. 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Edad_del_universo&oldid=122804506.
Faulkner, Danny R. “An Evaluation of Astronomical Young-Age Determination Methods 1: 
The Solar System”. Answers in Genesis 12 (2019): 255–274.
———. “An Evaluation of Astronomical Young-Age Determination Methods 2: Solar, 
Stellar, Galactic, and Extragalactic”. Answers in Genesis 12 (2019): 329–349.
———. “Astronomical Distance Determination and Light Travel Time Problem”. Answers in 
Genesis, el 12 de junio de 2013. 
https://answersingenesis.org/astronomy/starlight/astronomical-distancedetermination-methods-and-the-light-travel-time-problem/.
———. “HD 140283: Older than the Universe?” Answers in Genesis, el 20 de septiembre de 
2017. https://answersingenesis.org/astronomy/stars/hd-140283-older-than-universe/.
———. “Multi-universo: ¿Es nuestro universo uno de los muchos?” Answers in Genesis, el 
10 de febrero de 2017. https://answersingenesis.org/es/ciencia/multi-universo-esnuestro-universo-uno-de-los-muchos/.
———. “Universe by Design: Problems with the Big Bang”. Answers in Genesis. 
Consultado el 9 de febrero de 2020. https://answersingenesis.org/big-bang/problemswith-the-big-bang/.
Fouts, David. “The Meaning of Mîn”. Answers Magazine, el 1 de junio de 2011. 
https://answersingenesis.org/creation-science/baraminology/the-meaning-of-min/. 
45
Ham, Ken, ed. El libro de las Respuestas 1: sobre la creación y la evolución. El libro de las 
Respuestas. Green Forest, AR: Master Books, 2013.
———, ed. El libro de las Respuestas 2: sobre la creación y la evolución. El libro de las 
Respuestas. Green Forest, AR: Master Books, 2015.
Humphreys, Russell. “Our Galaxy Is the Centre of the Universe, ‘Quantized’ Red Shifts 
Show”. Journal of Creation 16, núm. 2 (agosto de 2002): 95–104.
Keil, Carl Friedrich, y Franz Delitzsch. Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento. 
Viladecavalls (Barcelona), España: Editorial CLIE, 2008. Logos.
MacArthur, John F. Biblia de estudio MacArthur. Nashville, TN: Thomas Nelson, 1997. 
Logos.
“Modelo matemático”. En Wikipedia, la enciclopedia libre, el 5 de diciembre de 2019. 
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Modelo_matem%C3%A1tico&oldid=1218
07780.
Planck Collaboration, N. Aghanim, Y. Akrami, M. Ashdown, J. Aumont, C. Baccigalupi, M. 
Ballardini, et al. “Planck 2018 results. VI. Cosmological parameters”. 
arXiv:1807.06209 [astro-ph], el 20 de septiembre de 2019. 
http://arxiv.org/abs/1807.06209.
Porco, C. C., P. Helfenstein, P. C. Thomas, A. P. Ingersoll, J. Wisdom, R. West, G. Neukum, 
et al. “Cassini Observes the Active South Pole of Enceladus”. Science 311, núm. 5766 
(el 10 de marzo de 2006): 1393–1401. https://doi.org/10.1126/science.1123013.
Scofield, C. I., ed. La Santa Biblia Anotada de Scofield. 25a ed. Milwaukee, WI: 
Publicaciones Españolas, 1992.
Simanek, Donald E. “The Age of the Universe is a Function of Time”. The Institute of 
Physics Publishing, 2001. https://lockhaven.edu/~dsimanek/cutting/ageuniv.htm.
Snelling, Andrew A., David Menton, Danny R. Faulkner, y Georgia Purdom. “Evidence for a 
Young Earth: 10 Best Facts”. Answers in Genesis, el 29 de noviembre de 2019. 
https://answersingenesis.org/creation-vs-evolution/evidence-for-young-earthcreation/.
Spencer, Wayne R. “Tidal Dissipation And The Age Of Io”. En Proceedings of the Fifth 
International Conference on Creationism, editado por R. E. Walsh, 567–579. 
Pittsburg, PA, 2003.
Todhunter, Michael. “Do Leaves Die?” En The New Answers Book 4: Over 30 Questions on 
Creation/Evolution and the Bible, editado por Ken Ham. Green Forest, AR: Master 
Books, Inc., 2013. https://answersingenesis.org/biology/plants/do-leaves-die/.
Todhunter, Michael G. “Michael G Todhunter, B.S., M.S., Ph.D.” Creation Ministries 
International. Consultado el 27 de febrero de 2020. http://creation.com/michael-gtodhunter. 
46
Walton, John H. The Lost World of Adam and Eve: Genesis 2-3 and the Human Origins 
Debate. Downers Grove, IL: Inter Varsity Press, 2015.

print
  Comentarios

Sin comentarios.

Sólo usuarios registrados en el sitio pueden ingresar comentarios. Si Usted aún no se encuentra registrado puede hacerlo ahora haciendo click aquí.