¡DIOS ES MI DEFENSA! - Lucas 23:1 AL 7

Autor: Rubén Salcedo
Publicado: 12/feb./2006
Categorías: Lucas, Portadores de Luz, Series de Estudios

INTRODUCCIÓN

La reunión en el Sanedrín había sido muy breve, celebrada como se dice “entre gallos y medias sombras” a fin de dar una rápida resolución al tema antes que se enterara la mayoría de la población, a fin de formular un cargo oficial contra Jesús...

            La necesidad de hacerlo, como dice William Barclay, “estribaba en el hecho de que, mientras los judíos podían juzgar casos simples, no tenían derecho de infligir la pena de muerte. Esa sentencia sólo podían pronunciarla el gobernador romano y podían ejecutarla las autoridades romanas...

            La acusación que se elevó contra Jesús fue un cargo de blasfemia. Pero nadie mejor que las autoridades judías que Pilato jamás escucharía esa acusación ya que les diría que arreglaran entre ellos esa clase de controversias religiosas...”

Sin embargo este tipo de consideraciones Dios las permitió para que se cumpliera lo escrito y anticipado por Jesús, que él sería “levantado” en un madero y que sería hecho maldición por todos nosotros, ya que este tipo de “consideraciones” no se tuvieron en cuenta con Esteban cuando murió apedreado...

Continua diciendo W. Barclay: “La acusación que elevaron en esta ocasión fue totalmente política, y tiene las marcas de la mentalidad y sagacidad de los Saduceos... fueron ellos los que planearon la crucifixión de Jesús por temor a que resultara un elemento perturbador que afectara sus intereses económicos...

            La acusación frente a Pilato fue triple. Lo acusaron de: a) Agitación sediciosa (alborota al pueblo para que se rebele contra Roma) b) Incitación a que no se pagara el tributo al César (cuando en realidad había dicho todo lo contrario “Dad al César lo que es del César y dad a Dios lo que es de Dios”) c) Asumir el título de rey (cuando él había dicho que su reino no era de este mundo).

            Pilato leyó sus intenciones y no quiso gratificar sus deseos  pero tampoco quiso ofenderlos. Le habían dado la información de que Jesús era de Galilea: habían hecho esto para agregar combustible a sus acusaciones, debido a que Galilea era notoriamente “La Nodriza de los sediciosos contra Roma”.

            Probablemente Pilato nunca había visto a nadie callado ante tal tipo de ataque y acusación infame...

            Jesús estaba en pie delante del gobernador (v. 11), como preso ante el juez (nosotros no podríamos estar de pie delante de Dios a causa de nuestros pecados “Ni un Segundo” si no fuese porque Cristo Jesús fue hecho pecado por nosotros). El fue procesado para que nosotros fuésemos absueltos

ACTITUD DE JESÚS DELANTE DE SUS AGRESORES:

            Mucho se ha hablado y se resalta de Jesús como Salvador y Redentor de nuestras almas y con justa razón... Se ha hablado de su Poder para vencer el dominio que el Pecado y Satanás tenía sobre la humanidad...

            Se ha escrito mucho sobre la injusta muerte en la cruz y que quebró la maldición sobre todos nosotros... de su inagotable amor, de su misericordia y tremendo perdón cuando en realidad los que merecíamos recibir el “abandono de Dios” éramos nosotros....

            Damos Gloria a Dios por todo esto... y como dice el Evangelio de Juan, si se tuviese que escribir todo lo que Jesús hizo, dijo y generó por ello, “no cabrían en el mundo todos los libros que serían escritos” (Jn. 21:25)

            Lo que hoy quiero resaltar es de la única actitud que causó asombro y admiración en Pilato en esta ocasión y que es rescatado por Mateo y Marcos en los versículos leídos al comienzo de esta meditación...

            Lo que IMPACTÓ a Pilato de tal manera que motivó su asombro, fue que Jesús ante lo que era evidente a gritos y que este gobernador se dio que la acusación era por simple envidia, fue que Jesús a pesar de tener argumentos totalmente válidos y sólidos, PERMANECIÓ CALLADO

            Pilato no era un improvisado en el tema y había estado en varios procesos donde se juzgaban reos y “podía oler” seguramente a los que eran verdaderamente culpables...

            Además no podía entender que alguien que estuviera de pie delante de él, sabiendo todo lo que era capaz de desencadenar en suplicios y sufrimientos sobre el reo a condenar (como posteriormente lo hizo), permaneciera callado y enmudecido.

            Jesús hizo carne la profecía de Isaías 53:7 donde dice: “Fue maltratado y humillado, pero nunca se quejó. Se quedó completamente callado, como las ovejas cuando le cortan la lana; y como cordero llevado al matadero, ni siquiera abrió su boca.

            Jesús sabía lo que había sido escrito por su Padre Celestial (Salmos y Profetas)... Él pudo soportar todo esto por fe... Fe en que Dios era su Defensa, su escudo... Si ÉL no lo defendía en aquella situación, él no lo haría.

            Muchos siervos de Dios habían aprendido lo que significaba que DIOS ERA SU DEFENSA Y ESCUDO” Y CON LÁGRIMAS LO HABÍAN ESCRITO...

            Quien vivió esto en repetidas oportunidades en su vida, sufriendo la injusticia de los hombres... Más aún, describió en sus escritos, guiado por el E. Santo, muchos de los sufrimientos que tendría el Mesías, fue David

            Cuando Saúl ordenó que lo vigilaran para matarlo escribió el Salmo 59 que en su versículo 9 dice “Yo pongo en tí mi confianza, porque tú eres mi fortaleza. ¡Tú Dios, mío eres mi Protector!

            Al decir de Gene Edwards en un pequeño libro sobre la vida de Saúl, David y Absalón, Dios tiene una Universidad. Es una escuela pequeña. Pocos se inscriben y todavía menos se gradúan...

im1.jpg            David estaba sirviendo a Saúl y sufría la injusticia de este rey que en sus arrebatos de ira le arrojaba lanzas procurando matarle...

            David tenía un interrogante: “¿Qué se hace cuando alguien nos arroja una lanza? ... Cualquiera puede responder que cuando nos arrojan una lanza ¡Se recoge la lanza, y se la arroja contra el agresor!

            Pero lo cierto es que al arrojar y devolver la lanza contra el agresor, uno puede probar muchas cosas probablemente...Que es intrépido... que defiende lo recto... que se opone valientemente al mal... que es firme y no se le puede hacer a un lado ... que no será injuriado fácilmente, etc. ..

            Todos estos atributos se combinan para probar que usted es también, obviamente, UN GRAN DEVOLVEDOR Y LANZADOR DE LANZAS...

            David no sabía qué hacer cuando le arrojaban una lanza. .. No la arrojó de vuelta ni preparó la suya propia para devolvérsela a su agresor. David hizo algo distinto... ¡LA ESQUIVÓ!

            Mientras usted mire a su agresor, usted culpará únicamente a él por el actual infierno de su vida... Pero, ¡tenga cuidado! Porque Dios está viendo y poniendo sus ojos en otro agresor, uno tan malo como el que tiene delante suyo o ¡tal vez peor!... Dios lo está mirando a Usted...

            David soportó la agresión con paciencia sin oponer resistencia... Sufrió en el crisol secreta y silenciosamente. Debido a esto fue profundamente herido... Todo su interior fue mutilado... Su personalidad fue transformada... Cuando la prueba terminó, David era apenas reconocible...

            David en medio de este crisol hacía algo que resultaba profundamente natural... CANTABA... Comenzaba en voz baja y luego iba creciendo en intensidad sacando las notas y letras más hermosas que hoy leemos en los Salmos...

            Cantaba mucho... y seguramente que con cada nota salía una lágrima de sus ojos al ver la injusticia a la que estaba sometido!

            En aquellas horas oscuras, húmedas y frías, ahogado en la tristeza de su canto, David se convirtió sencillamente en el más grande autor de himnos, y en el mayor consolador que este mundo haya conocido jamás...

            De acuerdo a las normas terrenales, era un hombre frustrado; de acuerdo con la norma del cielo, era un hombre quebrantado de corazón... El sufrimiento daba a luz. La humildad nacía...

            Gracias a Dios que Jesús tuvo esta misma actitud, pues el había enseñado a David por medio del Espíritu Santo, lo que era dejar que Dios hiciera venganza...

            Si Jesús hubiera utilizado el método de devolver la agresión que sufría, ¡Pobre de nosotros... pues estaríamos destinados a la condenación!

            Pablo era un joven vengativo que estaba acostumbrado a hacer justicia por mano propia.... hasta que entró en el crisol de la Escuela de Dios para sus escogidos... y se graduó...

            Así el pudo escribir en Romanos 12:17 al 21 “No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Queridos hermanos, no tomen venganza ustedes mismos, sino dejen que Dios sea quien castigue; porque la Escritura dice: “A mí me corresponde hacer justicia; yo pagaré dice el Señor.” Y también: “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber; así harás que le arda la cara de vergüenza”. No te dejes vencer por el mal. Al contrario, vence con el bien el mal”.

            Pedro era también un hombre de armas llevar, pero entró en la Universidad de Dios... y se graduó con honores... Él escribió la notable carta de 1° de Pedro donde alienta a los cristianos a fortalecerse en el Señor, aunque durante un tiempo era necesario que estuvieran a prueba, viviendo bajo la tiranía del Emperador de Roma... Nerón

            En la década de 1950 hubo un grupo de jóvenes que tenían la pasión de alcanzar a los indios Aucas y fueron a predicarles el Evangelio... Entre ellos iba Natanael Saint quien junto a otros 3 misioneros fueron asesinados...

            Su hermana Rauel Saint, tomó la posta y llegó para evangelizarlos y su otro hermano, Felipe Saint, bautizó a su asesino!

            Esta escuela fue forjada por el mismo Espíritu que guió a Jesús y gracias a su obediencia y negación, nosotros alcanzamos la salud....


print
  Comentarios